RIES­GOS DE UN VI­RUS ORIEN­TAL

Huelva Informacion - - Opinión -

ti­ga­ción y pro­vee­do­res de aten­ción mé­di­ca ya uti­li­zan da­tos per­so­na­les. Si las tec­no­lo­gías de ras­treo son efi­ca­ces en la in­ves­ti­ga­ción sa­ni­ta­ria —mi­ti­gan­do con­duc­tas de ries­go, pre­vi­nien­do en­fer­me­da­des, si­guien­do pa­cien­tes en tra­ta­mien­to o en mo­ni­to­ri­za­ción epi­de­mio­ló­gi­ca—, tam­bién lo son pa­ra la vi­gi­lan­cia om­ní­mo­da. Los ciu­da­da­nos no de­be­rían ig­no­rar que la re­co­gi­da ma­si­va de da­tos con­tie­ne la se­mi­lla que con­vier­te su­til­men­te la vi­gi­lan­cia de pro­ble­mas sa­ni­ta­rios en vi­gi­lan­cia de per­so­nas. Na­da in­di­ca que las de­mo­cra­cias li­be­ra­les es­tén in­mu­ni­za­das con­tra la ca­pa­ci­dad de sus Es­ta­dos pa­ra cus­to­diar in­for­ma­ción sen­si­ble so­bre es­ti­los de vi­da o elec­cio­nes per­so­na­les y so­cia­les.

La bue­na no­ti­cia es que las gran­des cri­sis so­cia­les han con­di­cio­na­do tam­bién for­mas po­si­ti­vas de re­cons­truc­ción del bien co­mún y de de­re­chos fun­da­men­ta­les. La ayu­da que las mu­je­res ofre­cie­ron du­ran­te la Gran Gue­rra lle­vó a que es­tas ex­ten­die­ran su de­re­cho de su­fra­gio. Tras la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, Eu­ro­pa re­pen­só sus sis­te­mas sa­ni­ta­rios y vi­vió una edad de oro con la apa­ri­ción ma­si­va de an­ti­bió­ti­cos, va­cu­nas, in­no­va­cio­nes en ci­ru­gía y en anes­te­sia o con la co­ber­tu­ra sa­ni­ta­ria uni­ver­sal. Hoy el sis­te­ma atra­vie­sa una edad de ex­pec­ta­ti­vas in­cum­pli­das y po­co rea­lis­ta, de­mos­tran­do es­ca­sa so­li­dez o, más bien, ofre­cien­do sen­sa­ción de bur­bu­ja du­ran­te es­ta cri­sis. No obs­tan­te, sa­be­mos que los sis­te­mas sa­ni­ta­rios re­pre­sen­tan menor pe­so en la pro­mo­ción de la sa­lud que la edu­ca­ción, la hi­gie­ne, los há­bi­tos die­té­ti­cos o la vi­vien­da. Así, si el de­ba­te de la re­cons­truc­ción elu­die­ra de­re­chos fun­da­men­ta­les erra­ría el ti­ro al blan­co de las ga­ran­tías sa­ni­ta­rias. Ba­jo el sin­tag­ma “nue­va nor­ma­li­dad”, las for­mas de pro­du­cir, cir­cu­lar o go­ber­nar que se pro­pon­gan no de­be­rían cer­ce­nar de­re­chos y li­ber­ta­des ele­men­ta­les. Si se adop­tan po­lí­ti­cas sa­ni­ta­rias de mo­ni­to­ri­za­ción ciu­da­da­na es­tas de­be­rán ser pro­por­cio­na­les a las ne­ce­si­da­des de sa­lud pú­bli­ca, trans­pa­ren­tes, y re­gu­la­das por or­ga­nis­mos in­de­pen­dien­tes con ca­pa­ci­dad de ga­ran­ti­zar el con­se­jo éti­co y el res­pe­to a esos de­re­chos fun­da­men­ta­les. Y por cier­to, si me­nos de tres­cien­tas mil muer­tes por Co­vid-19 han ele­va­do la sa­lud a ran­go de pro­ble­ma po­lí­ti­co mun­dial, ¿no ca­bría es­pe­rar la mis­ma resolución con­tra los cin­co mi­llo­nes de ni­ños que ca­da año mue­ren por des­nu­tri­ción?

En paí­ses orien­ta­les co­mo Chi­na o Sin­ga­pur se han le­ga­li­za­do tec­no­lo­gías de ras­treo pa­ra vi­gi­lar per­so­nas so pre­tex­to de pre­de­cir com­por­ta­mien­tos de ries­go del Co­vid-19

RO­SELL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.