Co­mu­nio­nes y bo­das que­dan en el lim­bo en es­pe­ra de su ce­le­bra­ción

● La ma­yo­ría de los no­vios pos­po­nen su unión pa­ra 2021 y ya hay can­ce­la­cio­nes de sep­tiem­bre ● Unos 6.000 ni­ños es­pe­ran al úl­ti­mo tri­mes­tre pa­ra to­mar el cuer­po de Cris­to por pri­me­ra vez

Huelva Informacion - - News - J.M.Lu­gar­do

¿Qué ha­ce­mos? Es­ta es la prin­ci­pal pregunta que se están ha­cien­do pa­re­jas que tie­nen pro­gra­ma­do ju­rar­se amor eterno con la pre­sen­cia de sus ami­gos y fa­mi­lia­res. Tam­bién se la están cues­tio­nan­do nu­me­ro­sos pa­dres que lle­van ha­cia de­lan­te una mi­nu­cio­sa or­ga­ni­za­ción de la co­mu­nión de su hi­jo y que, de mo­men­to, que­da apla­za­da. La in­ver­sión que exis­te tras una bo­da y por el sa­cra­men­to de la co­mu­nión es lo su­fi­cien­te­men­te al­ta co­mo pa­ra echar­se las ma­nos a la ca­be­za en bus­ca de res­pues­tas y so­lu­cio­nes a cor­to pla­zo. El pro­ble­ma no só­lo ra­di­ca en es­te mar­co sino que se ex­tien­de al sec­tor de la hos­te­le­ría, que gra­cias a es­tos even­tos sus­ten­tan sus ne­go­cios jun­to con fe­chas mar­ca­das en el ca­len­da­rio co­mo la Se­ma­na Santa (ya per­di­da), el ve­rano o las na­vi­da­des, que to­da­vía están por ver. To­do son pre­vi­sio­nes y es­ti­ma­cio­nes. Na­da se pue­de dar por se­gu­ro, ya que la evo­lu­ción de la Co­vid19 es im­pre­vi­si­ble, así co­mo los mo­vi­mien­tos res­tric­ti­vos que pue­da de­cre­tar el Go­bierno.

Bo­das y co­mu­nio­nes. Hay más pre­gun­tas que res­pues­tas. Mu­chas in­cer­ti­dum­bres y mu­chas de­ci­sio­nes por to­mar. De las pri­me­ras en de­cre­tar un apla­za­mien­to fue la Dió­ce­sis de Huel­va. Lo hi­zo con res­pec­to a la co­mu­nio­nes tras­la­dán­do­las al úl­ti­mo tri­mes­tre del año, “a ser po­si­ble an­tes del Ad­vien­to”. Cla­ro que to­do pue­de cam­biar. El Obis­pa­do lle­va por ban­de­ra la pru­den­cia y la res­pon­sa­bi­li­dad co­mo di­rec­tri­ces. Al­gu­nas Am­pas ha­blan de fi­na­les de sep­tiem­bre y pri­me­ros de oc­tu­bre co­mo fe­chas pa­ra ha­cer las co­mu­nio­nes. Cier­to es que to­da­vía mu­chos ni­ños no han fi­na­li­za­do su ca­te­que­sis, que ten­drían que ter­mi­nar. Por ejem­plo, en las Te­re­sia­nas el te­ma­rio lo van a ce­rrar en sus hogares y la ce­le­bra­ción del per­dón (sa­cra­men­to de la con­fe­sión) se ce­le­bra­ría a prin­ci­pios de cur­so. En la pro­vin­cia cer­ca de 6.000 ni­ños to­ma­rían es­te año por pri­me­ra vez la co­mu­nión.

