LO DE PA­BLO MO­TOS NO TIE­NE MU­CHA GRA­CIA

Huelva Informacion - - #Yomequedoe­ncasa - FRAN­CIS­CO AN­DRÉS GALLARDO @FAGa­llar­do

PA­RA en­con­trar vo­ces crí­ti­cas con­tra un Go­bierno que acu­mu­la tan­tos erro­res y ge­ne­ra ca­da vez más du­das y de­s­es­pe­ran­za hay que re­cu­rrir a la ra­dio (bra­vo por Car­los Al­si­na y Car­los He­rre­ra) y a la pren­sa es­cri­ta. En de­ter­mi­na­das webs ener­van de­ma­sia­do y so­bre las re­des so­cia­les se es­tá ga­sean­do con fil­tros pa­ra que en las tendencias só­lo aflo­ren los gus­tos de la man­se­dum­bre co­lec­ti­va.

En la te­le­vi­sión es­tá sien­do muy di­fí­cil ha­llar ver­da­des que due­lan por­que en La Sex­ta pre­fie­ren en es­tos días ma­cha­car a la pre­si­den­ta ma­dri­le­ña a Díaz Ayu­so tras lle­var a por­ta­da du­ran­te días al an­da­rín Ra­joy (que, pre­ci­sa­men­te, se po­día ha­ber que­da­do en su ca­sa, tal co­mo nos pro­me­tió).

Ana Ro­sa Quin­ta­na es la dis­cor­dan­te de las ma­ña­nas y Pa­blo Mo­tos en las no­ches. En­tre su te­ra­pia de buen ro­llo lan­za de vez en cuan­do pil­do­ra­zos que no son na­da inofen­si­vos. El de El Hor­mi­gue­ro sa­be que ya es­tá ca­ta­lo­ga­do co­mo fa­cha por mi­les de ha­ters que se le aba­lan­zan en jauría por las re­des. Us­ted mis­mo por ser crí­ti­co an­te es­ta ca­tás­tro­fe ya se en­cuen­tra en­cua­dra­do en la ca­te­go­ría de ex­tre­ma derecha y ele­men­to pa­rá­si­to dic­ta­do por el bi­pre­si­den­te Pa­blo Igle­sias. Los que cri­ti­quen a es­te go­bierno pue­den ser ca­li­fi­ca­dos ofi­cial­men­te co­mo fa­chas y enemi­gos. Só­lo fal­ta que apa­rez­ca en el BOE en uno de es­tos días.

Mo­tos en oca­sio­nes ha si­do por­ta­voz del ca­breo ge­ne­ral. No es tan com­pren­si­vo co­mo las es­tre­llas de La Sex­ta (Évo­le ha­bla­rá ma­ña­na del Ba­rça, qué bien) y en sus desaho­gos nos he­mos re­co­no­ci­do mu­chos. Es­ta­mos preo­cu­pa­dos por el fu­tu­ro de nues­tras fa­mi­lias y por Es­pa­ña, aun­que és­to sue­ne a fa­cha pa­ra los ac­tua­les in­qui­li­nos de la Mon­cloa. Lo de lle­var un fo­tó­gra­fo a la ca­sa de Pa­blo Mo­tos, a ver qué tra­po se le pue­de sa­car pa­ra que lo apa­leen en los me­dios y las re­des, es real­men­te muy su­cio. Si és­te es el ca­mino que se va a em­pren­der en nues­tro país con­tra las vo­ces crí­ti­cas nos va a ir muy mal en el fu­tu­ro. Un fu­tu­ro que de por sí ya lo te­nía­mos ne­gro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.