El ali­vio que no de­be re­la­jar­nos

Los onu­ben­ses com­ple­tan los pri­me­ros días de des­con­fi­na­mien­to dis­fru­tan­do de los ra­tos de sol al ai­re li­bre pe­ro con pre­cau­ción

Huelva Informacion - - La Crisis Del Coronaviru­s - Ra­quel Ren­dón HUEL­VA

El ini­cio de la vuel­ta a la an­sia­da nor­ma­li­dad ha apor­ta­do al pai­sa­na­je onu­ben­se nue­vas es­tam­pas de nues­tro vie­jo mun­do, ese que aban­do­na­mos a me­dia­dos de mar­zo y que to­dos que­re­mos re­cu­pe­rar. Los ciu­da­da­nos com­ple­tan es­tos pri­me­ros días de des­con­fi­na­mien­to pri­ma­ve­ral –to­da­vía con res­tric­ción ho­ra­ria y de mo­vi­mien­to– con pre­cau­ción, pe­ro dis­fru­tan­do de los pe­que­ños pla­ce­res de la vi­da: el ai­re en la ca­ra, el sol so­bre la piel, un po­co de ejer­ci­cio otean­do nue­vos ho­ri­zon­tes que aho­ra van más allá de las pa­re­des de ca­sa.

Así lo vi­ve Ger­mi­nal Lu­na, quien se­ña­la que su “vuel­ta a la nor­ma­li­dad ha con­sis­ti­do en re­cu­pe­rar la prác­ti­ca de­por­ti­va, lo cual me sien­ta mag­ní­fi­ca­men­te bien”. No obs­tan­te, per­ci­be que “en la ca­lle hay de­ma­sia­da gen­te, qui­zá de­bi­do a la de­ter­mi­na­ción de las sa­li­das por fran­jas ho­ra­rias, por lo que hay mu­chí­si­ma gen­te sa­lien­do a la mis­ma ho­ra”.

Juan Re­don­do con­si­de­ra que su re­torno a la vi­da con­ven­cio­nal “es más psi­co­ló­gi­co que real, por­que real­men­te no he cam­bia­do mi for­ma de vi­da de an­tes sal­vo en lo de los pe­que­ños pa­seos, que to­das las tar­des, des­pués de los aplau­sos, sal­go a co­rrer, que es al­go que no ha­cía an­tes. Co­mo he pues­to ki­li­tos en es­te con­fi­na­mien­to, es­toy apro­ve­chan­do pa­ra co­rrer un po­co to­dos los días y de mo­men­to es­toy cum­plien­do”.

La abo­ga­da Car­men Cen­teno ha vi­vi­do el con­fi­na­mien­to en Ma­za­gón, por lo que ha es­ta­do “do­ble­men­te ais­la­da”. Aho­ra ha re­to­ma­do la ru­ti­na de re­gre­sar a su des­pa­cho de la Pla­za Ni­ña “al­gu­nos días por se­ma­na, ya que la ac­ti­vi­dad ju­di­cial, muy tí­mi­da­men­te, se es­tá re­ini­cian­do y la gen­te re­to­ma la ne­ce­si­dad de so­lu­cio­nar sus conf lic­tos”.

La le­tra­da se mues­tra sor­pren­di­da por­que “per­ci­bo que mu­chas per­so­nas con­fun­den la ne­ce­sa­ria dis­tan­cia fí­si­ca con el ais­la­mien­to so­cial; en­cuen­tro gen­te que no se da los bue­nos días al cru­zar­se en el por­tal”.

Pa­ra Pa­blo Guevara, los pa­seos “no son nor­ma­les, ya que la gen­te pa­sea por en­ci­ma de sus po­si­bi­li­da­des; en la ca­lle per­ci­bo cier­ta re­la­ja­ción res­pec­to al vi­rus, so­bre to­do en­tre los más jó­ve­nes, he­mos vis­to mu­chos gru­pos de cha­va­les sa­lien­do ca­si en pan­di­lla”.

Su com­pa­ñe­ra de ca­mi­na­ta es su pareja, Ire­ne No­ta­rio, quien aña­de que esos pa­seos son “un desaho­go, la ver­dad, aun­que lue­go ref le­xio­nes so­bre si te es­tás ex­po­nien­do de­ma­sia­do o no”.

