“El fút­bol es un de­por­te y el de­por­te no pue­de a las per­so­nas”

Huelva Informacion - - Deportes - Ol­ga Mar­tín (Efe) MA­DRID

El pre­si­den­te de la AFE, Da­vid Agan­zo (Le­ga­nés, 10-1-1981) se re­fi­rió en una en­tre­vis­ta con Efe a las acla­ra­cio­nes que el sin­di­ca­to ha pe­di­do al Con­se­jo Su­pe­rior de De­por­tes so­bre el pro­to­co­lo pa­ra la reanu­da­ción de los en­tre­na­mien­tos; opi­nó que “se ha es­tig­ma­ti­za­do” a los ju­ga­do­res “tan­to en el te­ma eco­nó­mi­co co­mo en el de la sa­lud” y de­fen­dió que “los fut­bo­lis­tas só­lo pi­den ga­ran­tías pa­ra ha­cer su tra­ba­jo co­mo cual­quier tra­ba­ja­dor”. –¿Han te­ni­do res­pues­ta ya a las ob­ser­va­cio­nes que hi­cie­ron al pro­to­co­lo pa­ra la vuel­ta a los en­tre­na­mien­tos?

–To­da­vía no, no­so­tros te­nía­mos va­rias pre­gun­tas que ha­cer so­bre ese pro­to­co­lo. Con las con­cen­tra­cio­nes no es­ta­mos de acuer­do. Aun­que las de­ja co­mo po­si­bles, es­tán li­mi­tan­do el de­re­cho de li­ber­tad de los fut­bo­lis­tas. En las pri­me­ras fa­ses van a en­tre­nar y vuel­ven con sus fa­mi­lias y no en­ten­de­mos que la ter­ce­ra y cuar­ta fase sea una po­si­ble obli­ga­ción de los clu­bes. Que­re­mos que la sa­lud de los com­pa­ñe­ros se pue­da ga­ran­ti­zar al má­xi­mo, pe­ro en­ten­de­mos que se es­tán li­mi­tan­do mu­chí­si­mos de­re­chos. He­mos ha­bla­do con di­fe­ren­tes mé­di­cos de Pri­me­ra y Se­gun­da que nos ha­blan de có­mo la con­cen­tra­ción afec­ta a la sa­lud men­tal, por­que el com­pa­ñe­ro vie­ne de un con­fi­na­mien­to de 50 días. Me­ter­le otras dos o tres se­ma­nas de con­cen­tra­ción o te­ner la op­ción mien­tras es­té la Li­ga, des­de el sin­di­ca­to ve­mos que im­pi­de mu­chos de­re­chos y so­bre to­do que no se ajus­ta al con­ve­nio co­lec­ti­vo. Yo en AFE no pue­do con­cen­trar a la gen­te por mie­do al con­ta­gio. El tra­ba­ja­dor tie­ne que ver que su pues­to de tra­ba­jo es­tá óp­ti­mo pa­ra po­der tra­ba­jar. Es una si­tua­ción nue­va pa­ra to­dos, en­ten­de­mos que ca­da uno tie­ne sus me­tas, pe­ro el fút­bol es un de­por­te y el de­por­te no pue­de ma­tar a las per­so­nas.

–¿Qué le pa­re­ce que la plan­ti­lla del Ei­bar ha­ya ex­pre­sa­do te­mor en un co­mu­ni­ca­do?

–Es to­tal­men­te res­pe­ta­ble. Te­ne­mos que ir jun­tos to­dos los fut­bo­lis­tas por­que es la ma­ne­ra de que se nos es­cu­che, pe­ro es el sen­tir de mu­chos fut­bo­lis­tas, ese mie­do, ese res­pe­to al Co­vid-19 del que no sa­be ca­si na­da. Han fa­lle­ci­do mu­chí­si­mas per­so­nas y des­gra­cia­da­men­te se han con­ta­gia­do mu­chí­si­mas otras. El fut­bo­lis­ta es per­so­na, sa­be có­mo es­tá el país tan­to a ni­vel eco­nó­mi­co co­mo sa­ni­ta­rio; con gen­te que se es­ta­ba ju­gan­do la vi­da y ayu­dan­do a los de­más, que no te­nían test y fue­ron ellos los pri­me­ros que se die­ron cuen­ta de es­te as­pec­to y así lo di­ji­mos des­de el sin­di­ca­to. En el te­ma de los ER­TE pa­só igual. Mu­chos de ellos ne­go­cia­ron con sus clu­bes pa­ra esa po­si­ble fal­ta de in­gre­sos que de­cían que te­nían los clu­bes. No só­lo con el Co­vid-19 sino en to­dos los as­pec­tos, creo que se ha in­ten­ta­do es­tig­ma­ti­zar al fut­bo­lis­ta tan­to a ni­vel eco­nó­mi­co, que siem­pre de­cían los mi­llo­na­rios que no ayu­dan, co­mo en el te­ma de la sa­lud. –¿A ve­ces pa­re­ce que hay pri­sa por vol­ver a ju­gar por lo que se ha de­ja­do de in­gre­sar?

