“Te­ne­mos una es­tra­te­gia cla­ra pa­ra re­cu­pe­rar la nor­ma­li­dad en la Jus­ti­cia”

Huelva Informacion - - La Crisis Del Coronaviru­s - Fco. Sán­chez Zam­brano CÁ­DIZ

JUAN CAR­LOS CAM­PO.

MI­NIS­TRO DE JUS­TI­CIA

● Con­fir­ma los jui­cios te­le­má­ti­cos, pi­de “ge­ne­ro­si­dad” pa­ra que una par­te de agos­to sea há­bil en los juz­ga­dos “co­mo han pe­di­do va­rias co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas” y ade­lan­ta que en el Pro­gra­ma de Es­ta­bi­li­dad re­mi­ti­do a Bru­se­las hay 40 mi­llo­nes pa­ra in­ver­sio­nes ju­di­cia­les

Des­de que es­ta­lla­ra la cri­sis sa­ni­ta­ria y se im­pu­sie­ra el es­ta­do de alar­ma, Juan Car­los Cam­po no ha fal­ta­do ni un día a la se­de del Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia que di­ri­ge des­de enero. En es­ta en­tre­vis­ta, es­te mi­nis­tro na­tu­ral de Osu­na (Se­vi­lla) pe­ro ga­di­tano de sen­ti­mien­to ana­li­za la si­tua­ción del mun­do ju­di­cial y la ges­tión del Go­bierno en es­ta cri­sis, mien­tras cuen­ta los días pa­ra vol­ver a pi­sar Cá­diz.

–¿Cuá­les son sus sen­ti­mien­tos cuan­do nos acer­ca­mos a los 50 días de con­fi­na­mien­to?

–El pri­me­ro es de do­lor pro­fun­do por las víc­ti­mas de es­te dra­ma. Me gus­ta­ría ex­pre­sar mis con­do­len­cias a sus fa­mi­lia­res y ami­gos. Ade­más, quisiera tras­la­dar mi enor­me agra­de­ci­mien­to y apre­cio ha­cia to­dos los que han es­ta­do en pri­me­ra lí­nea pa­ra la contención del vi­rus y que tan­tas vi­das han sal­va­do, es­pe­cial­men­te a los sa­ni­ta­rios. Gra­cias tam­bién a otros co­lec­ti­vos co­mo los po­li­cías, guar­dia ci­vi­les y mi­li­ta­res y a to­dos aque­llos que han sos­te­ni­do el fun­cio­na­mien­to de ser­vi­cios bá­si­cos en nues­tro país, co­mo ca­je­ras, trans­por­tis­tas, lim­pia­do­res, gen­te del cam­po y aque­llos que atien­den a las per­so­nas ma­yo­res y de­pen­dien­tes... Y por su­pues­to, en el sec­tor de Jus­ti­cia, a los abo­ga­dos del turno de ofi­cio, jue­ces, fis­ca­les, fun­cio­na­rios, le­tra­dos de la ad­mi­nis­tra­ción de Jus­ti­cia, pro­cu­ra­do­res y gra­dua­dos so­cia­les. To­dos ellos per­mi­ten que la Jus­ti­cia si­ga fun­cio­nan­do.

