La epi­lep­sia su­ma ca­da año en Es­pa­ña unos 20.000 nue­vos ca­sos

● Es la se­gun­da pa­to­lo­gía neu­ro­ló­gi­ca en años de vi­da po­ten­cial­men­te per­di­dos o vi­vi­dos con dis­ca­pa­ci­dad ● El 25% de los pa­cien­tes no res­pon­den a los tra­ta­mien­tos dis­po­ni­bles

Huelva Informacion - - Salud Y Bienestar - R. S. B.

Es una de las en­fer­me­da­des neurológic­as más co­mu­nes y que se ca­rac­te­ri­za por la pre­dis­po­si­ción del ce­re­bro pa­ra ge­ne­rar cri­sis epi­lép­ti­cas. Unas 400.000 per­so­nas pa­de­cen en Es­pa­ña epi­lep­sia, la se­gun­da pa­to­lo­gía neu­ro­ló­gi­ca en años de vi­da po­ten­cial­men­te per­di­dos o vi­vi­dos con dis­ca­pa­ci­dad. Y es que, a pe­sar de que se tra­ta de una en­fer­me­dad que dis­po­ne de tra­ta­mien­to, su ta­sa de mor­ta­li­dad es en­tre 2 y 3 ve­ces ma­yor que la de la po­bla­ción ge­ne­ral y el 60% de los pa­cien­tes aso­cian tras­tor­nos psi­quiá­tri­cos, neu­ro­ló­gi­cos o in­te­lec­tua­les. Son da­tos que la la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Neu­ro­lo­gía (SEN) ha que­ri­do sub­ra­yar con mo­ti­vo de la ce­le­bra­ción ma­ña­na do­min­go 24 de ma­yo del Día Mun­dial de la Epi­lep­sia.

Ca­da año se diag­nos­ti­can en Eu­ro­pa unos 400.000 nue­vos ca­sos, unos 20.000 en Es­pa­ña, aun­que se es­ti­ma que po­dría ser más, tan­to por el al­to nú­me­ro de diag­nós­ti­cos fal­sos po­si­ti­vos (un 18%) co­mo por la exis­ten­cia de un por­cen­ta­je im­por­tan­te de pa­cien­tes sin diag­nos­ti­car. Es­to ha­ce que, en al­gu­nos ca­sos, el re­tra­so en el diag­nós­ti­co de es­ta pa­to­lo­gía pue­da al­can­zar los 10 años, prin­ci­pal­men­te por­que has­ta un 25% de las cri­sis pue­dan pa­sar inad­ver­ti­das tan­to por los pa­cien­tes co­mo por sus fa­mi­lia­res.

“Hay que te­ner en cuen­ta que uno de los ma­yo­res obs­tácu­los al diag­nos­ti­car una epi­lep­sia ra­di­ca en que las cri­sis son fe­nó­me­nos tran­si­to­rios que ocu­rren re­la­ti­va­men­te con po­ca fre­cuen­cia y pue­den pa­sar des­aper­ci­bi­das o no ser bien iden­ti­fi­cas por los pa­cien­tes, por sus fa­mi­lia­res o in­clu­so por el per­so­nal sa­ni­ta­rio. Ade­más, exis­ten otros even­tos clí­ni­cos, co­mo por ejem­plo sín­co­pes o cri­sis no epi­lép­ti­cas, que pue­den te­ner una apa­rien­cia si­mi­lar a las cri­sis epi­lép­ti­cas y que pue­den lle­var a rea­li­zar diag­nós­ti­cos erró­neos”, se­ña­la el doc­tor Fran­cis­co Ja­vier Ló­pez. “Por otra par­te, cuan­do se pien­sa en una cri­sis epi­lép­ti­ca, au­to­má­ti­ca­men­te lo aso­cia­mos a con­vul­sio­nes. Pe­ro en reali­dad es­te ti­po de cri­sis so­lo re­pre­sen­tan en­tre el 20 y el 30% del to­tal. Pre­sen­tar fal­ta de res­pues­ta a los es­tí­mu­los, rea­li­zar re­pe­ti­da­men­te mo­vi­mien­tos au­to­má­ti­cos, te­ner au­sen­cias,… son tam­bién otras ma­ni­fes­ta­cio­nes de las cri­sis epi­lép­ti­cas que hay que te­ner en cuen­ta a la ho­ra de me­jo­rar los tiem­pos de diag­nós­ti­co ac­tua­les”.

Mien­tras que la en­fer­me­dad re­mi­te de for­ma es­pon­tá­nea en un 4% de los pa­cien­tes adul­tos al año –en ni­ños es­ta ci­fra es aún ma­yor- y más de un 70% de los pa­cien­tes con­si­guen con­tro­lar su en­fer­me­dad gra­cias al tra­ta­mien­to far­ma­co­ló­gi­co exis­ten­te, apro­xi­ma­da­men­te el 25% de los pa­cien­tes no res­pon­den a los tra­ta­mien­tos dis­po­ni­bles: es lo que se de­no­mi­na epi­lep­sia far­ma­co­rre­sis­ten­te.

A pe­sar de que en los úl­ti­mos 25 años, se ha pro­du­ci­do un im­por­tan­te au­men­to de las op­cio­nes te­ra­péu­ti­cas pa­ra tra­tar la epi­lep­sia, me­jo­ran­do la to­le­ran­cia y li­mi­tan­do los efec­tos se­cun­da­rios, no se ha con­se­gui­do re­du­cir el nú­me­ro de per­so­nas con epi­lep­sia far­ma­co­rre­sis­ten­te.

En es­tos ca­sos, al­re­de­dor del 5% de los pa­cien­tes far­ma­co­rre­sis­ten­tes cum­plen con los cri­te­rios que les per­mi­te be­ne­fi­ciar­se del tra­ta­mien­to qui­rúr­gi­co y en­tre el 55%-85% de los ca­sos se con­si­guen bue­nos re­sul­ta­dos. Ac­tual­men­te en Es­pa­ña se rea­li­zan unas 300 inter ven­cio­nes qui­rúr­gi­cas a pa­cien­tes far­ma­co­rre­sis­ten­tes.

Hay sín­co­pes y otras cri­sis si­mi­la­res que pue­den lle­var a diag­nós­ti­cos erró­neos

P. V.

Los sis­te­mas de mo­ni­to­ri­za­ción in­ten­si­va de elec­tro­en­ce­fa­lo­gra­ma y ví­deo ayu­dan a es­tu­diar las cri­sis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.