LA ATEN­CIÓN PRI­MA­RIA Y EL CO­VID-19

Huelva Informacion - - Opinión - Pro­fe­sor de Fi­lo­so­fía y di­rec­tor del Cen­tro Me­di­te­rrá­neo ÓS­CAR BARROSO FERNÁNDEZ

EN los úl­ti­mos dos me­ses, ha sur­gi­do una nue­va ima­gen del hé­roe en el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo es­pa­ñol: el de to­das aque­llas sa­ni­ta­rias que du­ran­te se­ma­nas, y a me­nu­do de for­ma vo­lun­ta­ria, han aten­di­do a los en­fer­mos de Co­vid-19 en los hos­pi­ta­les. Aun­que en mu­chos ca­sos es­tas pro­fe­sio­na­les pro­ce­dían de los ser­vi­cios de Aten­ción Pri­ma­ria (AP), la ima­gen po­pu­la­ri­za­da por los me­dios ha ocul­ta­do el im­por­tan­te pa­pel que ha desem­pe­ña­do la AP en el diag­nós­ti­co de ca­sos, el con­trol domiciliar­io, la aten­ción te­le­fó­ni­ca, la in­for­ma­ción a las fa­mi­lias o el cui­da­do de los an­cia­nos en las re­si­den­cias. In­clu­so, el va­lor de la AP ha si­do a me­nu­do ve­la­do de for­ma in­ten­cio­nal, co­mo en el ca­so de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid, don­de se ce­rra­ron cen­tros de sa­lud pa­ra en­viar a las pro­fe­sio­na­les a hos­pi­ta­les de cam­pa­ña; qui­zás, con la in­ten­ción de des­ha­cer­se de­fi­ni­ti­va­men­te de ellos. Por for­tu­na, es­to no se­rá po­si­ble por aho­ra, ya que el Go­bierno central ha caí­do en la cuenta de la la­bor im­pres­cin­di­ble que ha de desem­pe­ñar la AP a par­tir de la re­ti­ra­da de las me­di­das de con­fi­na­mien­to.

Efec­ti­va­men­te, se quie­re ha­cer de­pen­der de la AP la vi­gi­lan­cia de po­si­bles re­pun­tes, la rea­li­za­ción de prue­bas diag­nós­ti­cas, el ac­ce­so de la po­bla­ción a los tra­ta­mien­tos e, in­clu­so, las la­bo­res de in­for­ma­ción y educación. Pe­ro la cues­tión es si tras dé­ca­das de mal­tra­to por par­te de los ges­to­res pú­bli­cos, y más allá del in­cues­tio­na­ble va­lor de sus re­cur­sos hu­ma­nos, la AP es­tá en con­di­cio­nes de cumplir es­ta fun­ción.

Son va­rias las ten­den­cias que nos obli­gan a plan­tear es­ta duda.

En primer lugar, po­de­mos ha­cer re­fe­ren­cia a la pau­la­ti­na trans­for­ma­ción de la so­cie­dad a la que se apli­can las po­lí­ti­cas sa­ni­ta­rias, en un aglo­me­ra­do de clien­tes­con­su­mi­do­res, fuer­te­men­te in­fluen­cia­dos por unos in­tere­ses, los de la in­dus­tria sa­ni­ta­ria, que fo­men­tan una me­di­ca­li­za­ción irra­cio­nal y un uso irres­pon­sa­ble de los re­cur­sos sa­ni­ta­rios, al mis­mo tiem­po que ha­cen in­vi­si­bles los va­lo­res de la AP.

La se­gun­da ten­den­cia es el hos­pi­ta­lo­cen­tris­mo, en par­te oca­sio­na­do por la con­cep­ción con­su­mis­ta de la sa­ni­dad. Qué duda ca­be que pa­ra un ges­tor po­lí­ti­co es mu­cho más ren­ta­ble elec­to­ral­men­te la aper­tu­ra de un nue­vo hos­pi­tal que el ar­duo y si­len­cio­so tra­ba­jo de for­ta­le­ci­mien­to de la AP. Pe­ro, ade­más, en el pro­ce­so de pri­va­ti­za­ción de la sa­ni­dad, los cen­tros de sa­lud cons­ti­tu­yen un obs­tácu­lo a su­pe­rar.

