C

Huelva Informacion - - Mundo Panorama -

IENTÍFICOS, psi­có­lo­gos, em­pre­sa­rios, po­lí­ti­cos, so­ció­lo­gos... To­dos coin­ci­den en que la cri­sis sa­ni­ta­ria mun­dial pro­vo­ca­da por la irrup­ción del co­ro­na­vi­rus, que se ha ce­ba­do es­pe­cial­men­te con Es­pa­ña, ha con­se­gui­do que las per­so­nas apre­cien co­mo nun­ca las co­sas sen­ci­llas: un abra­zo, una char­la, un com­pa­ñe­ro de tra­ba­jo, un pa­seo. La sen­ci­llez de lo co­ti­diano, de to­do aque­llo que el con­fi­na­mien­to ha cer­ce­na­do del día a día de la gen­te, pe­ro tam­bién de lo que ha es­ta­do ga­ran­ti­za­do: el ali­men­to, el su­mi­nis­tro eléc­tri­co, la co­ne­xión a In­ter­net y por su­pues­to al­go tan sen­ci­llo co­mo abrir un gri­fo del que sa­le agua co­rrien­te. Al­go tan sim­ple que a me­nu­do no se cae en la cuen­ta de que de­trás de ese pe­que­ño ges­to hay ki­ló­me­tros de tu­be­rías , ins­ta­la­cio­nes de sa­nea­mien­to, aco­me­ti­das, plan­tas po­ta­bi­li­za­do­ras, de­pu­ra­do­ras y, por en­ci­ma de to­do, cen­te­na­res de tra­ba­ja­do­res que en es­tos días de con­fi­na­mien­to han he­cho po­si­ble que el abas­te­ci­mien­to de un re­cur­so tan esen­cial co­mo el agua no se ha­ya vis­to al­te­ra­do a pe­sar de las ex­tre­mas cir­cuns­tan­cias.

De­trás de to­do eso, el tra­ba­jo y el com­pro­mi­so de las em­pre­sas de la re­gión que, en su ma­yo­ría re­pre­sen­ta­das por la Aso­cia­ción de Abas­te­ci­mien­tos de Agua y Sa­nea­mien­tos de An­da­lu­cía (ASA An­da­lu­cía) han he­cho po­si­ble no só­lo la con­ti­nui­dad del ser­vi­cio, sino tam­bién la adap­ta­ción del mis­mo an­te el pro­ble­ma aña­di­do del cie­rre de in­nu­me­ra­bles es­ta­ble­ci­mien­tos y ne­go­cios. Pe­dro Rodríguez, pre­si­den­te de ASA An­da­lu­cía, ex­pli­ca en es­ta en­tre­vis­ta có­mo es­tá sien­do la reali­dad de las em­pre­sas de aguas an­da­lu­zas an­te una si­tua­ción ex­cep­cio­nal que ha pues­to a prue­ba sus ca­pa­ci­da­des.

–Pa­re­ce que en es­tos días he­mos apren­di­do qué bie­nes son esen­cia­les. El agua es uno de ellos.

–Em­pe­za­ría ci­tan­do tex­tual­men­te lo que di­jo la OMS el pa­sa­do 11 de mar­zo, cuan­do de­cla­ró la pan­de­mia: “El su­mi­nis­tro de agua de con­su­mo hu­mano y el sa­nea­mien­to son ele­men­tos esen­cia­les pa­ra la pro­tec

