A LA PRI­ME­RA FA­SE CON SE­GU­RI­DAD

Huelva Informacion - - Opinión -

LOS ba­res y res­tau­ran­tes y ho­te­les de las pro­vin­cias que ha­yan pa­sa­do a la pri­me­ra fa­se de la deses­ca­la­da po­drán abrir hoy sus te­rra­zas des­pués de dos me­ses ce­rra­dos a cal y can­to, siem­pre que no se su­pere el 50% del afo­ro. Es­te sal­to ade­lan­te en el des­con­fi­na­mien­to per­mi­ti­rá re­cu­pe­rar al­go de con­fian­za y gran libertad de mo­vi­mien­tos, pe­ro el ries­go al con­ta­gio y al tan te­mi­do re­bro­te tam­bién au­men­ta­rá ex­po­nen­cial­men­te, so­bre to­do si no se res­pe­tan las res­tric­cio­nes. No to­dos los paí­ses de nues­tro en­torno con pa­re­ci­das ci­fras de po­si­ti­vos y muer­tos han de­ci­di­do abrir sus te­rra­zas al pú­bli­co, y a na­die es­ca­pa en nues­tro ca­so que si va­mos a per­mi­tir­nos el lu­jo de ta­pear en los ba­res –aún ba­jo un es­ta­do de alar­ma– se de­be más a la im­pe­rio­sa ne­ce­si­dad de reac­ti­var la eco­no­mía que al he­cho de ha­ber aco­rra­la­do al vi­rus, al­go que si­gue le­jos de la reali­dad.

En es­te con­tex­to tan de­li­ca­do, por tan­to, si ya es im­por­tan­te que em­pie­ce a fun­cio­nar cuan­to an­tes el tu­ris­mo co­mo uno de los mo­to­res que más ti­ra de la eco­no­mía an­da­lu­za, no lo es me­nos mi­ni­mi­zar ries­gos. Y, pa­ra ello, el Go­bierno cen­tral y la Jun­ta han de cla­ri­fi­car unas nor­mas y unos cri­te­rios que aún si­guen ge­ne­ran­do du­das en el sec­tor tu­rís­ti­co, en par­ti­cu­lar, y en la po­bla­ción en ge­ne­ral. La ma­yo­ría de los es­ta­ble­ci­mien­tos, de he­cho, aún es­tán pen­san­do a es­ta hora si me­re­ce la pe­na abrir, eva­luan­do cos­tes y be­ne­fi­cios, y por tan­to de­di­ca­rán los pri­me­ros días a ver­las ve­nir. Los ho­te­les, en cam­bio, a la vis­ta de las li­mi­ta­cio­nes de mo­vi­mien­tos aún vi­gen­tes, di­rec­ta­men­te han op­ta­do por es­pe­rar co­mo mí­ni­mo un par de se­ma­nas an­tes de abrir al pú­bli­co en su gran ma­yo­ría. Aque­llos que se si­túan en el li­to­ral an­da­luz lo tie­nen aún más cla­ro ha­bi­da cuen­ta de que ni es­tá per­mi­ti­do el ba­ño aún, ni pue­den re­ci­bir vi­si­tas de tu­ris­tas de otras pro­vin­cias, pe­se a que se en­cuen­tren en la mis­ma fa­se de des­con­fi­na­mien­to, con lo que el sa­cri­fi­cio ca­re­ce de mu­cho sen­ti­do.

La Jun­ta ha tras­la­da­do a los al­cal­des an­da­lu­ces la idea de inau­gu­rar la tem­po­ra­da de pla­yas el 25 de ma­yo, y ya es­tá tra­ba­jan­do en una pro­pues­ta de aper­tu­ra cu­yo bo­rra­dor se­rá en­via­do a to­dos ellos pa­ra que in­cor­po­ren sus su­ge­ren­cias an­tes de en­viar­lo al Go­bierno cen­tral. Es im­por­tan­te de­jar cla­ro el afo­ro, la dis­tan­cia de se­gu­ri­dad, los ho­ra­rios y el con­trol de los ac­ce­sos. La Jun­ta tam­bién quie­re di­fe­ren­cias en­tre pla­yas ur­ba­nas y no ur­ba­nas, don­de es más di­fí­cil con­tro­lar los afo­ros. Pe­ro, por muy bien que se con­ci­lie la se­gu­ri­dad con la eco­no­mía, y por más que se coor­di­nen las ad­mi­nis­tra­cio­nes, si ca­da cual no po­ne de su par­te se­rá muy com­pli­ca­do evitar nue­vos con­ta­gios.

A la im­por­tan­cia de reac­ti­var un sec­tor tan po­ten­te co­mo el del tu­ris­mo se une la ne­ce­si­dad de no ba­jar la guar­dia fren­te al vi­rus

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.