Y en es­tos días, cuan­do em­pe­za­mos a ver que en un mes se ha pa­sa­do de un cre­ci­mien­to dia­rio de ca­sos con­fir­ma­dos de más de un 42% a me­nos de un 2%, eso ge­ne­ra op­ti­mis­mo y con­fian­za res­pec­to al fu­tu­ro. El Go­bierno ha pre­vis­to un plan de tran­si­ción ha­cia la nor­ma­li­dad pa­ra reac­ti­var el país, pro­te­gien­do la sa­lud y la vi­da de los es­pa­ño­les y las es­pa­ño­las. Creo que po­de­mos vis­lum­brar ya la sa­li­da a es­ta cri­sis. –¿Han ana­li­za­do en el Con­se­jo de Mi­nis­tros las ra­zo­nes por las que el Co­vid-19 ha azo­ta­do con más fuer­za a Es­pa­ña en com­pa­ra­ción con otros paí­ses eu­ro­peos? –He­mos ana­li­za­do en el Con­se­jo de Mi­nis­tros ca­da se­ma­na y en se­sio­nes ex­tra­or­di­na­rias las me­di­das pa­ra tra­tar de ha­cer fren­te a una pandemia glo­bal que ha sa­cu­di­do in­dis­cri­mi­na­da­men­te a to­dos los paí­ses. Si se re­fie­re al nú­me­ro de víc­ti­mas, creo que la pri­me­ra lec­ción que nos de­ja la cri­sis es que los re­cor­tes y las pri­va­ti­za­cio­nes no for­ta­le­cen, sino que de­bi­li­tan los ser­vi­cios pú­bli­cos pa­ra la ciu­da­da­nía co­mo ha ocu­rri­do con la sa­ni­dad. La ne­ce­si­dad de con­tar con un sistema sa­ni­ta­rio más só­li­do es evi­den­te, por eso el pre­si­den­te ha abo­ga­do por una re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción pa­ra blin­dar a la sa­ni­dad pública. De to­das for­mas, en el fu­tu­ro po­dre­mos ana­li­zar la reali­dad de la cri­sis, tanto los nú­me­ros ab­so­lu­tos de per­so­nas víc­ti­mas en Es­pa­ña co­mo los da­tos com­pa­ra­dos, por­que no to­dos los paí­ses se en­cuen­tran en el mis­mo es­ta­dio de la cri­sis sa­ni­ta­ria.

–¿Cuá­les se­rían, a su jui­cio, los prin­ci­pa­les acier­tos y errores de la ges­tión del Go­bierno en es­ta cri­sis sa­ni­ta­ria?

– El otro día leí un ar­tícu­lo de Bo­rrell en el que de­cía que to­mar de­ci­sio­nes del 100% cuan­do tie­nes in­for­ma­ción del 50% es com­pli­ca­do. Y es ver­dad que han si­do tiem­pos muy con­fu­sos, pe­ro siem­pre he­mos se­gui­do las in­di­ca­cio­nes de los ex­per­tos sa­ni­ta­rios con el ob­je­ti­vo de evi­tar más pér­di­das hu­ma­nas. El plan pre­sen­ta­do por el Go­bierno es­ta se­ma­na, en el que lle­va­mos más de un mes tra­ba­jan­do, ha te­ni­do en cuen­ta las prin­ci­pa­les experienci­as in­ter­na­cio­na­les, si­guien­do di­rec­tri­ces y re­co­men­da­cio­nes de la Co­mi­sión Eu­ro­pea y de la OMS.

El gran acier­to ha si­do es­ta­ble­cer las me­di­das de dis­tan­cia­mien­to so­cial, me­dian­te la apli­ca­ción del es­ta­do de alar­ma con las que se han sal­va­do mi­les de vi­das. Tam­bién creo que es muy po­si­ti­vo to­do el pa­que­te de ayu­das que el Go­bierno ha dis­pues­to pa­ra pro­te­ger a las per­so­nas que se en­cuen­tren en si­tua­cio­nes de ma­yor vul­ne­ra­bi­li­dad. De to­dos mo­dos, tiem­po ha­brá pa­ra ana­li­zar to­do con de­ta­lle en se­de par­la­men­ta­ria, nues­tros errores y acier­tos. Na­die va a rehuir ese de­ba­te. Pe­ro el sesgo re­tros­pec­ti­vo, que es la ten­den­cia a en­jui­ciar he­chos del pa­sa­do des­de el co­no­ci­mien­to ac­tual, es una tram­pa men­tal en la que se cae fá­cil­men­te.

–¿Cuál se­ría su men­sa­je pa­ra los sa­ni­ta­rios que están com­ba­tien­do el Co­vid-19 des­de la pri­me­ra lí­nea y que cri­ti­can la fal­ta de equi­pos de pro­tec­ción ade­cua­dos?

–To­dos los res­pon­sa­bles pú­bli­cos, tanto del Go­bierno cen­tral co­mo de las au­to­no­mías, de­be­mos pe­dir­les per­dón y mos­trar­les nues­tro reconocimi­ento más enér­gi­co. Tam­bién es ver­dad que nos ha to­ca­do ges­tio­nar una cri­sis de al­can­ce aún im­pre­vi­si­ble y don­de uno de los ma­yo­res pro­ble­mas ha si­do ese, el des­abas­te­ci­mien­to glo­bal de ma­te­rial de pro­tec­ción. No de­be­mos ol­vi­dar que es­ta pandemia se afron­ta sin va­cu­nas, ni me­di­ca­men­tos ade­cua­dos. Tam­bién les da­ría las gra­cias por to­dos los sa­cri­fi­cios que están ha­cien­do res­pec­to a su in­te­gri­dad fí­si­ca, al ale­ja­mien­to de sus fa­mi­lias y por lo­grar que más del 50% de los con­ta­gia­dos se ha­yan re­cu­pe­ra­do ya. Esos aplau­sos de to­das las tar­des que­da­rán en nues­tras re­ti­nas.

