Con­de­na de dos años al de­nun­cian­te de las fac­tu­ras fal­sas de UGT-A

Huelva Informacion - - Andalucía - Jor­ge Mu­ñoz SE­VI­LLA

El ex tra­ba­ja­dor de UGT-A Ro­ber­to Ma­cías, que de­nun­ció pre­sun­tas prác­ti­cas co­rrup­tas que die­ron lu­gar al ca­so de las fac­tu­ras fal­sas en es­ta or­ga­ni­za­ción sin­di­cal, ha si­do con­de­na­do a dos años de pri­sión por un de­li­to de des­cu­bri­mien­to y re­ve­la­ción de se­cre­tos, por ha­ber­se apo­de­ra­do de abun­dan­te do­cu­men­ta­ción que lue­go fil­tró a la pren­sa.

La sen­ten­cia del Juz­ga­do de lo Pe­nal nú­me­ro 15 de Se­vi­lla, a la que tu­vo ac­ce­so es­te pe­rió­di­co, con­de­na al ex tra­ba­ja­dor a una pe­na in­fe­rior a los tres y cua­tro años que pe­dían, res­pec­ti­va­men­te, la Fis­ca­lía de Se­vi­lla y la acu­sa­ción par­ti­cu­lar que ejer­ce la UGTA, al apre­ciar una cir­cuns­tan­cia ate­nuan­te de di­la­cio­nes in­de­bi­das, por los más de cin­co años que han transcurri­do des­de que se ini­ció la in­ves­ti­ga­ción has­ta la ce­le­bra­ción del jui­cio.

El sin­di­ca­to ha­bía pe­di­do ade­más que se le im­pu­sie­ra el pa­go de 60.000 eu­ros por el “da­ño mo­ral” cau­sa­do, pe­ro la juez con­si­de­ra que el mis­mo no pue­de pre­su­mir­se, sino que “ha de que­dar pro­ba­do, no só­lo el da­ño en sí, sino tam­bién su im­por­te”, y se­ña­la que no se ha prac­ti­ca­do prue­ba al­guno de ese da­ño, por lo que no se pro­nun­cia en la sen­ten­cia.

En cuan­to a los he­chos que se de­cla­ran pro­ba­dos, la ma­gis­tra­da se­ña­la que Ro­ber­to Ma­cías, que tra­ba­jó co­mo ad­mi­nis­tra­ti­vo pa­ra el sin­di­ca­to en­tre 2008 y 2012 en la de­no­mi­na­da Cen­tral de Com­pras, se apo­de­ró el 7 de no­viem­bre de 2012, so­bre las 17:02, de un to­tal de 22.500 ar­chi­vos o fi­che­ros in­for­má­ti­cos, que fue­ron ex­traí­dos del ser vi­dor de da­tos y co­pia­dos a un dis­po­si­ti­vo USB, que lue­go vol­có en un dis­co du­ro.

Es­tos ar­chi­vos, se­ña­la la sen­ten­cia, con­te­nían “in­for­ma­ción re­ser­va­da y sen­si­ble del re­fe­ri­do sin­di­ca­to”, en­tre las que se en­con­tra­ban fac­tu­ras emi­ti­das por di­ver­sos pro­vee­do­res de UGT-A, co­mo las mer­can­ti­les Pi­ne­da, Ase­so­res de viajes, Lien­zo Gráfico, Chav­sa, Pu­bli­car, Sio­sa y Viajes Ma­ca­re­na, así co­mo do­cu­men­ta­ción re­la­ti­va a los de­no­mi­na­dos Ra­pel y Bo­tes, me­ca­nis­mos con los que la Fis­ca­lía An­ti­co­rrup­ción con­si­de­ra que se co­me­tió el frau­de de las fac­tu­ras fal­sas por par­te de la an­ti­gua cú­pu­la de la UGT-A, a la que re­cien­te­men­te se ha abier­to jui­cio oral.

