EL DÍA QUE VOL­VIE­RON LAS COSQUILLAS

Huelva Informacion - - #Yomequedoe­ncasa - PI­LAR LARRONDO

DI­CEN que cuan­do uno se ha­ce cosquillas a sí mis­mo no se pro­du­ce nin­gún efec­to. Al no ha­ber fac­tor sor­pre­sa, el ce­re­bro eli­mi­na cual­quier ti­po de reac­ción. Los en­cuen­tros post con­fi­na­mien­to son co­mo las cosquillas.

Des­de que se de­cre­ta­se el es­ta­do de alar­ma to­dos he­mos pla­nea­do có­mo se­ría vol­ver a ver a aque­llos cu­ya com­pa­ñía nos arre­ba­tó el con­fi­na­mien­to. Los pri­me­ros días, des­co­no­ce­do­res de la mag­ni­tud de las con­se­cuen­cias que el co­ro­na­vi­rus traía con­si­go, mu­chos so­ña­ban con vi­vir ese eterno via­je apla­za­do, mien­tras que otros bus­ca­ban por in­ter­net una bo­ni­ta ca­sa con vis­tas al mar con la que ce­le­brar el re­en­cuen­tro con los ami­gos. La apa­bu­llan­te reali­dad que los días si­guien­te se di­bu­ja­ba an­te nues­tros ojos ani­qui­ló por com­ple­to nues­tras fan­ta­sías. Has­ta que em­pe­zó el pro­ce­so de deses­ca­la­da no nos atre­vi­mos a so­ñar de nue­vo, aun­que los sue­ños es­ta vez eran bas­tan­te más rea­lis­tas. Na­da de via­jes, fies­tas pa­ra ce­le­brar o va­ca­cio­nes jun­to al mar. La com­pa­ñía, eso que tan­to he­mos año­ra­do, era lo úni­co im­por­tan­te. Por eso, cuan­do Pe­dro

Sán­chez anun­ció que a par­tir de es­te lu­nes se po­dían pro­du­cir pe­que­ñas reunio­nes, mu­chos ju­ga­mos a ima­gi­nar los en­cuen­tros.

Sa­bién­do­nos con mas­ca­ri­llas y huér­fa­nos de be­sos y abra­zos, la ma­yo­ría em­pe­za­mos a mar­car en ro­jo en nues­tros ca­len­da­rios el Día D. Pe­ro la vi­da, igual de aza­ro­sa pa­ra lo ma­lo que pa­ra lo bueno, sa­be que sin fac­tor sor­pre­sa las cosquillas no sig­ni­fi­can na­da. Por eso, mien­tras los ávi­dos de com­pa­ñía pla­nea­mos el re­en­cuen­tro, ella te lle­va a una ca­lle po­co tran­si­ta­da don­de, por pri­me­ra vez en mu­cho tiem­po, vuel­ves a sen­tir ese pe­lliz­co en el es­tó­ma­go que só­lo ex­pe­ri­men­tas cuan­do al­guien que no eres tú te ha­ce cosquillas. El re­en­cuen­tro lle­ga de ca­sua­li­dad y el fac­tor sor­pre­sa te de­vuel­ve la es­pe­ran­za, esa que lle­va es­con­di­da y des­te­rra­da en el fon­do de un ca­jón des­de que al­guien di­jo que la vi­da ya nun­ca se­ría la mis­ma. Pe­ro pue­de que sí lo sea, que al fi­nal lo úni­co que cam­bie só­lo sean las prio­ri­da­des.

@pi­lar­la­rron­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.