ENSALADILL­A FIN­LAN­DE­SA MÁS QUE RU­SA PA­RA CONCHITA

Huelva Informacion - - #Yomequedoe­ncasa - J.M. MORILLOLEÓ­N

NO hay en el pa­no­ra­ma mu­si­cal es­pa­ñol al­guien con la car­ga via­je­ra y de in­ter­co­ne­xión de paí­ses que Conchita. Una can­tau­to­ra in­die que na­ció ha­ce exac­ta­men­te 40 en la gé­li­da y siem­pre bien or­de­na­da Hel­sin­ki. Vi­vió su ni­ñez en­tre la Unión So­vié­ti­ca cuan­do na­die po­día sos­pe­char su rá­pi­do de­te­rio­ro co­mo co­lo­so mun­dial y su fa­mi­lia es­pa­ño­la se tras­la­dó a Fran­cia, des­pués a Ale­ma­nia has­ta re­ca­lar, por fin, en el país de ori­gen. Esa ex­pe­rien­cia vi­tal tan va­rio­pin­ta cris­ta­li­zó en es­ta can­tan­te y fe­liz mamá que se re­pu­so, por cier­to, de un par­to muy com­pli­ca­do.

A lo que íba­mos, se me­re­ce una con­vi­dá a la al­tu­ra de su mo­sai­co de paí­ses por los que vi­vió, así que va­mos a pre­pa­rar­le una ensaladill­a fin­lan­de­sa más que ru­sa que vie­ne re­que­te­bién pa­ra es­te fin de se­ma­na pre­vio a la Fa­se 1 pa­ra la ma­yo­ría de an­da­lu­ces.

Va­mos a ne­ce­si­tar pa­ra Conchita y unos cua­tro ami­gos más que se pon­gan a la me­sa un ki­lo de pa­ta­tas nue­vas de San­lú­car de Ba­rra­me­da, más o me­nos me­dia­nas pa­ra que cue­zan de ma­ne­ra uni­for­me; tres hue­vos, un par de za­naho­rias gran­des, una re­mo­la­cha me­dia­na, unos 200 gra­mos de sal­món ahu­ma­do y unos 100 de aren­que (pe­ces fin­lan­de­ses, a ser po­si­ble, pa­ra que ha­gan ho­nor a la cu­na de Conchita). El aren­que pue­de ser mo­ja­ma bar­ba­te­ña, lo que lle­va­ría has­ta el sur es­ta re­ce­ta.

Em­pe­za­mos en prin­ci­pio por la ma­yo­ne­sa ca­se­ra: con dos hue­vos, con per­dón, a tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te, 300 mi­li­li­tros de acei­te de gi­ra­sol, un cho­rri­to de AOVE de Bae­na (pa­ra de­jar un se­llo an­da­luz per­cep­ti­ble), una cu­cha­ra­da de vi­na­gre y una piz­ca de sal. Emul­sio­na­mos con la ba­ti­do­ra al rit­mo de El via­je, el te­ma so­li­da­rio de nues­tra ho­me­na­jea­da. Sin su­bir la ba­ti­do­ra ya ten­dría­mos ahí la ma­yo­ne­sa, que de­ja­mos en el fri­go.

Co­ce­mos las pa­ta­tas, za­naho­rias y re­mo­la­cha, sin pe­lar, en una ca­ce­ro­la a fue­go sua­ve. Va­mos re­ti­ran­do se­gún va­yan es­tan­do en su pun­to, pin­chán­do­las co­mo si fue­ran un ter­tu­liano de La Sexta No­che. En un ca­zo apar­te co­ce­mos los hue­vos, con un cho­rri­to de vi­na­gre, du­ran­te unos 12 mi­nu­tos.

Con to­do atem­pe­ra­do, pe­la­mos y pi­ca­mos los ve­ge­ta­les y los hue­vos a cu­bi­tos de un cen­tí­me­tro. De­ja­mos en­friar y aña­di­mos el sal­món y el aren­que (o mo­ja­ma) tam­bién pi­ca­dos. Que to­do se mez­cle con ese es­pí­ri­tu mes­ti­zo de Conchita.

Aña­di­mos la ma­yo­ne­sa en otra la­bor su­ple­men­ta­ria de con­ju­gar tex­tu­ras y sa­bo­res. Man­da­mos to­do al fri­go y ese bol lo lle­va­mos al me­dio­día has­ta la ca­sa de Conchita, que es­ta­rá gra­ban­do de nue­vo su ver­sión de Re­sis­ti­ré.

Le de­ja­mos la ensaladill­a en la puer­ta, con una bol­sa de re­ga­ñás de Al­ca­lá de Gua­daí­ra, y un re­cuer­do de su le­jano Hel­sin­ki.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.