–Des­de que se pu­so en mar­cha el De­cre­to de Es­ta­do de Alar­ma nos pu­si­mos ma­nos a la obra con un do­ble ob­je­ti­vo. Pri­me­ro, co­mo he di­cho, en ga­ran­ti­zar que de­bía­mos dis­po­ner de agua en las con­di­cio­nes ha­bi­tua­les de ca­li­dad pa­ra to­da la po­bla­ción. En se­gun­do lu­gar, ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad de las per­so­nas que es­tán tra­ba­jan­do en es­te ob­je­ti­vo prio­ri­ta­rio. Las dis­tin­tas em­pre­sas de ASA An­da­lu­cía apro­ba­ron pla­nes de con­tin­gen­cia, pre­vien­do di­fe­ren­tes hi­pó­te­sis (des­de una si­tua­ción prác­ti­ca­men­te nor­ma­li­za­da has­ta otras con al­tos ni­ve­les de con­ta­gio del per­so­nal), de­ter­mi­nan­do los pues­tos crí­ti­cos, fun­da­men­tal­men­te aque­llos que tie­nen que ver con el tra­ta­mien­to del agua, con la po­ta­bi­li­za­ción. En las plan­tas de tra­ta­mien­to ha ha­bi­do con­fi­na­mien­tos, es­ta­ble­ci­mien­to de tur­nos sin con­tac­to, re­te­nes pa­ra ha­cer fren­te a po­si­bles pro­ble­mas, et­cé­te­ra.

La par­te esen­cial de la ges­tión del ci­clo in­te­gral la he­mos rea­li­za­do me­dian­te el te­le­tra­ba­jo, de for­ma que la ma­yor par­te de los tra­ba­ja­do­res es­tán en sus ca­sas, fun­cio­nan­do y adap­tán­do­nos con bas­tan­te fle­xi­bi­li­dad a la nue­va si­tua­ción sin mer­mar el tra­ba­jo en sí. Es cier­to que he­mos mo­di­fi­ca­do una ta­rea fun­da­men­tal al ce­rrar las ofi­ci­nas la aten­ción al usua­rio, pe­ro se es­tá su­plien­do con efi­ca­cia más que acep­ta­ble me­dian­te el uso del te­lé­fono, el co­rreo elec­tró­ni­co y las ofi­ci­nas vir­tua­les. Es muy re­le­van­te el enor­me tra­ba­jo de los pro­fe­sio­na­les, que de una ma­ne­ra inad­ver­ti­da es­tán per­mi­tien­do que el agua no se con

–La si­tua­ción de alar­ma y el con­fi­na­mien­to ha traí­do con­si­go la pa­ra­li­za­ción de gran par­te de la ac­ti­vi­dad pro­duc­ti­va, des­pi­dos, ER­TE… ¿Có­mo se ha afron­ta­do des­de las em­pre­sas del agua?

–Ha si­do un te­ma crí­ti­co pa­ra no­so­tros. Sin per­jui­cio de que son mu­chas em­pre­sas y muy dis­tin­tas, en ASA, sien­do cons­cien­tes de que es­ta­mos ges­tio­nan­do un de­re­cho hu­mano, he­mos ar­bi­tra­do un con­jun­to de me­di­das que de­no­mi­na­mos de ac­ción so­cial. Ya ve­nía­mos desa­rro­llan­do ac­cio­nes de es­te ti­po ga­ran­ti­zan­do que na­die que no pue­da pa­gar sus fac­tu­ras se va a que­dar sin agua, pe­ro el pro­ble­ma aho­ra se ha agra­va­do. Ya no ha­bla­mos de una se­rie de fa­mi­lias so­cial­men­te de­pri­mi­das, sino que el ám­bi­to se ha ex­ten­di­do a fa­mi­lias de ti­po me­dio que se han que­da­do sin tra­ba­jo, o es­tán en me­dio de un ER­TE, o han te­ni­do que ce­rrar su ne­go­cio…

Ob­via­men­te es una si­tua­ción ex­tra­or­di­na­ria, y co­mo tal he­mos adop­ta­do me­di­das ex­tra­or­di­na­rias. He­mos am­plia­do el pla­zo vo­lun­ta­rio de pa­go de las fac­tu­ras en vi­gor, es­ta­mos ga­ran­ti­zan­do el apla­za­mien­to del pa­go de fac­tu­ras pa­ra que las fa­mi­lias pue­dan frac­cio­nar­los, he­mos in­cre­men­ta­do a

un ma­yor nú­me­ro de fa­mi­lias las bo­ni­fi­ca­cio­nes en la fac­tu­ra, au­men­tan­do la ren­ta mí­ni­ma ne­ce­sa­ria pa­ra es­tas…