–Hay par­ti­dos de la opo­si­ción que han pe­di­do la di­mi­sión del pre­si­den­te del Go­bierno por su ges­tión de es­ta cri­sis sa­ni­ta­ria. ¿Qué les res­pon­de­ría us­ted?

–No me cons­ta que el PP ha­ya si­do tan ex­plí­ci­to. A pe­sar de to­das las des­ca­li­fi­ca­cio­nes, aún al­ber­ga­mos es­pe­ran­za de que se com­por­te co­mo el par­ti­do de Go­bierno que ha si­do y apues­te por los acuer­dos de re­cons­truc­ción. En cuan­to a Vox, es un par­ti­do que se si­túa en la ex­tre­ma de­re­cha. No me preo­cu­pa su pues­ta en es­ce­na y esos men­sa­jes so­bre gol­pes de Es­ta­do. Me preo­cu­pa más su es­tra­te­gia ba­sa­da en la men­ti­ra. Pre­ten­den ge­ne­rar mie­do y más in­cer­ti­dum­bre pa­ra con­fun­dir a la po­bla­ción. –¿Cree us­ted que su Go­bierno con­ta­rá en el Con­gre­so con los res­pal­dos ne­ce­sa­rios pa­ra sa­car los pró­xi­mos Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do? ¿Qué op­cio­nes ve de que la ac­tual le­gis­la­tu­ra du­re has­ta fi­na­les de 2023? –Te­ner unos pre­su­pues­tos que con­tem­plen toda la es­tra­te­gia de sa­li­da de es­ta cri­sis se­ría la me­jor ga­ran­tía pa­ra pro­por­cio­nar la es­ta­bi­li­dad que pre­ci­sa la re­cons­truc­ción na­cio­nal. Creo que es la re­fle­xión que to­dos los par­ti­dos, los que apo­ya­ron la in­ves­ti­du­ra y al­gu­nos que no lo hi­cie­ron, de­be­rían rea­li­zar.

Tiem­po ha­brá pa­ra ana­li­zar nues­tros errores y acier­tos. Pe­ro el sesgo re­tros­pec­ti­vo es una tram­pa men­tal”

Me gus­ta­ría pen­sar que sí, que ha­brá un ejer­ci­cio de res­pon­sa­bi­li­dad por par­te de to­dos. La vo­ca­ción de es­te Go­bierno an­tes del Co­vid-19 era res­ti­tuir la agen­da so­cial a lo lar­go de una le­gis­la­tu­ra, de­vol­ver de­re­chos y li­ber­ta­des que re­tro­ce­die­ron du­ran­te los años de go­bierno del PP, con con­se­cuen­cias gra­ví­si­mas pa­ra la igual­dad y bie­nes­tar de la ciu­da­da­nía. Aho­ra ese blin­da­je de los ser­vi­cios pú­bli­cos, y esa es­pe­cial aten­ción ha­cia quien más pue­da su­frir la cri­sis, son una exi­gen­cia.

–Des­de to­dos los fren­tes se ase­gu­ra que Cá­diz se­rá una de las pro­vin­cias don­de más se no­ta­rá la cri­sis y don­de más cos­ta­rá vol­ver a la nor­ma­li­dad de­bi­do a su de­pen­den­cia del sec­tor ser­vi­cios. ¿Us­ted lo ve tam­bién así? ¿Qué so­lu­cio­nes plan­tea pa­ra que Cá­diz re­cu­pe­re cuan­to an­tes su pul­so eco­nó­mi­co y la­bo­ral?

