El si­len­cio de Su­sa­na Díaz

Huelva Informacion - - En Portada - TEODORO LEÓN GROSS

UNO es es­cla­vo de sus pa­la­bras pe­ro due­ño de sus si­len­cios. El pro­ver­bio ára­be se le atri­bu­ye, cla­ro es­tá, a Chur­chill. Co­mo to­do. En reali­dad, con va­rian­tes, se re­pi­te des­de la an­ti­güe­dad, y lo mis­mo se le da dig­ni­dad aris­to­té­li­ca que pro­so­dia sha­kes­pea­ria­na. En to­do ca­so, es una má­xi­ma esen­cial en el va­de­mé­cum de la po­lí­ti­ca: las pa­la­bras te per­si­guen des­de la he­me­ro­te­ca. Obli­ga­dos a una ex­po­si­ción con­ti­nua an­te los mi­cró­fo­nos, sa­ber ca­llar es cla­ve. Pe­ro hay si­len­cios que se oyen mu­cho, in­clu­so pue­den ser, co­mo so­lía de­cir un ge­nio del si­len­cio en la mú­si­ca co­mo Mi­les Da­vis, lo más es­truen­do­so que se oi­ga. Eso le ha su­ce­di­do a Su­sa­na Díaz so­bre Bil­du.

Des­de el Go­bierno an­da­luz, que aún no pier­de opor­tu­ni­dad de ha­cer opo­si­ción a la opo­si­ción, le han re­cla­ma­do pro­vo­ca­do­ra­men­te que rom­pa ese si­len­cio y se pro­nun­cie so­bre el pac­to de su par­ti­do con los aber­tza­les. Juan Ma­rín no pier­de una oca­sión de pa­sar­le fac­tu­ra; e in­clu­so han ti­ra­do in­clu­so de he­me­ro­te­ca y vi­deo­te­ca por po­ner­la en evi­den­cia. Pa­ra Su­sa­na Díaz es tra­gar­se un sa­po y ade­más amar­go. No es que ten­ga que ca­llar al­go que que­rría no de­cir, sino ca­llar al­go que sin du­da le gus­ta­ría po­der de­cir co­mo Pa­ge o Lam­bán, ba­ro­nes con po­der. Pe­ro ahí es­tá el quid. Un ba­rón en el po­der tie­ne pre­ci­sa­men­te eso, po­der; y un ba­rón sin po­der ha de ejer­cer de me­ri­to­rio. Ella ha de­ja­do su­fi­cien­tes ca­dá­ve­res pa­ra sa­ber lo fá­cil que es cor­tar ca­be­zas des­de arri­ba; y ade­más no ig­no­ra que Sán­chez es in­mi­se­ri­cor­de. Ejer­cer de cheer­lea­der del pre­si­den­te es inevi­ta­ble en es­te mo­men­to.

El re­torno a la po­lí­ti­ca de la ex pre­si­den­ta ha re­sul­ta­do un tan­to ex­tra­ño por las cir­cuns­tan­cias. De un la­do, le pro­por­cio­na la ven­ta­ja de en­sa­yar una con­cor­dia que no pa­re­ce f luir­le con na­tu­ra­li­dad y que sin du­da es más fá­cil en el con­tex­to de una pan­de­mia dra­má­ti­ca; de otro, ve que es­te es­ce­na­rio ha con­tri­bui­do a que Juan­ma Mo­reno asien­te su li­de­raz­go. Ya va más de un dis­gus­to en for­ma de son­deo que da la vic­to­ria al PP en Andalucía; y la vi­to­la de lí­der más va­lo­ra­do al pre­si­den­te. Esos da­tos aho­ra son se­cun­da­rios, des­de lue­go, pe­ro no lo es tan­to cons­ta­tar que se con­so­li­da la ima­gen de lí­der mo­de­ra­do, y de he­cho es­ta se­ma­na ha si­do pues­to co­mo mo­de­lo de mo­de­ra­ción na­da me­nos que por Eche­ni­que. In­clu­so tam­bién, aun­que no ex­plí­ci­ta­men­te, por María Je­sús Mon­te­ro, en lo que bien po­dría ser una mal­dad. El PSOE an­da­luz sa­be, mien­tras la iz­quier­da vuel­ve a sus bron­cas le­gen­da­rias, que el dis­cur­so de la de­re­cha fe­roz del tri­fa­chi­to no pue­de fun­cio­nar por­que no se co­rres­pon­de con la reali­dad.