–A ni­vel eco­nó­mi­co, es­tán cla­ras las pér­di­das no só­lo en el fút­bol, tam­bién a ni­vel ge­ne­ral y mun­dial y en Es­pa­ña, con una si­tua­ción di­fí­cil eco­nó­mi­ca­men­te, lo te­ne­mos cla­ro. Pe­ro aquí se es­tá ju­gan­do con la sa­lud de las per­so­nas, en­tre sa­lud y di­ne­ro no hay de­ba­te. Va­mos a in­ten­tar ha­cer to­do lo po­si­ble pa­ra que la nor­ma­li­dad vuel­va en to­dos los sec­to­res, no só­lo en el de­por­te. En­ten­de­mos que no so­mos una ac­ti­vi­dad esen­cial y que el fút­bol mue­ve mu­chí­si­mo di­ne­ro, pe­ro so­mos per­so­nas y ha­re­mos ese tra­ba­jo siem­pre que se ga­ran­ti­ce, que ha­ya un res­pal­do del Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad y siem­pre que nues­tros com­pa­ñe­ros lo ten­gan. Al cien por cien no te va a ga­ran­ti­zar na­die, pe­ro co­mo cual­quier tra­ba­ja­dor no que­re­mos que se nos tra­te de una for­ma di­fe­ren­te. En la fase 3 y 4 no po­de­mos es­tar dis­tan­cia­dos por­que so­mos un de­por­te que es­ta­mos en con­tac­to y hay va­rios pun­tos que tra­tar. Te­ne­mos el te­ma de las con­cen­tra­cio­nes, los via­jes, los con­tra­tos al 30 de ju­nio... Son te­mas que se tie­nen que de­jar cla­ros pa­ra la se­gu­ri­dad del tra­ba­ja­dor y de la em­pre­sa.

–¿Có­mo se pue­de equi­li­brar el fi­nal de la tem­po­ra­da con el co­mien­zo de la otra y las va­ca­cio­nes en me­dio?

–Te­ne­mos que cua­drar una tem­po­ra­da que vie­ne y dar des­can­so a los fut­bo­lis­tas. Son me­ses di­fí­ci­les por­que ha­ce mu­chí­si­mo ca­lor, hay que ver las tem­pe­ra­tu­ras, las ho­ras a las que se jue­ga, ver el ca­len­da­rio en­tre par­ti­do y par­ti­do y tra­tar mu­chas co­sas que aho­ra no pa­re­cen im­por­tan­tes. No po­de­mos li­mi­tar nin­gún ti­po de de­re­chos de nin­gu­na per­so­na y lle­gar a un con­sen­so. Va­mos a ir po­co a po­co, ver qué si­tua­ción nos va­mos en­con­tran­do.

–¿Qué desen­la­ce se­ría me­jor pa­ra Se­gun­da B y Ter­ce­ra? –Co­mo sin­di­ca­to no po­de­mos en­trar, es una com­pe­ten­cia de la Fe­de­ra­ción. Pa­ra mí, to­dos los fut­bo­lis­tas son igua­les. Te­ne­mos que en­ten­der el fút­bol por sa­lud, se to­ma­rán de­ci­sio­nes en las que

AFE lo que de­be ha­cer es pro­te­ger a los fut­bo­lis­tas tan­to a ni­vel sa­ni­ta­rio co­mo a ni­vel de los ER­TE que han po­di­do te­ner. –¿Cuán­to da­ño ha­cen los ER­TE a los fut­bo­lis­tas?

–Co­mo a cual­quier tra­ba­ja­dor. Los de Pri­me­ra y Se­gun­da que tie­nen un con­trol eco­nó­mi­co y que son em­pre­sas con pre­su­pues­tos muy ele­va­dos te lla­ma la aten­ción que a los diez días pue­dan pro­du­cir­se ER­TE y pro­ble­mas eco­nó­mi­cos. Tam­bién se es­tig­ma­ti­zó al fut­bo­lis­ta en ese momento, se de­cía que no ayu­da­ban cuan­do mu­chos de ellos han lle­ga­do a acuer­dos con sus clu­bes sin te­ner que re­cu­rrir a esos ER­TE y ha ha­bi­do otros com­pa­ñe­ros en los que el club ha to­ma­do esa de­ci­sión sin con­tar con ellos, ni sen­tar­se un mi­nu­to. Ahí es don­de por su­pues­to ha­ce da­ño un ER­TE, por­que co­mo cual­quier tra­ba­ja­dor siem­pre que pue­da es­tar per­ju­di­ca­do su tra­ba­jo y re­du­cir su sa­la­rio afec­ta a to­do lo de­más.

