LA EDAD DE LA IN­DE­CI­SIÓN

Huelva Informacion - - Opinión - JA­VIER SÁN­CHEZ ME­NÉN­DEZ

DI­CEN los ex­per­tos que la edad de la in­de­ci­sión pue­de en­con­trar­se en el pa­so que exis­te en­tre la in­fan­cia y la ado­les­cen­cia. A mi edad, que ni es in­fan­cia ni ado­les­cen­cia, si­go ha­bi­tan­do en ese tiem­po en el que na­die pue­de es­tar se­gu­ro. Y me­nos en es­tos tiem­pos don­de la in­for­ma­ción ha pa­sa­do a ser des­in­for­ma­ción, don­de la glo­ba­li­za­ción ha ge­ne­ra­do lo­ca­lis­mos, don­de to­do el mun­do po­see un mí­ni­mo tí­tu­lo que otor­ga de­re­chos, al me­nos el tí­tu­lo de “di­fa­ma­dor en re­des so­cia­les”, o “ge­ne­ra­do­res de odio y de ira”, o “imi­ta­dor de Iván Re­don­do”. Y es que eso de po­seer un tí­tu­lo es un atra­so. Si se

exi­ge la obli­ga­to­rie­dad se dis­mi­nu­ye el ni­vel. Y no ol­vi­den que to­da obli­ga­ción pro­vo­ca fra­ca­sos. Co­mo ocu­rre con Iván Re­don­do. Se em­pe­ña­ron en la obli­ga­ción y ahí lo tie­nen. La ma­yor pan­de­mia que es­ta­mos pa­san­do no se lla­ma Co­vid-19, la ma­yor pan­de­mia que su­fri­mos en es­tos tiem­pos se lla­ma fal­ta de edu­ca­ción y fal­ta de cul­tu­ra.

Des­pués de ver lo vis­to, des­pués de vi­vir lo vi­vi­do, des­pués de leer a los clá­si­cos, uno lle­ga a la con­clu­sión de que el pre­si­den­te no es mi pre­si­den­te. E Iván Re­don­do no es, ni se­rá nun­ca, el ase­sor o mano de­re­cha o chu­pa­ca­bras de al­guien que no es mi pre­si­den­te. Ten­go de­re­cho a ele­gir quién de­be ser mi pre­si­den­te, y de los can­di­da­tos que exis­ten en es­te país pue­do in­di­car que nin­guno. Ya me gus­ta­ría que Mer­kel fue­ra mi pre­si­den­te, por­que en ella ha­bi­ta al­go que es­ca­sea en

Es­pa­ña; ha­blo de la mo­de­ra­ción y el co­no­ci­mien­to, que no es po­co.

El pre­si­den­te no es mi pre­si­den­te. Ni tam­po­co lo son aque­llos que llo­ran, aque­llos que pi­den per­dón, aque­llos que se fla­ge­lan, ni si­quie­ra aque­llos que cri­ti­can y di­fa­man, ni los que ala­ban. Los irres­pon­sa­bles, ase­so­ra­dos por mu­chos Iván Re­don­do, han des­cu­bier­to que llo­rar, pe­dir per­dón, ala­bar, f la­ge­lar­se o cri­ti­car y di­fa­mar pue­de ser ren­ta­bi­li­za­do, con­si­gue dar­les re­sul­ta­do, un pru­ri­to de fal­sa gran­de­za. ¡Cuán­to error exis­te en sus ac­tua­cio­nes!

Pre­fie­ro se­guir en la edad de la in­de­ci­sión. Los ma­los, aun­que llo­ren o pi­dan per­dón o ala­ben, se­gui­rán sien­do ma­los. El ego no ven­de. Lo que nos en­se­ña la ex­pe­rien­cia real es otra co­sa, y so­mos cons­cien­tes de ello, aun­que es­te­mos tan ce­ga­dos en ad­mi­tir­lo. Y es­to es así por­que a ve­ces, o más de mu­chas ve­ces, so­mos bo­rre­gos, so­mos de­pen­dien­tes de una obli­ga­ción que por nues­tra na­tu­ra­le­za no nos co­rres­pon­de.

Una vez di­je que Ril­ke fue el úni­co sa­cer­do­te del tem­plo de la poe­sía, y el res­to eran los acó­li­tos. Es que la edad de la in­de­ci­sión no la lle­va­mos muy bien, na­da bien.

Los ma­los, aun­que llo­ren o pi­dan per­dón o ala­ben, se­gui­rán sien­do ma­los. El ‘ego’ no ven­de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.