El me­dio am­bien­te en An­da­lu­cía

● El ca­te­drá­ti­co re­fle­xio­na so­bre el va­lor y el en­ca­je po­lí­ti­co que se ha da­do a es­ta ma­te­ria

Huelva Informacion - - Agr Andalucía -

PA­RA el sec­tor agra­rio, es fun­da­men­tal la con­cep­tua­li­za­ción del me­dio am­bien­te y su desa­rro­llo po­lí­ti­co, pues con­di­cio­na fuer­te­men­te los usos del sue­lo, la con­ser­va­ción y la per­vi­ven­cia de los re­cur­sos na­tu­ra­les ne­ce­sa­rios pa­ra su fun­cio­na­mien­to, e in­clu­so las for­mas de vi­da li­ga­das a su ex­plo­ta­ción.

No se puede ne­gar el ca­rác­ter pio­ne­ro en la con­si­de­ra­ción po­lí­ti­ca e institucio­nal del me­dio am­bien­te, co­mo uno de los fun­da­men­tos de la ac­ción del go­bierno y de la ges­tión te­rri­to­rial de An­da­lu­cía, des­de sus orí­ge­nes co­mo co­mu­ni­dad au­tó­no­ma y den­tro del es­que­ma te­rri­to­rial, po­lí­ti­co e ideo­ló­gi­co que de­fi­nie­ra la Cons­ti­tu­ción Es­pa­ño­la de 1978. Muy tem­pra­na­men­te, en el año 1979, con el 2º go­bierno preau­to­nó­mi­co de An­da­lu­cía se crea una Con­se­je­ría de Me­dio Am­bien­te que, pos­te­rior­men­te, se trans­for­ma en una agen­cia (AMA) con de­pen­den­cia di­rec­ta del pre­si­den­te de la Jun­ta de An­da­lu­cía; pe­ro no se­rá has­ta 1994, cuan­do se con­fi­gu­re ple­na­men­te co­mo una con­se­je­ría pro­pia del Go­bierno de An­da­lu­cía. Con pos­te­rio­ri­dad tu­vo un re­co­rri­do com­ple­jo y no exen­to de cier­to de­ba­te, pues una vez apa­re­ce in­clui­da con Cul­tu­ra (1990/94), otras con Agri­cul­tu­ra y Pes­ca (1994/2012), y más re­cien­te­men­te con Or­de­na­ción del Te­rri­to­rio (2013/2019). Es­te pro­ce­so res­pon­de a unas claves de go­bierno, a un dis­cur­so ideo­ló­gi­co y a la con­cep­tua­li­za­ción del tér­mino me­dio am­bien­te. No ol­vi­de­mos que, el sur­gi­mien­to de la preo­cu­pa­ción en Es­pa­ña por el me­dio am­bien­te, tie­ne lu­gar a co­mien­zos de la dé­ca­da de los se­ten­ta, no mu­cho más tar­de que en la ge­ne­ra­li­dad de los paí­ses eu­ro­peos oc­ci­den­ta­les y su­po­ne la con­sa­gra­ción del va­lor me­dioam­bien­tal, co­mo bien ju­rí­di­co me­re­ce­dor de pro­tec­ción al más al­to ni­vel.

En aque­llos mo­men­tos, l os más con­cien­cia­dos, pen­sa­ban y ma­ni­fes­ta­ban que no era po­si­ble com­pren­der bien el mun­do, si ha­bía­mos ro­to las re­la­cio­nes en­tre el hom­bre y la na­tu­ra­le­za. En­ten­dían, que la vi­sión de la so­cie­dad so­bre el mun­do era par­cial, frag­men­ta­ria; no ha­bía una vi­sión ho­lís­ti­ca e in­te­gra­do­ra del hom­bre con el me­dio en que vi­vía; no se es­ta­ble­cía una re­la­ción ar­mó­ni­ca en­tre ne­ce­si­da­des y re­cur­sos co­mo en un prin­ci­pio de la hu­ma­ni­dad exis­tía. Pen­sa­ban, que a ello ha­bía con­tri­bui­do el cre­ci­mien­to anár­qui­co de la téc­ni­ca y de la cien­cia, jun­to a la pér­di­da de los va­lo­res mo­ra­les y sociales. To­do ello ha­bía pro­pi­cia­do un mun­do, en don­de las re­la­cio­nes de coope­ra­ción es­ta­ban su­pe­ra­das por las re­la­cio­nes de do­mi­nio, fa­vo­re­cien­do la apro­pia­ción des­equi­li­bra­da de los bie­nes y re­cur­sos, ge­ne­ran­do si­tua­cio­nes de de­sigual­dad y en con­se­cuen­cia mar­gi­na­li­dad y po­bre­za. Se ha­bía ro­to con la éti­ca so­cial y con la éti­ca de la na­tu­ra­le­za, por lo que era ne­ce­sa­rio res­ta­ble­cer ese equi­li­brio.