–Ha te­ni­do una reunión de FIF­Pro-Eu­ro­pa ¿qué le lle­ga de los sin­di­ca­tos de otros paí­ses? –Ita­lia, Fran­cia, In­gla­te­rra son los paí­ses que más o me­nos por el con­ta­gio y la ci­fra de muer­tos son pa­re­ci­dos. Es una bar­ba­ri­dad ha­blar de de­por­te cuan­do hay tan­ta gen­te fa­lle­ci­da, pe­ro tie­nen los mis­mos pro­ble­mas que po­de­mos te­ner aquí en Es­pa­ña con el te­ma de los pro­to­co­los de los mi­nis­te­rios de Sa­ni­dad de ca­da país, las con­cen­tra­cio­nes, los test, los con­ta­gios y có­mo se va a tra­tar a un com­pa­ñe­ro que pue­da es­tar con­ta­gia­do. Eso es in­tere­san­te, pe­ro te­ne­mos que te­ner mu­chí­si­mo cui­da­do, an­dar con mu­cho ojo por­que el con­ta­gio es ele­va­do y no po­de­mos po­ner en ries­go la vi­da de nin­gún de­por­tis­ta ni de nin­gu­na per­so­na, por su­pues­to.

Creo que se ha in­ten­ta­do es­tig­ma­ti­zar al fut­bo­lis­ta, tan­to a ni­vel eco­nó­mi­co co­mo en el te­ma de sa­lud”

El fút­bol mue­ve mu­chí­si­mo di­ne­ro, pe­ro so­mos per­so­nas y ha­re­mos ese tra­ba­jo siem­pre si se ga­ran­ti­za”

“Era to­da una enor­me sa­tis­fac­ción aco­ger en An­da­lu­cía, en es­te ca­so en Se­vi­lla, es­te enor­me even­to, que es se­gui­do por un mon­tón de paí­ses y es una fies­ta del de­por­te con afi­cio­nes dis­fru­tan­do, un día ma­ra­vi­llo­so”, in­ci­dió Im­bro­da, que la­men­tó que “no ha po­di­do ser por es­tas cir­cuns­tan­cias” de la pan­de­mia, pe­ro “te­ne­mos la cer­te­za de que se va a ce­le­brar y con pú­bli­co”.

En esa lí­nea, tam­bién in­di­có que en el Go­bierno an­da­luz te­nían “cla­ro que que­ría­mos vivir esa fi­nal con pú­bli­co, que no te­nía­mos pri­sa, que en­ten­día­mos las cir­cuns­tan­cias ex­cep­cio­na­les que es­tá­ba­mos vi­vien­do, pe­ro que si es­to se po­día apla­zar, si los clu­bes es­ta­ban de acuer­do y la Real Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Fút­bol así lo veía, no te­nía­mos nin­gún pro­ble­ma”.

La nue­va fe­cha aún es­tá en el ai­re: có­mo evo­lu­cio­ne la pan­de­mia mar­ca­rá el ca­len­da­rio

Así, en la Jun­ta “te­nía­mos to­da la tran­qui­li­dad del mun­do de que pu­die­ra ce­le­brar­se esa fi­nal co­mo se me­re­ce, con pú­bli­co y co­mo una fies­ta del de­por­te”, agre­gó Im­bro­da, quien tam­bién ex­pu­so que en la co­mu­ni­ca­ción en­tre la Ad­mi­nis­tra­ción an­da­lu­za con la fe­de­ra­ción es­pa­ño­la “he­mos si­do muy cla­ros”, y se asu­mía que “aquí se ne­ce­si­ta­ba que los dos clu­bes es­tu­vie­ran de acuer­do”, pe­ro tam­bién que “es­ta fi­nal me­re­ce ser dis­fru­ta­da por las afi­cio­nes”, por lo que “se pue­de apla­zar” pa­ra “que se ha­ga en esas con­di­cio­nes”.

So­bre la fe­cha en la que po­dría dispu­tar­se la fi­nal, co­men­tó que “es­ta­mos a ex­pen­sas de lo que las au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias nos van di­cien­do”. Al hi­lo, apun­tó que “una de las en­se­ñan­zas” de es­te pe­rio­do es que “te­ne­mos que te­ner una ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción y reac­ción enor­me”.

BALLESTERO­S / EFE

Da­vid Agan­zo en­tra en una asam­blea de la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.