–En Cá­diz par­ti­mos de un pro­ble­ma es­truc­tu­ral. Siem­pre ha re­gis­tra­do ín­di­ces de des­em­pleo ma­yo­res que otros te­rri­to­rios y acu­sa­rá los efec­tos de es­ta cri­sis. En con­se­cuen­cia, pre­ci­sa­rá de ma­yo­res so­por­tes. Ya lo he­mos vis­to en la re­cien­te EPA, en el nú­me­ro de em­pre­sas que han so­li­ci­ta­do ERTE y tam­bién en las em­pre­sas que se han que­da­do por el ca­mino. De­be for­ta­le­cer su te­ji­do pro­duc­ti­vo, re­lan­zar pla­nes in­dus­tria­les y de in­cen­ti­vos a las em­pre­sas, py­mes y au­tó­no­mos, mi­mar al sec­tor pri­ma­rio... y se de­be­ría pro­cu­rar la má­xi­ma con­cen­tra­ción de es­fuer­zos en­tre to­das las ad­mi­nis­tra­cio­nes. El Go­bierno es pro­cli­ve a ese Plan Es­pe­cial de Em­pleo que ya fi­gu­ró en los PGE fi­nal­men­te no apro­ba­dos. Pe­ro tam­bién des­de la Jun­ta de An­da­lu­cía se de­ben de ar­ti­cu­lar me­di­das ex­cep­cio­na­les que sean apo­ya­das den­tro de sus li­mi­ta­das com­pe­ten­cias por la Dipu­tación y los ayun­ta­mien­tos.

De la cri­sis se sa­le jun­tos y en la pro­vin­cia de Cá­diz ur­ge una me­sa co­mún pa­ra au­nar to­dos los re­cur­sos pú­bli­cos dis­po­ni­bles y mar­car una úni­ca es­tra­te­gia pa­ra sa­lir de la cri­sis cuan­to an­tes. No hay nin­gu­na fór­mu­la pa­ra re­lan­zar Cá­diz que no su­pié­ra­mos an­tes del vi­rus, pe­ro sí pue­de ser que es­te se ha­ya con­ver­ti­do en la pa­lan­ca pre­ci­sa. –Cuan­do us­ted asu­mió la car­te­ra de Jus­ti­cia plan­tea­ba co­mo al­gu­nos de sus ob­je­ti­vos la re­no­va­ción del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal y del Con­se­jo Ge­ne­ral del Po­der Ju­di­cial (CGPJ), la re­for­ma del Có­di­go Pe­nal o la de­ro­ga­ción de la lla­ma­da ley mor­da­za. ¿Al­gu­nos de es­tos ob­je­ti­vos van a que­dar apar­ca­dos cono con­se­cuen­cia del ac­tual es­ta­do de alar­ma?

–Es evi­den­te que aho­ra mis­mo la si­tua­ción de emer­gen­cia cen­tra to­dos nues­tros es­fuer­zos en esa ho­ja de ru­ta que co­men­zó con el de­cre­to de me­di­das ur­gen­tes apro­ba­do es­ta se­ma­na en el Con­se­jo de Mi­nis­tros, que con­ti­nua­rá con los pla­nes de reac­ti­va­ción es­pe­cí­fi­cos pa­ra los dis­tin­tos ór­de­nes ju­ris­dic­cio­na­les y que pon­dre­mos en mar­cha a los 15 días de le­van­tar­se el es­ta­do de alar­ma y un ter­cer pa­so a me­dio pla­zo, que se­rá una Ley pa­ra pro­mo­ver re­for­mas es­truc­tu­ra­les en­fo­ca­das a im­pul­sar y me­jo­rar la efi­cien­cia de los pro­ce­sos ju­di­cia­les des­de la trans­for­ma­ción di­gi­tal de la ad­mi­nis­tra­ción de jus­ti­cia. Pe­ro le di­ré que no re­nun­cia­mos a nin­gu­na de esas cues­tio­nes que us­ted ha men­cio­na­do, de he­cho, en pa­ra­le­lo, te­ne­mos ac­tual­men­te ya gru­pos de trabajo di­ri­gi­dos a la re­for­ma de la Le­crim o el de­re­cho de de­fen­sa, por ci­tar­le al­gu­nos otros pro­yec­tos que se­gui­rán su cur­so.

–Lo ló­gi­co es pen­sar que el re­tra­so en cau­sas ju­di­cia­les acu­mu­la­do du­ran­te años aho­ra se agra­va­rá mu­cho más. ¿Qué me­di­das va a plan­tear el Go­bierno pa­ra evi­tar ese co­lap­so?