An­te es­tas cir­cuns­tan­cias “no se im­pi­de des­de lue­go” que ha­ya per­so­nas que de­ci­dan ha­cer­la de otra for­ma. “To­tal li­ber­tad, aquí no se pre­sio­na a na­die”, ex­pli­can des­de las Te­re­sia­nas. Las po­si­bi­li­da­des de que ha­ya me­di­das de se­gu­ri­dad pre­ven­ti­vas en las co­mu­nio­nes –si se ce­le­bra­sen es­te año– están ahí, por lo que en­tran en jue­go mu­chas de­ci­sio­nes. Una de las op­cio­nes es la que se plan­tea Est­her Bo­rre­go, ma­dre y ca­te­quis­ta. A su hi­ja le to­ca ha­cer es­te año la co­mu­nión, un sa­cra­men­to que “si tie­ne que ser en unas cir­cuns­tan­cias es­pe­cia­les pues se­rá así. Toda una ex­pe­rien­cia de vi­da y a no­so­tros no nos su­po­ne mu­cho im­pe­di­men­to”. Lo que sí que es otro te­ma es la fies­ta, que “la po­de­mos ha­cer en otro mo

4

men­to”, pos­po­ner­la. Des­de otro pun­to de vis­ta, des­de el Dio­ce­sano se­ña­lan que los pá­rro­cos son fle­xi­bles, por lo que si se die­ra el ca­so de que mu­chos pa­dres di­je­sen que pre­fie­ren re­tra­sar la co­mu­nión un año “no creo que hu­bie­ra pro­ble­ma”. Eso sí, hoy to­do “es una in­cer­ti­dum­bre”. Des­de otro pris­ma están las bo­das, pa­ra las que ha­bría que con­ta­bi­li­zar las que ya se han apla­za­do en es­tas se­ma­nas atrás, ya sea pa­ra me­ses pró­xi­mos o pa­ra el año que vie­ne. Una bo­da tie­ne una in­ver­sión su­pe­rior a la de una co­mu­nión. Eso es in­ne­ga­ble en la gran ma­yo­ría de los ca­sos. Y ade­más hay que con­tar que mu­chas pa­re­jas no se ca­sa­rían sin una lu­na de miel tras la ce­le­bra­ción, un he­cho que a día de hoy se ve po­co pro­ba­ble y más si el via­je es in­ter­na­cio­nal, co­mo ocu­rre en mu­chos ca­sos. Sin em­bar­go, otras pa­re­jas no tie­nen im­pe­di­men­to en ca­sar­se aun­que sea con me­di­das de se­gu­ri­dad o que el nú­me­ro de in­vi­ta­dos se vea re­du­ci­do a unos po­cos, co­mo ocu­rrió en al­gu­na pa­rro­quia días an­tes del con­fi­na­mien­to to­tal en Es­pa­ña.

En el san­tua­rio de la Cin­ta se han apla­za­do prác­ti­ca­men­te to­das las bo­das que es­ta­ban pro­gra­ma­das has­ta el mes de ju­nio, e in­clu­so al­gu­nas de ju­lio. “Están pi­dien­do, la ma­yo­ría de las pa­re­jas, fe­chas pa­ra el si­guien­te año”, ex­pli­can a es­te pe­rió­di­co des­de el san­tua­rio. To­da­vía hay no­vios que aguan­tan sus pla­zos y de mo­men­to pre­ten­der con­traer ma­tri­mo­nio en los me­ses de agos­to o sep­tiem­bre, aun­que hu­bie­se res­tric­cio­nes de in­vi­ta­dos. “El 14 de mar­zo se ce­le­bró la úl­ti­ma bo­da y la pa­re­ja se ca­só só­lo con los pa­dres y los tes­ti­gos”.