Eso sí, ella de­tec­ta que “no veo na­da de con­trol po­li­cial, al­go que me pa­re­ce su­rrea­lis­ta”.

Ma­nuel Cal­de­rón es­ti­ma que “vi­vía­mos en una bur­bu­ja de se­gu­ri­dad ha­ce dos se­ma­nas y aho­ra vi­vi­mos en una ciu­dad va­cía por va­ca­cio­nes, co­mo Ma­drid en agos­to”. Sin em­bar­go, ad­vier­te que “la gen­te se ha re­la­ja­do y sa­len más jun­tos de la cuen­ta”, a lo que tam­bién apos­ti­lla que ve me­nos se­gu­ri­dad de la que le pa­re­ce ne­ce­sa­ria.

Él no tie­ne mie­do a sa­lir por­que “to­mo to­das las pre­cau­cio­nes, pe­ro veo que el res­to de la gen­te no, no sé si por pe­re­za, des­in­for­ma­ción, de­sin­te­rés o re­bel­día”. A su jui­cio, es­tos ciu­da­da­nos “se apro­ve­chan de la nor­ma y la amol­dan a su ma­ne­ra o su ne­ce­si­dad per­so­nal pa­ra po­der es­tar en la ca­lle, sin ver que es por la se­gu­ri­dad de to­dos el man­te­ner­las”.

La ex­pe­rien­cia de Mi­riam Mu­ñoz no ha si­do muy agra­da­ble. “Em­pe­cé a sa­lir, vi que la gen­te no tie­ne mie­do y he vuel­to al con­fi­na­mien­to ab­so­lu­to: vi gen­te que no guar­da dis­tan­cia de se­gu­ri­dad y sin mas­ca­ri­lla ni guan­tes, y eso me ha­cía es­qui­var­la; em­pe­cé a an­dar por en me­dio de la ca­rre­te­ra y cuan­do ve­nían co­ches me vol­vía a la ace­ra; he lle­ga­do in­clu­so a pa­rar­me pa­ra no es­tar cer­ca de la gen­te, fue co­mo una ca­rre­ra de obs­tácu­los”.

En la mis­ma lí­nea que Mi­riam se man­tie­ne la pro­fe­so­ra Lau­ra Bueno. “No he sa­li­do a pa­sear de mo­men­to, ba­jé a ti­rar la ba­su­ra y ha­bía mu­chí­si­ma gen­te por la ca­lle, mu­chos sin mas­ca­ri­llas; pa­ré a de­jar a la gen­te pa­sar pe­ro ha­bía mu­chos que ni eso res­pe­ta­ban y se cru­za­ban sin más, y veo mu­cha gen­te en gru­po y se sa­lu­dan co­mo si no pa­sa­ra na­da. Así que de mo­men­to so­lo he sa­li­do co­mo an­tes, a la ba­su­ra y com­prar”.

Des­de Is­la Cristina, el pas­te­le­ro Lo­lo Ló­pez in­di­ca que “ha si­do bas­tan­te ex­tra­ño es­te pri­mer pa­so de la deses­ca­la­da. Pa­ra los que aho­ra sa­li­mos de la bur­bu­ja del con­fi­na­mien­to ha si­do im­pac­tan­te y a la vez du­ro, por ejem­plo, sa­lir a pa­sear y no po­der abra­zar o be­sar a tus fa­mi­lia­res o ami­gos”. No obs­tan­te, re­co­no­ce que “psi­co­ló­gi­ca­men­te ne­ce­si­ta­ba es­te pe­que­ño ali­vio”, pe­ro te­me una vuel­ta atrás por un re­bro­te del vi­rus. “Vien­do lo vis­to, que hay gen­te en gru­pos gran­des o sin mas­ca­ri­lla ni na­da, creo que hay que ex­pri­mir ca­da se­gun­do de es­te ali­vio por­que en bre­ve es­ta­re­mos de nue­vo con­fi­na­dos”.

JO­SUÉ CO­RREA

Onu­ben­ses tran­si­tan­do por la ca­lle Pa­la­cio de Huel­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.