Trump con­tra­di­ce a su es­pio­na­je en sus sos­pe­chas de Chi­na

El pre­si­den­te de EEUU se man­tie­ne en sus trece y re­pi­te que el Co­vid-19 se ori­gi­nó en un la­bo­ra­to­rio de Wuhan

Huelva Informacion - - La Crisis Del Coronaviru­s -

El pre­si­den­te de EEUU, Do­nald Trump, sos­tie­ne que tie­ne prue­bas de que el co­ro­na­vi­rus se ori­gi­nó en un la­bo­ra­to­rio de Wuhan (Chi­na), con­tra­di­cien­do así a la Di­rec­ción de In­te­li­gen­cia que ho­ras an­tes ha­bía re­cha­za­do un su­pues­to origen ar­ti­fi­cial.

Trump ge­ne­ró es­ta nue­va po­lé­mi­ca cuan­do los ca­sos con­fir­ma­dos de Co­vid-19 en Es­ta­dos Uni­dos su­man 1.070.000 (30.000 más que el jue­ves) y los fa­lle­ci­dos son unos 63.000 (2.200 más que el día an­te­rior).

Tras co­no­cer­se que fun­cio­na­rios del Go­bierno ha­brían pre­sio­na­do a los ser­vi­cios de es­pio­na­je pa­ra que bus­quen prue­bas de que el origen del SARS-CoV-2 es­tá en un la­bo­ra­to­rio en Wuhan, el jue­ves la ofi­ci­na del di­rec­tor de la In­te­li­gen­cia Na­cio­nal, Richard Gre­nell, des­car­tó en un co­mu­ni­ca­do que la mano del hom­bre es­té de­trás. “La co­mu­ni­dad de In­te­li­gen­cia tam­bién coin­ci­de con el am­plio con­sen­so cien­tí­fi­co de que el vi­rus del Co­vid-19 no es ni ar­ti­fi­cial ni ge­né­ti­ca­men­te mo­di­fi­ca­do”, in­di­có.

La agen­cia fe­de­ral agre­gó que “la co­mu­ni­dad de In­te­li­gen­cia con­ti­nua­rá exa­mi­nan­do ri­gu­ro­sa­men­te la in­for­ma­ción y los da­tos que emer­jan pa­ra de­ter­mi­nar si el brote (de co­ro­na­vi­rus) co­men­zó a tra­vés del con­tac­to con ani­ma­les in­fec­ta­dos o si fue re­sul­ta­do de un ac­ci­den­te en un la­bo­ra­to­rio en Wuhan”, la ciu­dad chi­na don­de se ori­gi­nó la pan­de­mia.

Ho­ras des­pués del pro­nun­cia­mien­to, po­co ha­bi­tual en la Di­rec­ción de In­te­li­gen­cia, Trump ase­gu­ró des­co­no­cer su con­te­ni­do y di­jo te­ner prue­bas –que no re­ve­ló– de que el vi­rus, en reali­dad, sí se ori­gi­nó en el la­bo­ra­to­rio de Wuhan.

En con­cre­to, un pe­rio­dis­ta le pre­gun­tó si te­nía prue­bas que le per­mi­tan afir­mar con un al­to grado de con­fian­za que el nue­vo co­ro­na­vi­rus se ori­gi­nó en di­cho la­bo­ra­to­rio, a lo que Trump con­tes­tó: “Sí, sí las ten­go y creo que la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) de­be­ría es­tar aver­gon­za­da”.

The Was­hing­ton Post pu­bli­có es­te jue­ves que fun­cio­na­rios de al­to ran­go es­ta­dou­ni­den­ses han co­men­za­do a ex­plo­rar la po­si­bi­li­dad de im­po­ner un cas­ti­go o pe­dir com­pen­sa­cio­nes eco­nó­mi­cas a Chi­na por su ges­tión de la pan­de­mia.

