Un via­je al fas­ci­nan­te uni­ver­so de Pat­ti Smith

Huelva Informacion - - Cultura Y Ocio - Isa­bel Var­gas

Una má­qui­na de es­cri­bir, un to­ca­dis­cos, Ro­bert Map­plet­hor­pe, el Anot­her Si­de of Bob Dy­lan, un cla­ri­ne­te, una ta­za de ca­fé, el mí­ti­co club CBGB, una po­la­roid, Art­hur Rim­baud, la tum­ba de Bau­de­lai­re, Ma­ria Fal­co­net­ti. To­do es­to apa­re­ce en el pri­mer co­lla­ge de Pat­ti Smith. She has the po­wer, la bio­gra­fía ilus­tra­da de la ma­dri­na del punk que aca­ba de pu­bli­car la edi­to­rial Lun­werg (Pla­ne­ta). Su au­to­ra, Ana Müs­hell (Je­rez de la Fron­te­ra, 1989), lo de­fi­ne co­mo “un li­bro ho­me­na­je, un li­bro de ini­cia­ción a Pat­ti Smith” de 175 pá­gi­nas.

La di­bu­jan­te afin­ca­da en Gra­na­da te­nía una idea “muy di­fe­ren­te” de la can­tan­te de Chica­go an­tes del en­car­go de Lun­werg. “Me vino a la ca­be­za la can­ción Be­cau­se the night, o sus te­mas más ce­le­bra­dos. Pe­ro no co­no­cía sus li­bros M Train, De­vo­ción y Éra­mos unos ni­ños. Su obra es­cri­ta ha si­do un des­cu­bri­mien­to to­tal y me ha per­mi­ti­do co­nec­tar con ella. Al ser tan bio­grá­fi­ca me ha ayu­da­do mu­cho a ha­cer el li­bro”, re­co­no­ce. “El mun­do poé­ti­co que gi­ra en torno a su obra mu­si­cal lo des­co­no­cía. Su obra fo­to­grá­fi­ca tam­bién es muy im­por­tan­te. No ha pa­ra­do de inau­gu­rar ex­po­si­cio­nes”, des­ta­ca Müs­hell.

Poe­ta, can­tan­te, rei­na del punk, es­cri­to­ra, fo­tó­gra­fa, fe­mi­nis­ta, com­pro­me­ti­da con l as cau­sas jus­tas. Smith ha si­do una ins­pi­ra­ción pa­ra mu­chos ar­tis­tas en to­do el mun­do: PJ Har­vey, The Smiths, Shir­ley Man­son, Jus­ti­ne

Frisch­mann, U2, KT Tuns­tall, Ellen Pa­ge. “No po­dría de­fi­nir­la. Es poe­ta, can­tan­te, fo­tó­gra­fa, tro­ta­mun­dos. Es una mu­jer cha­má­ni­ca, que co­nec­ta con va­rios pla­nos de la reali­dad. Evo­ca mu­cho la poe­sía. Ella en sí no se pue­de de­fi­nir. Cuan­do la lla­man la ma­dri­na del punk se mo­les­ta un po­co. No le gus­tan las eti­que­tas”, se­ña­la.

Na­ci­da un 30 de di­ciem­bre du­ran­te la ma­yor ne­va­da que ca­yó en Chica­go en 1946, Smith fue la ma­yor de cua­tro her­ma­nos. Es­car­la­ti­na, pa­pe­ras, neu­mo­nía y otras en­fer­me­da­des man­tu­vie­ron a Pat­ti me­ti­da en la ca­ma du­ran­te su ni­ñez. En­con­tró su re­fu­gió per­fec­to

en li­bros co­mo Pe­ter Pan, El Prin­ci­pi­to, Moby Dick (uno de sus re­la­tos fa­vo­ri­tos) y Las aven­tu­ras de Pi­no­cho. De fon­do, so­na­ba John Col­tra­ne, Ja­mes Brown, The Shi­re­lles y Bi­llie Ho­li­day.

En 1967, Smith pi­sa­ba por pri­me­ra vez Nue­va York “so­la, fuer­te, li­bre”. “La Nue­va York de los 70 era efer­ves­cen­te. En su li­bro Éra­mos unos ni­ños la des­cri­be per­fec­ta­men­te. Co­no­cer a tan­tos per­so­na­jes que la ro­dea­ron e ins­pi­ra­ron, có­mo evo­lu­cio­nó su obra de la poe­sía a la mú­si­ca, có­mo se me­tió en el mun­di­llo mu­si­cal, sus pri­me­ros con­cier­tos. Fue bru­tal. Me cho­ca mu­cho su vi­da con vein­ti­po­cos años. ¿En se­rio? Des­cu­brir esa épo­ca su­ya es alu­ci­nan­te”, de­cla­ra en­tu­sias­ma­da. Allí co­no­ció al fo­tó­gra­fo Ro­bert Map­plet­hor­pe con quien man­tu­vo una re­la­ción sen­ti­men­tal y ar­tís­ti­ca (Pat­ti le ani­mó a ha­cer sus pri­me­ras ins­tan­tá­neas y él se con­ver­ti­rá en al­guien im­pres­cin­di­ble en su ca­rre­ra).