–Aplas­tan­te­men­te ló­gi­co. A los pro­ble­mas de juz­ga­dos con cau­sas api­la­das en las me­sas y atas­cos de pro­ce­di­mien­tos, se le su­ma aho­ra los pro­ce­sos que no han po­di­do cur­sar­se por la sus­pen­sión de pla­zos pro­ce­sa­les, más to­do el alu­vión de li­ti­gios de ti­po la­bo­ral y mer­can­til so­bre to­do, que trae­rá la cri­sis. Esa es la reali­dad que hay que te­ner en cuen­ta a la ho­ra de exi­gir so­lu­cio­nes ya, pron­to y rá­pi­do, a lo que arras­tra­mos y a lo que de­vie­ne de la pandemia.

Es­ta­mos ha­blan­do de cues­tio­nes que se han ma­ni­fes­ta­do esen­cia­les co­mo el te­le­tra­ba­jo y la di­gi­ta­li­za­ción, y que han si­do la gran fa­lla del sistema du­ran­te la úl­ti­ma dé­ca­da en que de­bía de ha­ber­se con­so­li­da­do el uso de las nue­vas tec­no­lo­gías. Fui por­ta­voz de Jus­ti­cia en la opo­si­ción y eché en fal­ta una apuesta de­ci­di­da por par­te del Go­bierno de Ra­joy du­ran­te to­dos esos años, pe­ro siem­pre tu­ve mi mano ten­di­da en cuan­to pu­die­ra co­la­bo­rar. Te­ne­mos una es­tra­te­gia cla­ra pa­ra sa­lir de la cri­sis y re­cu­pe­rar la nor­ma­li­dad en la Jus­ti­cia, y nos gus­ta­ría que el PP vol­vie­se al ca­mino del diá­lo­go y el con­sen­so en el que una vez es­tu­vo y que aho­ra ha aban­do­na­do. –¿Ve us­ted rea­li­za­ble la ce­le­bra­ción de jui­cios te­le­má­ti­cos en los ca­sos que no ten­gan una es­pe­cial gra­ve­dad? ¿Y có­mo pue­den con­ven­cer des­de el Go­bierno a quie­nes se opo­nen a que agos­to pa­se a ser un mes há­bil pa­ra agi­li­zar ese co­lap­so ju­di­cial?

–Tan rea­li­za­ble co­mo que van a apli­car­se y us­ted ten­drá opor­tu­ni­dad de ver­lo. En cuan­to a lo de ha­bi­li­tar el mes de agos­to era una pro­pues­ta de la que par­ti­ci­pa­ba el res­pon­sa­ble del Jus­ti­cia del PP, que tu­vo el vis­to bueno de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas y del res­to de miem­bros de la Co­mi­sión de Coor­di­na­ción, a ex­cep­ción de abo­ga­dos y pro­cu­ra­do­res. Creo que to­do el mun­do ha he­cho enor­mes sa­cri­fi­cios en es­ta cri­sis, y es­ta­mos pi­dien­do un es­fuer­zo de tres me­ses en una si­tua­ción ex­cep­cio­nal que re­quie­re me­di­das ex­tra­or­di­na­rias. Es pre­ci­so ge­ne­ro­si­dad por par­te de to­dos pa­ra an­te­po­ner los in­tere­ses de la ciu­da­da­nía, que es­pe­ra que le re­suel­van sus pro­ble­mas, a sus in­tere­ses pro­pios que pue­den ser muy le­gí­ti­mos y que es­pe­ra­mos sa­tis­fa­cer del to­do en cuan­to la si­tua­ción nos per­mi­ta vol­ver a la nor­ma­li­dad.

–¿Plan­tea el Go­bierno más me­dios tec­no­ló­gi­cos y re­fuer­zo de plan­ti­llas co­mo de­man­dan va­rios co­lec­ti­vos ju­di­cia­les?