En el ca­so de au­tó­no­mos y ne­go­cios, he­mos es­ta­ble­ci­do con­si­de­rar un con­su­mo a la ba­ja pa­ra to­dos aque­llos que ha­yan te­ni­do que ce­rrar sus ins­ta­la­cio­nes, y en al­gu­nos ca­sos se es­tá bo­ni­fi­can­do al 100 por 100 la par­te fi­ja de la fac­tu­ra mien­tras per­ma­nez­ca es­ta si­tua­ción. Ade­más, a aque­llas em­pre­sas que pre­vean que su ac­ti­vi­dad va a tar­dar en reac­ti­var­se se les ha abier­to la po­si­bi­li­dad de que sus­pen­dan sus con­tra­tos de for­ma que pue­dan res­ta­ble­cer­lo pos­te­rior­men­te sin cos­te ni car­go al­guno du­ran­te es­te pe­rio­do. Y, es­to es muy im­por­tan­te, he­mos am­plia­do el fondo de ac­ción so­cial (el fondo que las em­pre­sas uti­li­zan pa­ra com­pen­sar los im­pa­gos de fa­mi­lias), en al­gu­nos ca­sos de for­ma muy im­por­tan­te. Lue­go, hay ac­cio­nes de al­gu­nas em­pre­sas de la Aso­cia­ción que han ido más allá, por ejem­plo ha­cien­do aco­pio de ali­men­tos pa­ra Cá­ri­tas, Cruz Ro­ja o el Ban­co de Ali­men­tos. El sec­tor del agua, to­das las em­pre­sas que es­tán en ASA, tie­nen el com­pro­mi­so fir­me de que el agua no su­pon­ga un pro­ble­ma aña­di­do a los que ya te­ne­mos. Ni a las fa­mi­lias (a los ho­ga­res) ni tam­po­co pa­ra los co­mer­cian­tes, in­dus­tria­les, au­tó­no­mos que han te­ni­do que ce­rrar.

–¿Y qué ha su­pues­to la pa­ra­li­za­ción de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca pa­ra las pro­pias em­pre­sas del agua?

–So­mos un ser­vi­cio pú­bli­co de un su­mi­nis­tro vi­tal. Por su­pues­to nues­tra prio­ri­dad, co­mo he ve­ni­do di­cien­do, es ga­ran­ti­zar­lo con la má­xi­ma ca­li­dad. Pe­ro es ver­dad que no hay que ol­vi­dar la par­te eco­nó­mi­ca. La ac­ción so­cial, las in­ver­sio­nes, la ges­tión de las em­pre­sas del agua vie­nen en bue­na par­te de los in­gre­sos que re­ci­ben por las fac­tu­ras. To­dos sa­be­mos que el va­lor del agua es­tá muy le­jos de su cos­te y, de por sí, a du­ras pe­nas se sos­tie­nen las in­ver­sio­nes que ha­cen las em­pre­sas.

En es­tas cir­cuns­tan­cias se es­tá pro­du­cien­do un he­cho que es­ta­mos em­pe­zan­do a ver aho­ra. Las fac­tu­ra­cio­nes de agua son bi­mes­tra­les o tri­mes­tra­les, así que de momento va­mos te­nien­do pis­tas de que, si bien el con­su­mo do­més­ti­co se man­tie­ne o se ha ele­va­do en torno al 2%, en ab­so­lu­to se com­pen­sa con ba­ja­das de has­ta el 40% de los in­gre­sos pro­ve­nien­tes de las ta­ri­fas co­mer­cia­les e in­dus­tria­les, que en An­da­lu­cía se ve agra­va­do muy es­pe­cial­men­te por los in­gre­sos de la hos­te­le­ría y el tu­ris­mo. Es­ta­mos ele­van­do a las ad­mi­nis­tra­cio­nes es­te diag­nós­ti­co por­que ne­ce­si­ta­re­mos una se­rie de me­di­das de apo­yo que pa­lien es­te de­te­rio­ro im­por­tan­te.

