Una edu­ca­ción es­pe­cial e in­te­gra­do­ra

Pa­dres y do­cen­tes de niños con dis­ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual va­lo­ran la la­bor que rea­li­zan los co­le­gios es­pe­cia­li­za­dos

Huelva Informacion - - Panorama - Ara­ce­li Gue­de

En 2005, Fran­cia apro­bó una ley pa­ra prio­ri­zar la es­co­la­ri­za­ción de los alum­nos con dis­ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual en la edu­ca­ción or­di­na­ria. Quin­ce años des­pués, en oc­tu­bre, el dia­rio Le Pa­ri­sien po­nía ros­tro a la situación de mu­chas fa­mi­lias que se han vis­to obli­ga­das a ma­tri­cu­lar a sus hi­jos en Bél­gi­ca por la fal­ta de es­truc­tu­ras ade­cua­das pa­ra niños con au­tis­mo en su país.

En Es­pa­ña, el pro­yec­to de ley pa­ra una nue­va re­for­ma edu­ca­ti­va ha sus­ci­ta­do el te­mor a que pue­da ocu­rrir aquí al­go pa­re­ci­do. La mi­nis­tra de Edu­ca­ción, Isa­bel Ce­laá, lo ha ne­ga­do con “ro­tun­di­dad”, pe­ro mu­chos pa­dres creen que el ob­je­ti­vo es aca­bar con los co­le­gios es­pe­cia­li­za­dos. La pla­ta­for­ma Edu­ca­ción In­clu­si­va Sí, Es­pe­cial Tam­bién, for­ma­da por per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual, fa­mi­lia­res y do­cen­tes, ce­le­bró una ma­ni­fes­ta­ción en fe­bre­ro de 2019 exi­gien­do la eli­mi­na­ción de la dis­po­si­ción cuar­ta de la co­no­ci­da co­mo Ley Ce­laá.

La ci­ta­da dis­po­si­ción es­ta­ble­ce que en diez años “el Go­bierno, con las ad­mi­nis­tra­cio­nes edu­ca­ti­vas, desa­rro­lla­rá un plan pa­ra que los cen­tros or­di­na­rios cuen­ten con los re­cur­sos ne­ce­sa­rios pa­ra aten­der al alum­na­do con dis­ca­pa­ci­dad”. Aña­de que esas ad­mi­nis­tra­cio­nes “pres­ta­rán el apo­yo ne­ce­sa­rio a los cen­tros de Edu­ca­ción Es­pe­cial pa­ra que es­tos, ade­más de es­co­la­ri­zar a los alum­nos y alum­nas que re­quie­ran una aten­ción muy es­pe­cia­li­za­da, desem­pe­ñen la fun­ción de cen­tros de re­fe­ren­cia y apo­yo pa­ra los or­di­na­rios”.

El tex­to no ex­pre­sa el cie­rre de ins­ta­la­cio­nes pe­ro la pla­ta­for­ma in­ter­pre­ta que li­mi­tar esos cen­tros “úni­ca­men­te” a quie­nes re­quie­ran una aten­ción muy es­pe­cia­li­za­da su­pon­drá en la prác­ti­ca eli­mi­nar la ma­yo­ría “ar­bi­tra­ria­men­te”. “No ha­blan de cie­rre por­que se­ría muy brus­co pe­ro hay mu­chas ma­ne­ras de ce­rrar. Pue­des no de­ri­var a niños, no des­ti­nar re­cur­sos y as­fi­xiar­los… pue­des ha­cer­lo de for­ma ac­ti­va o pa­si­va. El in­for­me de la ONU ins­ta a in­ci­dir en la va­lo­ra­ción psi­co­pe­da­gó­gi­ca que se rea­li­za a es­tos niños pa­ra ya en esa va­lo­ra­ción no de­ri­var­los”, aler­ta una maes­tra con vein­te años de ca­rre­ra, la mi­tad dan­do apo­yo a niños en cen­tros or­di­na­rios y la otra mi­tad en cen­tros es­pe­cí­fi­cos.