El ac­to re­li­gio­so se an­to­ja­ba más es­pe­cial si ca­be pa­ra mu­chos en Al­mon­te. Ca­da sie­te años se ce­le­bran bo­das en el mu­ni­ci­pio onu­ben­se con la Vir­gen del Ro­cío en el al­tar de la pa­rro­quia de la Asunción. Un he­cho que no se­rá igual es­te año de­bi­do a las me­di­das de con­fi­na­mien­to y pre­ven­ción. “Se están pos­po­nien­do ya las de sep­tiem­bre”, apun­ta el pá­rro­co Fran­cis­co Je­sús Mar­tín. Eso sí, hay pa­re­jas que han apla­za­do su com­pro­mi­so pa­ra es­tos me­ses de sep­tiem­bre y oc­tu­bre. Al fi­nal es de­ci­sión de los no­vios. To­das es­tas cues­tio­nes, tanto en las bo­das co­mo en las co­mu­nio­nes son un da­ño co­la­te­ral di­rec­to pa­ra los es­ta­ble­ci­mien­tos hos­te­le­ros. Sin du­da al­gu­na la fies­ta tras los sa­cra­men­tos es una tra­di­ción que une a ami­gos y fa­mi­lia­res al­re­de­dor de los protagonis­tas. Ya de por sí la fac­tu­ra­ción que se ha per­di­do en es­tos dos me­ses atrás ron­da el 30%-40% de ven­tas del año en­te­ro, se­gún el pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Pro­vin­cial de Ba­res y Ca­fe­te­rías (Ba­re­ca), Ra­fael Ace­ve­do. Tam­bién ha re­per­cu­ti­do en un aumento del 40% en la con­tra­ta­ción que se hu­bie­se pro­du­ci­do y que se alar­ga en los me­ses pos­te­rio­res del ve­rano. Sí que es cier­to, explica Ace­ve­do, que mu­chas re­ser­vas “se están apla­zan­do pa­ra el año que vie­ne”, al­go que en­tien­de el pre­si­den­te co­mo una pre­ci­pi­ta­ción. “El que se va a ca­sar en agos­to-sep­tiem­bre se de­be­ría de es­pe­rar por­que creo que no se va a dar el año por per­di­do o no se de­be con­sen­tir eso”.

Ade­más, Ace­ve­do en­tien­de que “ha­brá que to­mar me­di­das” (acep­ta una dis­tan­cia en­tre me­sas, que se con­tro­le la en­tra­da con un ter­mó­me­tro lá­ser, que ha­ya do­si­fi­ca­do­res pa­ra las ma­nos, que es­tén pre­pa­ra­dos los ca­ma­re­ros...) de se­gu­ri­dad y de pre­ven­ción, aun­que eso sí no ve ló­gi­co que un afo­ro de 500 per­so­nas “lo re­duz­can a 50-60”. Tam­po­co el te­ma que se ha­bla de las mam­pa­ras: “qué va­mos a ha­cer, ¿una in­ver­sión pa­ra po­der adap­tar el es­ta­ble­ci­mien­to? Eso es im­po­si­ble”. Y es que “mu­chos no pue­den ha­cer esa in­ver­sión” por el “di­ne­ro que se ha per­di­do y que se es­tá per­dien­do”.

La hos­te­le­ría pier­de cer­ca de un 40% de su fac­tu­ra­ción anual con las can­ce­la­cio­nes

JO­SUÉ CO­RREA

1

AL­BER­TO DOMÍNGUEZ

2

AL­BER­TO DOMÍNGUEZ

JO­SUÉ CO­RREA

3 1. Un hom­bre pa­sa por de­lan­te del es­ca­pa­ra­te de un es­ta­ble­ci­mien­to de ro­pa de ce­re­mo­nia en el cen­tro de Huel­va. 2. La igle­sia de la Con­cep­ción ce­rra­da por el es­ta­do de alar­ma. 3. El obis­po de Huel­va, José Vi­la­pla­na, de la co­mu­nión a los ni­ños. 4. La pa­rro­quia de San Pe­dro ce­rra­da a cau­sa del es­ta­do de alar­ma. 5. Car­te­les de pu­bli­ci­dad de tra­jes. 6. Es­ca­pa­ra­te con ves­ti­dos pa­ra bo­das.

JO­SUÉ CO­RREA

5

JO­SUÉ CO­RREA

6

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.