Hay que bus­car un equi­li­bro, y es­ta­mos em­pe­zan­do a ha­blar­lo ya con los po­de­res pú­bli­cos, con da­tos que es­tán so­bre la me­sa y arro­jan luz so­bre nues­tro fu­tu­ro, por ejem­plo, y co­mo prio­ri­dad, so­bre la ne­ce­si­dad de una pla­ni­fi­ca­ción de in­fra­es­truc­tu­ras hi­dráu­li­cas. Si bien el abas­te­ci­mien­to de agua en An­da­lu­cía es una asig­na­tu­ra su­pe­ra­da, en el sa­nea­mien­to nos que­da aún mu­cho por ha­cer y de­be­mos afron­tar­lo. El Plan de In­fra­es­truc­tu­ras es muy ne­ce­sa­rio, y las em­pre­sas del sec­tor quie­ren su­mar­se a su de­sa­rro­llo.

La Ad­mi­nis­tra­ción no tie­ne to­dos los re­cur­sos hu­ma­nos ne­ce­sa­rios pa­ra afron­tar un plan tan im­por­tan­te, y en cuan­to pa­se es­ta si­tua­ción tan dra­má­ti­ca cree­mos que es el momento opor­tuno, una opor­tu­ni­dad mag­ní­fi­ca, pa­ra tra­ba­jar en un plan po­ten­te de in­fra­es­truc­tu­ras que ade­más ser­vi­rá pa­ra reac­ti­var la eco­no­mía, el em­pleo, que sa­be­mos en qué es­ta­do van a que­dar des­pués de to­do es­to. Es ne­ce­sa­rio lle­gar a un pac­to, a un acuer­do del sec­tor con la Ad­mi­nis­tra­ción, pa­ra que las em­pre­sas que ope­ra­mos en el sec­tor par­ti­ci­pe­mos. Te­ne­mos muy bue­nos pro­fe­sio­na­les que pue­den ayu­dar mu­cho en es­te tra­ba­jo, y la Ad­mi­nis­tra­ción de­be apro­ve­char ese ta­len­to y las po­si­bi­li­da­des, los re­cur­sos que les pue­den brin­dar las em­pre­sas del sec­tor. Hay mu­cha ta­rea por de­lan­te. El pro­ble­ma prio­ri­ta­rio aho­ra ha­ce que ol­vi­de­mos los otros pro­ble­mas que te­ne­mos en­ci­ma, co­mo la se­quía o el he­cho de que nues­tra in­fra­es­truc­tu­ra hi­dráu­li­ca de­be re­no­var­se. Hay muy po­cos re­cur­sos en es­te mun­do im­pres­cin­di­bles pa­ra vivir, y el agua es des­de lue­go uno de ellos. Pue­de pa­re­cer una pe­ro­gru­lla­da, pe­ro nos ayu­da a ser cons­cien­tes de su im­por­tan­cia. De­be­mos dar­le al agua el va­lor que tie­ne. En cuan­to se nor­ma­li­ce un po­co es­ta si­tua­ción te­rri­ble ten­dre­mos que po­ner­nos a tra­ba­jar en un plan de in­fra­es­truc­tu­ras en el que par­ti­ci­pe­mos to­dos y nos per­mi­ta ga­ran­ti­zar el ser­vi­cio en el fu­tu­ro.

ETAP EL RUMBLAR. IMA­GEN CEDIDA POR SOMAJASA

Se han con­si­de­ra­do me­di­das be­ne­fi­cio­sas pa­ra los es­ta­ble­ci­mien­tos que ha­yan te­ni­do que ce­rrar.

Pe­dro Rodríguez es el pre­si­den­te de la aso­cia­ción ASA An­da­lu­cía.

IMA­GEN CEDIDA POR AQUA­LIA

Las em­pre­sas de aguas re­co­no­cen el es­fuer­zo de sus tra­ba­ja­do­res en es­tos días.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.