PELEA DE CARNEROS

Huelva Informacion - - Opinión -

SI tu­vié­ra­mos que de­fi­nir con una ima­gen la si­tua­ción po­lí­ti­ca que vi­vi­mos aho­ra, sería la de una pelea de carneros en la que dos ma­chos en ce­lo se arrean tes­ta­ra­zos con el úni­co pro­pó­si­to de que uno de los dos que­de mal­he­ri­do pa­ra siem­pre y de­ba re­ti­rar­se del cam­po de ba­ta­lla. No hay pie­dad, no hay lí­mi­tes, no hay nor­mas que val­gan. Si se le pue­de cor­near por la es­pal­da, si se le pue­de en­ga­ñar, si se pue­de azu­zar al pú­bli­co con­tra uno de los con­ten­dien­tes (usan­do to­da cla­se de ob­je­tos con­tun­den­tes), los dos ma­chos ca­bríos es­tán muy dis­pues­tos a ha­cer­lo. No hay otra al­ter­na­ti­va: el otro car­ne­ro tie­ne que aban­do­nar el cam­po con la ca­be­za ga­cha, atur­di­do, hu­mi­lla­do, san­gran­do, su­pli­can­do el per­dón.

El pro­ble­ma es que aho­ra mis­mo, tal co­mo es­tán las co­sas, la votación de la pró­rro­ga del es­ta­do de alar­ma pue­de de­jar a los dos ma­chos con la cor­na­men­ta en­re­da­da y sin po­si­bi­li­dad al­gu­na de se­pa­rar­se el uno del otro (lo que al fi­nal só­lo po­dría cau­sar la muer­te por ina­ni­ción de los dos a la vez). El go­bierno se ha que­da­do sin apo­yos par­la­men­ta­rios por la anun­cia­da abs­ten­ción de un so­cio tan ca­pri­cho­so co­mo ERC (un sa­lu­do des­de aquí a to­dos los que aplau­die­ron con las ore­jas la nue­va ma­yo­ría pro­gre­sis­ta que se sus­ten­ta­ba en el vo­to in­de­pe). Y por el otro la­do, PP y Ciu­da­da­nos te­men que apo­yar a Pe­dro Sán­chez sig­ni­fi­que jus­ti­fi­car una po­lí­ti­ca que pa­re­ce en­ca­mi­nar­se ha­cia una pe­li­gro­sa de­ri­va au­to­ri­ta­ria. No hay que ol­vi­dar que es­te go­bierno es­tá ha­cien­do un uso dia­bó­li­co de la ma­ni­pu­la­ción pro­pa­gan­dís­ti­ca pa­ra jus­ti­fi­car su pé­si­ma ges­tión de la cri­sis, ade­más de es­tar apro­ve­chan­do el es­ta­do de alar­ma con fi­nes más que du­do­sos. Y mien­tras tan­to, el nú­me­ro de pa­ra­dos no de­ja de au­men­tar ca­da día, los con­ta­gios se mul­ti­pli­can en­tre los sa­ni­ta­rios que han te­ni­do que tra­ba­jar prác­ti­ca­men­te des­pro­te­gi­dos y na­die sa­be de dón­de va a sa­lir el di­ne­ro que el Es­ta­do ne­ce­si­ta pa­ra man­te­ner a una po­bla­ción activa que de re­pen­te se ha que­da­do sin tra­ba­jo.

En es­tas con­di­cio­nes, unos y otros de­be­rían aban­do­nar la po­lí­ti­ca sui­ci­da del tes­ta­ra­zo e in­ten­tar pac­tar un acuer­do pa­ra la pró­rro­ga del es­ta­do de alar­ma. Su­per­vi­sión par­la­men­ta­ria, diá­lo­go con la opo­si­ción, ce­se de hos­ti­li­da­des pro­pa­gan­dís­ti­cas, al­to el fue­go hu­ma­ni­ta­rio. Sería fá­cil, sería fac­ti­ble, sería lo me­jor, pe­ro no se ha­rá. Se­gui­re­mos con los tes­ta­ra­zos.

Se de­be­ría aban­do­nar la po­lí­ti­ca sui­ci­da del tes­ta­ra­zo e in­ten­tar pac­tar la pró­rro­ga del es­ta­do de alar­ma

EDUARDO JORDÁ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.