CANSADOS DE ES­TE CANSANCIO

Huelva Informacion - - La crisis del coronaviru­s - MA­NUEL BAREA

AQUEL ben­di­to cansancio, cuán­to se echa de me­nos. Era aquel cansancio un pro­ce­so que an­ti­ci­pa­ba, lo sa­bía­mos, un ins­tan­te re­pa­ra­dor, que va­ti­ci­na­ba una re­la­ja­ción que sa­bía­mos que lle­ga­ría y por la que no ha­bía que te­ner nin­gu­na prisa. Era un cansancio que ha­bía­mos fir­ma­do en un con­tra­to por el que ten­dría­mos de­re­cho a dis­fru­tar de al­go que tal vez sea lo más pa­re­ci­do a la paz, a ce­rrar los ojos al fi­nal del día, ya en ple­na no­che, y a echar ai­re y a re­no­var­lo en un pro­fun­do sus­pi­ro. Era un cansancio que ha­bía si­do vi­vi­do con in­ten­si­dad y que nos ha­bía abru­ma­do y al que ha­bía­mos res­pon­di­do con ca­da ner­vio, hue­so y múscu­lo de nues­tro cuer­po y del que, hay que de­cir­lo, dis­fru­tá­ba­mos. Era un cansancio tra­ba­ja­do. Un cansancio for­ja­do a ma­cha­mar­ti­llo. Un cansancio que nos ha­bía­mos ga­na­do a pul­so. Un cansancio del que sen­tir­se or­gu­llo­so. Un cansancio me­re­ci­do. Un cansancio que nos dis­po­nía pa­ra ser re­pe­ti­do. Un cansancio que sa­bía­mos que vol­ve­ría. Era ese cansancio que te des­po­ja­ba de vi­cios y de ca­pri­chos y de frus­le­rías. Era un cansancio que tam­bién im­pri­mía ca­rác­ter. El úni­co cansancio que ha­ce que las pa­la­bras “Es­toy can­sa­do” sue­nen reales y ver­da­de­ras, que no sea una fra­se he­cha.

Cuán­tas ve­ces es una im­pos­tu­ra. Cuán­tas ve­ces se di­ce por de­cir. Cuán­tas ve­ces las di­ce al­guien que se sien­te can­sa­do des­de que na­ció y que sa­lió del vien­tre de su ma­dre por­que lo obli­ga­ron a aso­mar­se y en­ton­ces lo trin­ca­ron. Es al­guien que no sien­te ni ha sen­ti­do nun­ca el cansancio que pro­por­cio­na la vi­da mis­ma.

Por eso nun­ca ha sa­bi­do lo que es el des­can­so. Lo que sien­te tie­ne otro nom­bre.

Tam­po­co es aquel cansancio lo que mu­chos sen­ti­mos es­tos días. Ha­ce ya de­ma­sia­do (va pa­ra dos me­ses y me­dio, me pa­re­ce; es un cansancio que tam­bién te im­pi­de cal­cu­lar con acier­to, un cansancio que ha aca­ba­do con la me­di­da y el pe­so de las co­sas). No es el cansancio pa­ci­fi­ca­dor que nos res­tau­ra y nos po­ne en el mun­do al fi­nal de la jor­na­da. Es otro muy dis­tin­to. Lo mis­mo te aplas­ta que te res­que­bra­ja. No hay paz con es­te cansancio. A ve­ces lo com­prue­bas con­ti­go mis­mo y otras con los de­más. Es un cansancio

que te obli­ga a es­tar en pie de gue­rra to­do el tiem­po, co­mo al ace­cho, con la fa­ti­go­sa e irri­ta­ble sos­pe­cha de que en cual­quier mo­men­to pue­de pa­sar al­go te­rri­ble y al mis­mo tiem­po con la ex­te­nuan­te cer­te­za de que un día y otro día y otro día y otro más no pa­sa na­da o pa­sa siem­pre lo mis­mo, den­tro de un ca­len­da­rio con me­ses sin nom­bres y sin nú­me­ros y con se­ma­nas des­or­de­na­das sin prin­ci­pio ni fin, jor­na­das in­abar­ca­bles sin aque­lla vie­ja ru­ti­na que aho­ra tan­to año­ra­mos, aque­lla ru­ti­na con la que nos can­sá­ba­mos tan a gus­to, ase­si­na­da por el vi­rus y sus­ti­tui­da por otra, por una ru­ti­na cruel y per­ver­sa que se de­lei­ta y se re­go­dea al ver­nos tan har­tos, víc­ti­mas de un cansancio que no he­mos bus­ca­do, que ella nos ha im­pues­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.