LA SO­CIE­DAD Y LA PRENSA SON ES­TOR­BOS

Huelva Informacion - - Opinión - CAR­LOS CO­LÓN

DES­DE la pre­gun­ta del CIS –“¿Cree que hay que man­te­ner libertad to­tal pa­ra la di­fu­sión de no­ti­cias e in­for­ma­cio­nes?”– que igua­la­ba re­des y medios de co­mu­ni­ca­ción, las com­pa­re­cen­cias de Sán­chez sin pre­gun­tas que mo­ti­va­ron la pro­tes­ta de to­da la prensa, la neu­tra­li­za­ción del Por­tal de la Trans­pa­ren­cia o lo de “mi­ni­mi­zar el cli­ma con­tra­rio a la ges­tión de cri­sis por par­te del Go­bierno” del ge­ne­ral de Guar­dia Ci­vil a la des­afor­tu­na­da in­ter­ven­ción de Simón de­fen­dien­do la opa­ci­dad, el Go­bierno ha for­za­do tan­to la es­tra­te­gia de con­ver­tir la opa­ci­dad en se­gu­ri­dad y la crí­ti­ca en des­leal­tad que ha lo­gra­do crear un in­sano cli­ma de sos­pe­cha y cris­pa­ción.

Eso sí, re­ser­ván­do­se el PSOE el de­re­cho a la crí­ti­ca co­mo de­mues­tra es­te tuit: “La vi­da y la sa­lud de los ma­dri­le­ños y ma­dri­le­ñas es lo pri­me­ro. Por de­lan­te de cálcu­los par­ti­dis­tas, eco­no­mis­tas o pro­pa­gan­dis­tas, es­tá la se­gu­ri­dad. El Go­bierno de la Co­mu­ni­dad de Madrid, ejem­plo de ges­tión in­efi­caz e irres­pon­sa­ble an­te la cri­sis del Co­vid”. De­cir lo mis­mo sus­ti­tu­yen­do ma­dri­le­ños por es­pa­ño­les y Go­bierno de la Co­mu­ni­dad de Madrid por Go­bierno de

La “so­cie­dad” y “los medios de co­mu­ni­ca­ción en par­ti­cu­lar” es­tor­ban pa­ra “tra­ba­jar con la su­fi­cien­te libertad”

Es­pa­ña ha­bría si­do til­da­do de jue­go su­cio de ba­ja po­lí­ti­ca que uti­li­za elec­to­ra­lis­ta­men­te la cri­sis. El PSOE, en cam­bio, tie­ne bu­la. Co­mo la tie­nen sus so­cios de go­bierno pa­ra es­cri­bir, co­mo hi­zo Echenique: “Cuan­do Pa­blo Ca­sa­do ame­na­za con no apo­yar el es­ta­do de alar­ma, es­tá ame­na­zan­do con pro­vo­car un re­bro­te, el co­lap­so del sis­te­ma sa­ni­ta­rio y mi­les de muer­tos”.

Cuan­do le pre­gun­ta­ron a Fer­nan­do Simón por los nom­bres de los do­ce ex­per­tos que ase­so­ran al Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad con­tes­tó: “Las pre­sio­nes que su­fre cual­quier per­so­na de la que se da el nom­bre, de la so­cie­dad en ge­ne­ral y de los medios de co­mu­ni­ca­ción en par­ti­cu­lar, aca­ba ha­cien­do muy di­fí­cil que pue­da tra­ba­jar con la su­fi­cien­te libertad, por lo tan­to, si me per­mi­ten, no voy a dar nom­bres”. No es na­da nue­vo en Es­pa­ña. Fran­co ya sa­bía que la “so­cie­dad en ge­ne­ral” y “los medios de co­mu­ni­ca­ción en par­ti­cu­lar” son un es­tor­bo pa­ra “tra­ba­jar con la su­fi­cien­te libertad”. Su libertad exi­gía la anu­la­ción de las li­ber­ta­des de los ciu­da­da­nos y de la prensa. Pe­ro sí es al­go nue­vo en una de­mo­cra­cia. Sal­vo que lo ha­gan ellos, cla­ro. Se pue­de de­cir de Sán­chez lo que en The Guar­dian ha di­cho un ase­sor cien­tí­fi­co de John­son: “Es­te Go­bierno ha fa­lla­do a la hora de ad­mi­tir crí­ti­cas, cuan­do re­sul­ta ob­vio que se co­me­tie­ron erro­res”.

cco­lon@gru­po­joly.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.