–Más que de pos­tu­ras in­cre­men­ta­lis­tas es­ta­mos ha­blan­do de una reor­de­na­ción de to­dos los re­cur­sos dis­po­ni­bles orien­ta­da a una es­tra­te­gia de trans­for­ma­ción que de­be­ría de ha­ber­se pro­du­ci­do ha­ce años y que aho­ra se im­po­ne por la vía de los he­chos. No es cues­tión so­la­men­te de asig­nar una ci­fra de in­ver­sión a es­te pro­ble­ma, pe­ro le avan­za­ré que he­mos lo­gra­do in­cluir una par­ti­da de 40 mi­llo­nes de eu­ros den­tro del Pro­gra­ma de Es­ta­bi­li­dad re­mi­ti­do por el Go­bierno a Bru­se­las.

–Pa­blo Igle­sias, vi­ce­pre­si­den­te del Go­bierno, ase­gu­ró ha­ce po­cos días que una di­ri­gen­te de Po­de­mos en Ma­drid ha­bía si­do con­de­na­da “sin prue­bas” por un tri­bu­nal. ¿Có­mo se to­ma el mi­nis­tro de Jus­ti­cia unas de­cla­ra­cio­nes así?

–Ya me he pro­nun­cia­do al res­pec­to, por­que tu­ve opor­tu­ni­dad de con­tes­tar­le a la por­ta­voz del PP en el Con­gre­so. Ma­ni­fes­té mi opi­nión de res­pe­to, que com­par­te el Con­se­jo de Mi­nis­tros, ha­cia el trabajo que ha­cen los jue­ces ba­jo las pre­mi­sas de in­de­pen­den­cia, res­pon­sa­bi­li­dad y so­me­ti­mien­to al im­pe­rio de la Ley. Las de­cla­ra­cio­nes del se­ñor Igle­sias están am­pa­ra­das en un de­re­cho fun­da­men­tal co­mo es la li­ber­tad de ex­pre­sión. Tam­bién le ad­ver­tí de que la he­me­ro­te­ca es­tá lle­na de de­cla­ra­cio­nes de car­gos del PP se­ña­lan­do a jue­ces con­cre­tos. Pese a su tono, vol­ví a ten­der­le la mano por­que la ciu­da­da­nía nos pi­de que re­sol­va­mos la ma­yor cri­sis sa­ni­ta­ria de nues­tra his­to­ria. Ne­ce­si­tan de no­so­tros me­nos de­cla­ra­cio­nes po­lí­ti­cas y más con­sen­so.

–La pandemia del Co­vid-19 ha apla­ca­do toda la con­tro­ver­sia en torno a Ca­ta­lu­ña. ¿No han es­ta­do ten­ta­dos en el Go­bierno de apro­ve­char es­ta si­tua­ción pa­ra apro­bar o agi­li­zar los in­dul­tos so­li­ci­ta­dos por los abo­ga­dos de los lí­de­res del pro­cés?

–Pa­ra na­da. Lo ex­pli­ca­re­mos las ve­ces que ha­ga fal­ta por mu­chos fan­tas­mas que se ha­yan que­ri­do ver. Rea­nu­da­mos la tra­mi­ta­ción de los in­dul­tos por­que es un pro­ce­so te­le­má­ti­co que no en­tra­ña­ba ries­go al­guno pa­ra la sa­lud de nin­gún tra­ba­ja­dor y por­que ha­bía que desatas­car el cú­mu­lo de pe­ti­cio­nes que se arras­tra­ba ya que el Eje­cu­ti­vo en fun­cio­nes no abor­dó nin­gu­na. Y me­re­cen una res­pues­ta por­que es un pro­ce­so que de­ter­mi­na la vi­da de una per­so­na. Pe­ro la ma­yo­ría de las pe­ti­cio­nes son des­fa­vo­ra­bles. Des­de que he to­ma­do po­se­sión, ha­bré lle­va­do al Con­se­jo de Mi­nis­tros has­ta 700 de­ne­ga­to­rios. No hay nin­gún co­la­de­ro aquí, lo ase­gu­ro. Es un pro­ce­so que tar­da unos me­ses y no de­be­mos ser no­so­tros el ta­pón.

Tanto el Go­bierno de Es­pa­ña co­mo los go­bier­nos au­to­nó­mi­cos de­be­mos pe­dir per­dón a nues­tros sa­ni­ta­rios”

Aún con­fia­mos en que el PP, co­mo par­ti­do de go­bierno que ha si­do, se su­me a los acuer­dos de re­cons­truc­ción”

Juan Car­los Cam­po, du­ran­te una com­pa­re­cen­cia en Ma­drid el pa­sa­do mar­zo.

EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.