El acu­sa­do “se apo­de­ró sin con­sen­ti­mien­to al­guno de UGTA y dis­pu­so pa­ra fi­nes aje­nos al

Que­ría “de­nun­ciar pú­bli­ca­men­te” pe­ro no fue a la Po­li­cía o al fis­cal, por lo que no le apli­ca la di­rec­ti­va eu­ro­pea de los de­nun­cian­tes

El acu­sa­do co­no­cía que esas fac­tu­ras y co­rreos eran “ab­so­lu­ta­men­te com­pro­me­te­do­res”

desem­pe­ño de sus fun­cio­nes, su­mi­nis­trán­do­la, al me­nos par­cial­men­te, a di­ver­sos me­dios de co­mu­ni­ca­ción”.

La de­fen­sa del acu­sa­do ha­bía pe­di­do que se apli­ca­ra la di­rec­ti­va eu­ro­pea des­ti­na­da a pro­te­ger a los whistle­blo­wers o de­nun­cian­tes de corrupción, pe­ro la sen­ten­cia con­si­de­ra que es­ta di­rec­ti­va “aun no for­ma par­te pro­pia­men­te de nues­tro de­re­cho in­terno, pues es­tá pen­dien­te de su trans­po­si­ción al de­re­cho na­cio­nal” y ade­más la juez con­si­de­ra que la mis­ma “pre­vé unos con­cre­tos ca­na­les de de­nun­cia, que pue­den ser in­ter­nos, es­to es, den­tro de la pro­pia en­ti­dad, o ex­ter­nos, an­te las au­to­ri­da­des com­pe­ten­tes”.

Asi­mis­mo, la juez aña­de que la di­rec­ti­va bus­ca la pro­tec­ción de los de­nun­cian­tes que reali­cen re­ve­la­cio­nes pú­bli­cas, pe­ro “exi­gien­do pa­ra ello que la per­so­na ha­ya de­nun­cia­do pri­me­ro por ca­na­les in­ter­nos o ex­ter­nos, sin que se ha­yan to­ma­do me­di­das apro­pia­das al res­pec­to”.

Por ello, cree que los he­chos que se atri­bu­yen a Ro­ber­to Ma­cías cons­ti­tu­yen un de­li­to de des­cu­bri­mien­to y re­ve­la­ción de se­cre­tos. La juez aña­de que el ma­ne­jo de la in­for­ma­ción con­te­ni­da en los ar­chi­vos o fi­che­ros que se lle­vó no se reali­zó co­mo con­se­cuen­cia de la cos­tum­bre que te­nía de “lle­var­se tra­ba­jo a ca­sa que hu­bie­ra de ter­mi­nar”, pues “en to­do ca­so se pro­du­jo con pos­te­rio­ri­dad a su des­pi­do”. Di­ce la juez que el pro­pio acu­sa­do ha re­co­no­ci­do que esas fac­tu­ras, co­rreos elec­tró­ni­cos y de­más do­cu­men­tos a los que ha­bía te­ni­do ac­ce­so du­ran­te su tra­ba­jo en la cen­tral de com­pras “eran ab­so­lu­ta­men­te com­pro­me­te­do­res pa­ra las per­so­nas a las que ha­cían re­fe­ren­cia o ha­bían te­ni­do al­gún ti­po de in­ter­ven­ción o res­pon­sa­bi­li­dad en las mis­mas, has­ta el pun­to in­clu­so de de­ri­var­les res­pon­sa­bi­li­dad cri­mi­nal”.

Pa­ra la ma­gis­tra­da, re­sul­ta ade­más de­ci­si­vo pa­ra apre­ciar la co­mi­sión del de­li­to que el pro­pio acu­sa­do reconozca que su in­ten­ción era “de­nun­ciar pú­bli­ca­men­te” es­tos de­li­tos, mo­ti­vo por el que “ofre­ció di­cha in­for­ma­ción a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, si bien no a la Po­li­cía, Juz­ga­dos o Fis­ca­lía, ya que só­lo aque­llos le me­re­cían con­fian­za, se­gún sus pro­pias pa­la­bras y pa­ra evi­tar po­si­bles re­pre­sa­lias de la que con­si­de­ra es una or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal”.

JO­SÉ ÁN­GEL GAR­CÍA

Una con­cen­tra­ción de apo­yo al de­nun­cian­te de UGT-A, aho­ra con­de­na­do por el Juz­ga­do de lo Pe­nal 15 de Se­vi­lla.

JO­SÉ ÁN­GEL GAR­CÍA

Ro­ber­to Ma­cías.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.