LA GUE­RRA DE BRO­MA

Huelva Informacion - - Opinión -

EN­TRE sep­tiem­bre de 1939 y mayo de 1940, Europa oc­ci­den­tal vi­vió lo que se lla­mó la gue­rra de bro­ma (la drô­le de gue­rre en fran­cés, o the pho­ney war en in­glés). Fran­cia e In­gla­te­rra es­ta­ban ofi­cial­men­te en gue­rra con Alemania, sí, pe­ro la gue­rra dis­cu­rría muy le­jos de allí –en Po­lo­nia y en otros lu­ga­res del Es­te de Europa–, así que la gen­te vi­vía un pe­rio­do de re­la­ti­va cal­ma, ha­cien­do vi­da nor­mal, aun­que las co­sas no fue­ran en ab­so­lu­to nor­ma­les. Los ci­nes y los ca­fés es­ta­ban aba­rro­ta­dos y to­do el mun­do

que­ría vi­vir la vi­da a to­pe –amo­ríos, bai­les, aven­tu­ras–, pen­san­do que en cual­quier mo­men­to se iba a aca­bar la gue­rra de bro­ma e iba a em­pe­zar la gue­rra de ver­dad. Y así fue: en mayo de 1940, las di­vi­sio­nes ale­ma­nas arra­sa­ron Holanda y Bél­gi­ca y en un mes con­quis­ta­ron Fran­cia. El gran Cha­ves No­ga­les –que en­ton­ces vi­vía exi­lia­do en Fran­cia– lo con­tó en uno de sus me­jo­res li­bros: La ago­nía de Fran­cia.

Es po­si­ble que es­te­mos vi­vien­do aho­ra en la Europa del sur–es­pe­cial­men­te en Es­pa­ña e Ita­lia– una fa­se muy pa­re­ci­da a la gue­rra de bro­ma de 1939. Por su­pues­to que lo que he­mos vi­vi­do des­de fe­bre­ro no ha te­ni­do na­da de bro­ma –y más si pen­sa­mos en los 26.000 muer­tos y en los miles de con­ta­gia­dos que lo han pa­sa­do muy mal en las UCI, apar­te del sa­cri­fi­cio

ti­tá­ni­co de los sa­ni­ta­rios–, pe­ro qui­zá no nos da­mos cuen­ta de que lo que aún es­tá por lle­gar. Lo di­go por­que las pre­vi­sio­nes eco­nó­mi­cas son pro­pias de una eco­no­mía de­vas­ta­da. Se ha­bla de caí­das del PIB de en­tre un 9% y un 15%, y eso es al­go que no se ha­bía vis­to en Europa ni si­quie­ra en los tiem­pos de la De­pre­sión del 29. Si es­tas pre­vi­sio­nes se ha­cen reales a par­tir del oto­ño pró­xi­mo –y por des­gra­cia, to­do in­di­ca que va a ser así–, lo que he­mos vi­vi­do en los me­ses de con­fi­na­mien­to se­rá una sim­ple bro­ma. Lo gor­do lle­ga­rá a par­tir del oto­ño.

A pe­sar de que el espíritu de nues­tro tiem­po que di­ri­ge nues­tra vi­da men­tal nos quie­re ha­cer creer que vi­vi­mos en un mun­do apo­ca­líp­ti­co des­trui­do por la de­sigual­dad y el desas­tre eco­ló­gi­co, no es­ta­mos ca­pa­ci­ta­dos pa­ra en­fren­tar­nos a una cri­sis de ver­dad que pon­ga pa­tas arri­ba el mun­do só­li­do y se­gu­ro –aun­que im­per­fec­to– en el que ha­bía­mos vi­vi­do has­ta aho­ra. Y muy pron­to echa­re­mos de me­nos es­ta gue­rra de bro­ma del con­fi­na­mien­to en la que es­tá­ba­mos to­dos en­ce­rra­dos en ca­sa vien­do se­ries de Netf lix y cha­tean­do abu­rri­dos por Whatsapp.

No es­ta­mos ca­pa­ci­ta­dos pa­ra en­fren­tar­nos a una cri­sis que pon­ga pa­tas arri­ba el mun­do só­li­do y se­gu­ro en el que vi­vi­mos

EDUAR­DO JORDÁ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.