Más tar­de, Map­plet­hor­pe y la ar­tis­ta se irían a vi­vir una tem­po­ra­da al fa­mo­so Chel­sea Ho­tel, re­si­den­cia de mu­chos poe­tas beat co­mo Gre­gory Cor­so y Allen Gins­berg o Wi­lliam S. Bu­rroughs, el pro­pio pa­dre de la cul­tu­ra beat­nik. “Fue en es­te ho­tel don­de Pat­ti co­no­ció a mu­chas de las per­so­nas que más le in­flu­ye­ron, fi­gu­ras que le ayu­da­rían a evo­lu­cio­nar, a con­ver­tir su poe­sía en can­cio­nes. Allí vi­vió con Ro­bert. Lle­ga­ron allí sin más equi­pa­je que al­gu­nas ma­le­tas con sus per­te­nen­cias y lo más va­lio­so pa­ra ellos: sus por­ta­fo­lios lle­nos de di­bu­jos, poe­mas y co­lla­ges”, di­ce de “la uni­ver­si­dad de Pat­ti”.

El li­bro de Müs­hell bebe es­pe­cial­men­te de Éra­mos unos ni­ños, un tex­to au­to­bio­grá­fi­co de Smith que se de­tie­ne es­pe­cial­men­te en esa épo­ca, y de­di­ca ca­pí­tu­los es­pe­cí­fi­cos a al­gu­nos de sus gran­des re­fe­ren­tes, co­mo los men­cio­na­dos pe­ro tam­bién el mú­si­co Bob Neu­wirth, quien la ani­mó a trans­for­mar sus poe­mas en can­cio­nes, Ja­nis Jo­plin, a quien de­di­có un poe­ma, la fo­tó­gra­fa Lynn Golds­mith y el dra­ma­tur­go Sam She­pard.

“No se pue­de en­ten­der la ca­rre­ra mu­si­cal de Pat­ti Smith sin ha­blar de su obra poé­ti­ca. De he­cho, es­ta fue la an­te­sa­la a la for­ma­ción de su ban­da, a la gra­ba­ción del pri­mer dis­co y a los pri­me­ros con­cier­tos”, se­ña­la Müs­hell. En­tre sus in­fluen­cias e ins­pi­ra­cio­nes li­te­ra­rias se en­cuen­tran Jean Ge­net, Jim Mo­rri­son, Syl­via Plath, Fri­da Kah­lo, An­na Ka­ri­na y Ma­ria Fal­co­net­ti (a ella le de­di­ca un poe­ma tras ver­la en la pe­lí­cu­la La pa­sión de Jua­na de Ar­co).

Art­hur Rim­baud ocu­pa un lu­gar pri­vi­le­gia­do en la vi­da de Smith jun­to a los poe­tas beat y Bob Dy­lan, quien le ani­mó a vol­ver a los es­ce­na­rios a mi­tad de los 90. “Es una in­fluen­cia que em­pe­zó en ella a los 19, 20 años. Ella va con su li­bro Ilu­mi­na­cio­nes a to­das par­tes. Ha ido mu­cho a Pa­rís, ha re­co­rri­do las mis­mas ca­lles de Rim­baud, si­guien­do sus pa­sos”, re­cal­ca.

La ilus­tra­do­ra tam­bién ha­bla de Smith y sus 15 años de re­ti­ro, en el que se de­di­có a su fa­mi­lia. “Es una de­ci­sión sú­per li­bre que no le qui­ta mé­ri­tos. De­ci­de ha­cer con su vi­da lo que le da la ga­na. In­flu­yó mu­cho que co­jea­ba de sa­lud, pa­só por mu­chas bron­qui­tis; los con­cier­tos no le mo­ti­va­ban lo su­fi­cien­te. An­he­la­ba esa vi­da fa­mi­liar. In­flu­ye­ron mu­chos fac­to­res a la ho­ra de to­mar esa de­ci­sión. Yo le aplau­do”, ala­ba la di­bu­jan­te.

Müs­hell tam­bién se que­da con “la Pat­ti de aho­ra, la se­ño­ra de 74 años que se pa­sa las ma­ña­nas en­te­ras le­yen­do en una ca­fe­te­ría, pa­seán­do­se por los ce­men­te­rios, co­nec­tan­do con su mun­do oní­ri­co, es­cri­bien­do sin pa­rar. Esa Pat­ti es muy evo­ca­do­ra”. Igual que el li­bro, un via­je al fas­ci­nan­te uni­ver­so de una ar­tis­ta in­men­sa e in­mor­tal.

LALLAVE FO­TO

La di­bu­jan­te Ana Müs­hell (Je­rez de la Fron­te­ra, 1989), afin­ca­da en Gra­na­da, en una ima­gen re­cien­te.

ANA MÜS­HELL

Una ilus­tra­ción de la por­ta­da de ‘Hor­ses’, el pri­mer dis­co de la can­tan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.