En ter­cer lugar, hay que men­cio­nar el ge­ren­cia­lis­mo: la apli­ca­ción de los mo­de­los de ges­tión de las em­pre­sas pri­va­das a los ser­vi­cios pú­bli­cos que, ba­jo la apa­rien­cia de neu­tra­li­dad ideo­ló­gi­ca y efi­ca­cia cien­tí­fi­ca, ha­cen ga­la de una su­pues­ta op­ti­mi­za­ción de re­cur­sos. El ge­ren­cia­lis­mo ela­bo­ra com­ple­jos sis­te­mas de eva­lua­ción de la ca­li­dad con el úni­co ob­je­ti­vo de con­fir­mar el éxi­to de sus pro­pias con­sig­nas eco­no­mi­cis­tas. En lo que se re­fie­re al sis­te­ma de sa­lud pú­bli­ca, de­ja fue­ra el com­po­nen­te hu­ma­nis­ta, tan im­por­tan­te en la AP, des­aten­dien­do la éti­ca profesiona­l o a la pro­xi­mi­dad al pa­cien­te y su cir­cuns­tan­cia vi­tal. El ge­ren­cia­lis­mo da lugar a un sis­te­ma je­rar­qui­za­do e in­con­tes­ta­ble de ges­tión, so­me­te a la profesiona­l a una bu­ro­cra­cia inú­til que sos­pe­cha con­ti­nua­men­te de ella y le obli­ga a mos­trar una ad­he­sión in­con­di­cio­nal.

Por úl­ti­mo, es ob­vio que en la AP las mujeres son ma­yo­ría. La his­to­ria nos de­mues­tra que la fe­mi­ni­za­ción del tra­ba­jo fa­ci­li­ta su de­va­lua­ción: la ima­gen cul­tu­ral de la mu­jer, ha­bi­tua­da por el pa­triar­ca­do a so­por­tar las car­gas sin le­van­tar la voz, pa­re­ce fa­ci­li­tar la la­bor. En con­se­cuen­cia, las con­di­cio­nes la­bo­ra­les de las pro­fe­sio­na­les de la AP son ca­da vez más pau­pé­rri­mas.

En es­ta si­tua­ción, so­bra decir que si la AP ha re­sis­ti­do has­ta hoy no ha si­do gra­cias a nues­tros ges­to­res y po­lí­ti­cos, sino a mi­les de es­pe­cia­lis­tas que du­ran­te dé­ca­das se han en­tre­ga­do con vo­ca­ción y en­tu­sias­mo a una pro­fe­sión ca­da vez más de­va­lua­da. Pe­ro es­ta vo­ca­ción y es­te en­tu­sias­mo no son in­fi­ni­tos, lo que ex­pli­ca que en los úl­ti­mos años los cen­tros de sa­lud se ha­yan re­sen­ti­do gra­ve­men­te en el úni­co re­cur­so que los man­te­nía en pie: el hu­mano.

Si que­re­mos una AP de ca­li­dad, con ca­pa­ci­dad pa­ra res­pon­der a los desafíos del Co­vid-19, no es su­fi­cien­te con aplau­dir du­ran­te unas se­ma­nas el he­roís­mo de sus pro­fe­sio­na­les. De­be­mos de­fen­der, co­mo ciu­da­da­nos res­pon­sa­bles, su for­ta­le­ci­mien­to, exi­gien­do a los di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos una ade­cua­da do­ta­ción pre­su­pues­ta­ria y una mo­di­fi­ca­ción de los sis­te­mas de ges­tión que los ha­ga más horizontal­es y sen­si­bles a las de­man­das y su­ge­ren­cias de nues­tras mé­di­cas y en­fer­me­ras.

Qué duda ca­be que pa­ra un po­lí­ti­co es mu­cho más ren­ta­ble la inau­gu­ra­ción de un hos­pi­tal que el ar­duo y si­len­cio­so tra­ba­jo de for­ta­le­ci­mien­to de la Aten­ción Pri­ma­ria

ROSELL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.