En­tre las op­cio­nes que se ba­ra­jan es­tá arre­ba­tar a Chi­na de su “in­mu­ni­dad so­be­ra­na” pa­ra que tan­to el Go­bierno co­mo las víc­ti­mas pue­dan in­ter­po­ner de­man­das con­tra Pe­kín y tam­bién se eva­lua­ría can­ce­lar par­te de las obli­ga­cio­nes de deu­da.

Trump sin em­bar­go, se in­cli­nó por im­po­ner nue­vos aran­ce­les con­tra Chi­na en lu­gar de de­jar de pa­gar la deu­da.

“Po­de­mos ha­cer­lo de otras for­mas, po­de­mos ha­cer­lo con aran­ce­les, po­de­mos ha­cer­lo de otra for­mas in­clu­so más allá de eso, sin te­ner que en­trar en ese jue­go”, sos­tu­vo el lí­der es­ta­dou­ni­den­se.

En 2018, Pe­kín y Was­hing­ton se em­bar­ca­ron en una gue­rra co­mer­cial que lle­vó a la im­po­si­ción mu­tua de aran­ce­les, aun­que en di­ciem­bre de 2019 lle­ga­ron a un prin­ci­pio de acuer­do que per­mi­tió que am­bos paí­ses dis­fru­ta­ran de unos me­ses de apa­ren­te cor­dia­li­dad, pe­ro Trump es­te jue­ves afir­mó que ese pac­to es al­go “se­cun­da­rio” com­pa­ra­do con el co­ro­na­vi­rus.

Es el se­cre­ta­rio de Es­ta­do, Mi­ke Pompeo, quien se­gún The New York Ti­mes es­tá li­de­ran­do los es­fuer­zos del Eje­cu­ti­vo pa­ra desafiar a Pe­kín, mien­tras que el vi­cea­se­sor de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal, Matt­hew Pot­tin­ger, ha es­ta­do pre­sio­nan­do a los ser­vi­cios de In­te­li­gen­cia des­de enero pa­ra que reúnan in­for­ma­ción que sus­ten­te la hi­pó­te­sis del vi­rus ges­ta­do en la­bo­ra­to­rio.

El ar­tícu­lo tam­bién des­ta­ca el nom­bre de Ant­hony Rug­gie­ro, di­rec­tor de la ofi­ci­na del Con­se­jo de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal en­car­ga­da del se­gui­mien­to de las ar­mas de des­truc­ción ma­si­va, quien ex­pre­só en enero su frus­tra­ción du­ran­te una vi­deo­con­fe­ren­cia so­bre la in­ca­pa­ci­dad de la CIA de ha­llar el origen del brote.

Per­so­nas co­no­ce­do­ras de esa con­ver­sa­ción, ci­ta­das por The New York Ti­mes, in­di­ca­ron que los ana­lis­tas de la CIA res­pon­die­ron que no te­nían prue­bas pa­ra res­pal­dar nin­gu­na teo­ría con su­fi­cien­te con­fian­za. El miér­co­les, la ca­de­na de te­le­vi­sión NBC ya in­for­mó de que la Ca­sa Blan­ca ha­bía or­de­na­do a las agencias de es­pio­na­je que “ba­rrie­ran” to­das las co­mu­ni­ca­cio­nes in­ter­cep­ta­das, da­tos e imá­ge­nes por sa­té­li­te pa­ra ave­ri­guar si Chi­na y la OMS es­con­die­ron al prin­ci­pio in­for­ma­ción so­bre lo que se con­ver­ti­ría en una pan­de­mia.

Los fa­lle­ci­dos as­cen­dían ya a unos 63.000 en to­do el país, 2.200 más que el día an­te­rior

JIM LO SCALZO / EFE

Do­nald Trump aca­ba de fir­mar la pro­cla­ma­ción de ma­yo co­mo el “Mes de la ter­ce­ra edad”, res­pal­do ins­ti­tu­cio­nal a la po­bla­ción más cas­ti­ga­da por el Co­vid-19.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.