Un re­gre­so con mu­chas in­cóg­ni­tas

● La Bun­des­li­ga se pre­pa­ra pa­ra que el ba­lón vuel­va a ro­dar es­te fin de se­ma­na sin pú­bli­co

Huelva Informacion - - Deportes - Ro­dri­go Zu­le­ta (Efe) BER­LÍN

La Bun­des­li­ga se pre­pa­ra pa­ra reanu­dar la tem­po­ra­da el pró­xi­mo sá­ba­do, con partidos a puer­ta ce­rra­da, en me­dio de du­das y te­mo­res y, a la vez, con el con­ven­ci­mien­to de que ter­mi­nar el cam­peo­na­to es de vi­tal im­por­tan­cia pa­ra mu­chos de los clu­bes de la Primera y Se­gun­da.

Los te­mo­res tie­nen que ver, en pri­mer lu­gar, con el pe­li­gro de con­ta­gio. El de­fen­sa Ne­ved Su­bo­tic, del Unión Ber­lín, ad­mi­tió “un mie­do in­terno” an­tes de re­ini­ciar los en­tre­na­mien­tos en gru­po con su equi­po. Aun­que el za­gue­ro es el úni­co ju­ga­dor que se ha ex­pre­sa­do abier­ta­men­te al res­pec­to, es de su­po­ner que mu­chos otros sien­ten al­go si­mi­lar en ma­yor o me­nor gra­do.

En­tre las du­das es­tá la que sus­ci­ta el he­cho de que pue­de ha­ber in­ci­den­cias que ha­gan caer el plan de la Li­ga Ale­ma­na de Fút­bol (DFL) co­mo un castillo de nai­pes.

Has­ta aho­ra só­lo hay un equi­po –el Di­na­mo Dres­de, de Se­gun­da Di­vi­sión– que, tras dos po­si­ti­vos, ha te­ni­do que en­trar en una cua­ren­te­na de dos se­ma­nas, lo que obli­ga a apla­zar sus partidos de las dos pró­xi­mas jor­na­das.

El di­rec­tor ad­mi­nis­tra­ti­vo de la DFL, Christian Sei­fert, sub­ra­yó que el ca­so del Dres­de no po­ne en du­da la con­ti­nui­dad de la tem­po­ra­da y que só­lo afec­ta dos partidos de 81 que que­dan pen­dien­tes.

Sin em­bar­go, es­tá cla­ro que si los ca­sos se acu­mu­lan pue­de lle­gar­se a una si­tua­ción en que la con­ti­nua­ción de los dos tor­neos se­ría al­go caó­ti­co.

Los equi­pos han en­tra­do en con­cen­tra­cio­nes, con con­di­cio­nes si­mi­la­res a la de una cua­ren­te­na de gru­po, de ca­ra a la jor­na­da del fin del se­ma­na. Lo que les es­pe­ra es al­go com­ple­ta­men­te iné­di­to, que es, en el me­jor de los ca­sos, nue­ve jor­na­das a puer­ta ce­rra­da en la primera Bun­des­li­ga con po­cos en­tre­na­mien­tos en gru­po tras dos me­ses de prác­ti­cas in­di­vi­dua­les o en gru­pos re­du­ci­dos.

Pa­ra na­die es un se­cre­to que la si­tua­ción ha­ce que el pe­li­gro de le­sio­nes au­men­te, co­mo lo han ve­ni­do se­ña­lan­do di­ver­sos es­pe­cia­lis­tas. Así lo in­di­có por ejem­plo el ex pre­pa­ra­dor fí­si­co del Bo­rus­sia Dort­mund y del Stutt­gart Christian Ko­lod­ziej en de­cla­ra­cio­nes a la revista Kic­ker.

La ma­yo­ría de los ju­ga­do­res afir­man es­tar en bue­na for­ma fí­si­ca tras ha­ber­se ejer­ci­ta­do per­ma­nen­te­men­te las úl­ti­mas se­ma­nas, pe­ro, se­gún Ko­lod­ziej, en un par­ti­do hay co­sas co­mo cambios de rit­mo o de di­rec­ción que di­fí­cil­men­te se pue­den en­tre­nar en so­li­ta­rio.

Los equi­pos vol­vie­ron a en­tre­nar­se en gru­po en dis­tin­tos mo­men­tos, de­bi­do a las di­ver­sas nor­mas que re­gían en los di­fe­ren­tes es­ta­dos fe­de­ra­dos, lo que pue­de re­pre­sen­tar una ven­ta­ja pa­ra al­gu­nos.

En to­do ca­so, tras dos me­ses de pau­sa, se es­pe­ra la reanu­da­ción del tor­neo con una mez­cla de en­tu­sias­mo y cu­rio­si­dad, en al­gu­nos, y es­cep­ti­cis­mo y crí­ti­cas, en otros. Los re­pre­sen­tan­tes de la Bun­des­li­ga vi­ven or­gu­llo­sos de que en Ale­ma­nia los es­ta­dios sue­len es­tar lle­nos. Aho­ra, por la pan­de­mia, se ten­drá que ju­gar sin pú­bli­co.

Com­ple­tar la cam­pa­ña es de vi­tal im­por­tan­cia pa­ra mu­chos clu­bes de Primera y Se­gun­da

FRIEDEMANN VO­GEL / EFE

Un ope­ra­rio tra­ba­ja so­bre el cés­ped del Sig­nal Idu­na Park, es­ta­dio del Bo­rus­sia Dort­mund.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.