El in­for­me de Na­cio­nes Uni­das fue ela­bo­ra­do por el Co­mi­té so­bre los De­re­chos de las Per­so­nas con Dis­ca­pa­ci­dad en 2017. En él se advierte de que “la se­gre­ga­ción y la ex­clu­sión de los es­tu­dian­tes con dis­ca­pa­ci­da­des de la edu­ca­ción ge­ne­ral equi­va­le a vio­la­cio­nes gra­ves de su de­re­cho a la edu­ca­ción”.

El Co­mi­té Es­pa­ñol de Re­pre­sen­tan­tes de Per­so­nas con Dis­ca­pa­ci­dad (Cermi) exi­ge la im­plan­ta­ción de un úni­co mo­de­lo en el que sea es­co­la­ri­za­do to­do el alum­na­do con dis­ca­pa­ci­dad, “una obligación le­gal de la Con­ven­ción In­ter­na­cio­nal de los De­re­chos de las Per­so­nas con Dis­ca­pa­ci­dad [ra­ti­fi­ca­da por Es­pa­ña] y que la le­gis­la­ción edu­ca­ti­va es­pa­ño­la re­co­ge ca­si co­mo un brin­dis al sol”. El co­mi­té acla­ra que no bus­ca “li­qui­dar nin­gu­na es­truc­tu­ra edu­ca­ti­va que apor­te va­lor a la edu­ca­ción de las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad” y que no se tra­ta de des­apro­ve­char el “enor­me ta­len­to” de los cen­tros es­pe­cí­fi­cos y sus pro­fe­sio­na­les, sino de que con­tri­bu­yan con su “enor­me ex­pe­rien­cia” al sis­te­ma in­clu­si­vo.

“Pa­ra nues­tros chi­cos la com­pren­sión so­cial es un hán­di­cap muy im­por­tan­te. Hay niños que en un en­torno or­di­na­rio no en­tien­den qué ocu­rre, no to­le­ran el rui­do, la ra­pi­dez... y eso les ge­ne­ra frus­tra­ción», con­cre­ta Ana Co­go­llu­do, orien­ta­do­ra en Au­ca­vi Sur, un cen­tro con­cer­ta­do es­pe­cia­li­za­do en el tras­torno del espectro au­tis­ta que im­pul­sa la in­te­gra­ción de sus alum­nos en fun­ción de sus po­si­bi­li­da­des. “Pa­sa­mos po­co tiem­po en cla­se. Abo­ga­mos por la in­clu­sión se­gún las ca­rac­te­rís­ti­cas de ca­da uno, que desa­rro­llen ha­bi­li­da­des que fa­vo­rez­can su in­te­gra­ción en la so­cie­dad te­nien­do en cuen­ta sus re­cur­sos y sus de­bi­li­da­des”, aña­de.

Esa aten­ción in­di­vi­dua­li­za­da y la for­ma­ción del pro­fe­so­ra­do son otras de las for­ta­le­zas que se ex­po­nen en la de­fen­sa de los cen­tros de Edu­ca­ción Es­pe­cial, don­de el nú­me­ro de alum­nos por aula ron­da los cin­co y don­de los pro­fe­sio­na­les de­ben aten­der to­das sus ne­ce­si­da­des, des­de las cu­rri­cu­la­res a las mé­di­cas pa­san­do por las fi­sio­ló­gi­cas. Ac­tual­men­te las es­cue­las or­di­na­rias no es­tán pre­pa­ra­das pa­ra abor­dar esos re­que­ri­mien­tos y se du­da de que se pu­die­sen des­ti­nar los re­cur­sos ne­ce­sa­rios pa­ra do­tar­las su­fi­cien­te­men­te. El pro­yec­to de ley en de­ba­te ca­re­ce de me­mo­ria pre­su­pues­ta­ria en un con­tex­to que se com­pli­ca a raíz de la cri­sis ge­ne­ra­da por el co­ro­na­vi­rus.

La pla­ta­for­ma de las fa­mi­lias de los alum­nos te­me una eli­mi­na­ción de cen­tros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.