No de­ja de ser una iro­nía, por su­pues­to, que el ma­yor elo­gio de es­ta se­ma­na a Juan­ma Mo­reno –y los pre­si­den­tes es­tán te­rri­ble­men­te ro­dea­dos de co­la­bo­ra­do­res que los cu­bren de elo­gios; por eso al Em­pe­ra­dor, al en­trar en Ro­ma, le acom­pa­ña­ba en la cua­dri­ga un asis­ten­te que sos­te­nía la co­ro­na de lau­rel pe­ro le iba re­pi­tien­do al oí­do el me­men­to mo­ri, “re­cuer­da que eres mo­ral”, pa­ra evi­tar su en­dio­sa­mien­to– se lo hi­cie­ra Eche­ni­que.

Por des­con­ta­do, ese elo­gio a Mo­reno era una for­ma de ata­car a un ter­ce­ro. Esa es una es­pe­cia­li­dad na­cio­nal: elo­giar a al­guien con in­ten­ción de mo­les­tar a otro. Co­mo pre­gun­ta­ba Una­muno en su ter­tu­lia cuan­do oía una cor­te­sía des­me­di­da ha­cia al­guien: “¿Con­tra quién va ese elo­gio?”. En el ca­so de Eche­ni­que, era sen­ci­llo: con­tra Ca­sa­do y Ayu­so. Pe­ro ahí que­da la evi­den­cia de que Mo­reno se ha con­ver­ti­do en una re­fe­ren­cia de mo­de­ra­ción.

Su­sa­na Díaz sa­be que ne­ce­si­ta re­plan­tear su es­tra­te­gia, y que ha de con­tar con el las­tre de ejer­cer de san­chis­ta de pro. Con to­do es­to no es fá­cil acer­tar en el tono, usan­do a la vez pu­ño de hie­rro pa­ra ha­cer opo­si­ción a la ac­ti­vi­dad gu­ber­na­men­tal y guan­te de se­da. Ha ido es­tos días de en­tre­vis­ta en en­tre­vis­ta, de me­dio en me­dio, qui­zá pen­san­do más en ha­cer­se oír en Mon­cloa que en Andalucía, pe­ro no pa­re­ce aca­bar de en­con­trar ese pun­to. En reali­dad no es fá­cil re­cor­dar un ti­tu­lar su­yo o al me­nos un plan­tea­mien­to sin­gu­lar. Pe­ro de mo­men­to se di­ría que la es­tra­te­gia pa­ra no ser des­tro­na­da man­da más aho­ra que su tra­ba­jo de opo­si­ción. Y pa­ra eso apli­ca otra má­xi­ma del va­de­mé­cum: “Uno va­le más por lo que ca­lla”. Aun­que te sa­quen los co­lo­res.

Hay si­len­cios –de­cía Mi­les Da­vis– que se oyen mu­cho; el de Díaz ha si­do es­truen­do­so

En el Go­bierno cen­tral elo­gian la mo­de­ra­ción de Mo­reno con el fin de ata­car a un ter­ce­ro

Su­sa­na Díaz.

Juan Ma­rín.

Javier Lam­bán.

Emi­lian Gar­cía-Pa­ge.

Pe­dro Sán­chez.

Juan­ma Mo­reno.

Pa­blo Ca­sa­do.

Isa­bel Díaz Ayu­so.

María Je­sús Mon­te­ro.

Pa­blo Eche­ni­que.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.