En es­te con­tex­to ideo­ló­gi­co se cons­tru­ye to­da la ar­qui­tec­tu­ra ju­rí­di­ca y ope­ra­ti­va pa­ra ga­ran­ti­zar y desa­rro­llar, el cum­pli­mien­to de la de­cla­ra­ción cons­ti­tu­cio­nal ex­pre­sa­da en los ar­tícu­los 15, 45 y 132 de nues­tra nor­ma su­pre­ma. Si bien el Es­ta­do se re­ser­va com­pe­ten­cias le­gis­la­ti­vas y eje­cu­ti­vas bá­si­cas, la Co­mu­ni­dad Au­tó­no­ma de An­da­lu­cía, ini­cia su desa­rro­llo com­pe­ten­cial, crean­do los dis­tin­tos ins­tru­men­tos nor­ma­ti­vos y ad­mi­nis­tra­ti­vos que per­mi­tie­ran, ba­jo su punto de vis­ta y con­trol, la pro­tec­ción y dis­fru­te del me­dio am­bien­te por par­te de la ciu­da­da­nía. Es­te ma­tiz de sub­je­ti­vi­dad, en el desa­rro­llo nor­ma­ti­vo y ad­mi­nis­tra­ti­vo, ha si­do clave a la ho­ra de en­ten­der el desa­rro­llo de la po­lí­ti­ca me­dio am­bien­tal en An­da­lu­cía. Uni­do a ello, se ge­ne­ra un com­ple­jo institucio­nal téc­ni­co y ad­mi­nis­tra­ti­vo pa­ra desa­rro­llar las nor­mas, su apli­ca­ción y con­trol.

Si bien en es­tas pa­sa­das dé­ca­das, no po­de­mos de­jar de va­lo­rar los im­por­tan­tes lo­gros al­can­za­dos en la pro­tec­ción y con­ser­va­ción am­bien­tal en An­da­lu­cía, la reali­dad de su actuación po­lí­ti­ca ge­ne­ra opi­nio­nes muy en­con­tra­das, las cua­les, vie­nen de­ter­mi­na­das por un es­ca­so ri­gor téc­ni­co en la for­mu­la­ción de los ám­bi­tos te­rri­to­ria­les de pro­tec­ción; en otros ca­sos, han si­do las rea­li­za­cio­nes frau­du­len­tas que se han ve­ni­do desa­rro­llan­do ba­jo el paraguas de la pro­tec­ción y con­ser­va­ción del me­dio am­bien­te, sin ol­vi­dar los ex­ce­sos de la bu­ro­cra­cia ad­mi­nis­tra­ti­va.

Es­tas cau­sas que, po­de­mos ejem­pli­fi­car con reali­da­des vi­vi­das, son las que han res­ta­do cre­di­bi­li­dad a mu­chas de las ac­tua­cio­nes ema­na­das des­de el Go­bierno an­da­luz. Co­mo tam­po­co po­de­mos ol­vi­dar, la uti­li­za­ción de los sis­te­mas de con­trol le­gal re­la­cio­na­dos con el me­dio am­bien­te, co­mo ins­tru­men­to de con­trol po­lí­ti­co.

Es por to­do ello que se im­pon­ga una ne­ce­sa­ria ref le­xión, en or­den a vol­ver a re­cu­pe­rar el es­pí­ri­tu y el desa­rro­llo del con­cep­to cons­ti­tu­cio­nal que tie­ne la con­si­de­ra­ción el me­dio am­bien­te; pues a na­die se le puede ocul­tar que, el desa­rro­llo de la po­lí­ti­ca institucio­nal de los go­bier­nos so­cia­lis­tas en ma­te­ria de me­dio am­bien­te, in­de­pen­dien­te­men­te de los lo­gros al­can­za­dos, ha es­ta­do pla­ga­da de con­tra­dic­cio­nes, in­cohe­ren­cias y sec­ta­ris­mo; lo que ha pro­vo­ca­do un ale­ja­mien­to, e in­clu­so en­fren­ta­mien­to, en­tre la ad­mi­nis­tra­ción y los ad­mi­nis­tra­dos; has­ta tal punto que, pa­ra mu­chos ciu­da­da­nos, no de­ja de ser una nue­va for­ma de in­qui­si­ción.

En la ac­tua­li­dad, el pa­ra­dig­ma con­cep­tual pa­re­ce que ha cam­bia­do; el Me­dio Am­bien­te apa­re­ce ins­cri­to den­tro de la Con­se­je­ría de Agri­cul­tu­ra, Ga­na­de­ría, Pes­ca y Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble, co­mo una se­cre­ta­ria ge­ne­ral en la que se in­clu­ye Agua y Cam­bio Cli­má­ti­co. La ló­gi­ca de es­te nue­vo pa­ra­dig­ma, pa­re­ce con­tem­plar una pers­pec­ti­va en la que el me­dio am­bien­te es un as­pec­to de la con­cep­tua­li­za­ción del desa­rro­llo sos­te­ni­ble, jun­to con la efi­cien­cia pro­duc­ti­va y la equi­dad so­cial que, en de­fi­ni­ti­va, cons­ti­tu­ye la ba­se ideo­ló­gi­ca de las con­cep­cio­nes de los años no­ven­ta del SXX, pe­ro ex­pre­sa­das de otra for­ma.

Ló­gi­ca­men­te es­te es­que­ma de­be­rá tra­du­cir­se y ha­cer­se reali­dad, en­ton­ces po­dre­mos juz­gar si hay una ade­cua­ción en­tre la reali­dad po­lí­ti­ca de­cla­ra­da y la ac­ción de go­bierno rea­li­za­da.

“Hay que vol­ver a una ade­cua­da po­lí­ti­ca de sen­si­bi­li­za­ción so­cial sin de­ma­go­gias”

AR­CHI­VO

AN­DRÉS GARCÍA LOR­CA

Ca­te­drá­ti­co de Uni­ver­si­dad. Consultor Te­rri­to­rial

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.