DE TENSIONES Y MIE­DOS

Huelva Informacion - - Opinión - Di­rec­to­ra de Huel­va In­for­ma­ción @Ana_Vi­ve­s_Ca­sas ANA VI­VES CA­SAS

SI las tensiones y mie­dos se ref le­ja­ran en una ra­dio­gra­fía, po­cos se li­bra­rían de una man­cha alar­man­te. El bi­cho ha en­tra­do con tal fuer­za en los ho­ga­res de ca­si to­do el pla­ne­ta que na­die pue­de de­cir que es­tá a sal­vo. Es de ta­les di­men­sio­nes que el nú­me­ro de per­so­nas con dis­trés psi­co­ló­gi­co (el lla­ma­do es­trés ma­lo) que de­ja­rá es su­pe­rior al de epi­de­mias an­te­rio­res. Ha­brá una ava­lan­cha de tras­tor­nos del áni­mo y de an­sie­dad en los pró­xi­mos me­ses y años en to­do el mun­do: sie­te de ca­da diez ciu­da­da­nos ten­drá an­gus­tia, de­pre­sión, pro­ble­mas de sue­ño y pér­di­da de con­fian­za por cul­pa de la Co­vid19, se­gún avan­za un es­tu­dio que es­tá rea­li­zan­do un gru­po de in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Huel­va y la Uni­ver­si­dad Lo­yo­la Andalucía, con el apo­yo de dis­tin­tas ins­ti­tu­cio­nes.

Es­ta cri­sis es la peor que he­mos vi­vi­do y el te­mor es que el mie­do se ha­ga due­ño de nues­tra vi­da. Des­pués de dos me­ses y me­dio ya no nos preo­cu­pan tan­to las con­se­cuen­cias di­rec­tas del con­fi­na­mien­to (enojo, an­sie­dad o in­som­nio), sino el pai­sa­je de lo que se nos vie­ne en­ci­ma si no ac­ti­va­mos la eco­no­mía y el te­ji­do in­dus­trial y la­bo­ral. Ese es el pe­li­gro.

Las gran­des ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras ha­cen cálcu­los so­bre cuál po­drá ser la in­ci­den­cia de la cri­sis, mien­tras que los ayun­ta­mien­tos readap­tan las cuen­tas de es­te año y per­fi­lan su plan de in­ver­sio­nes pa­ra adap­tar­se a las cir­cuns­tan­cias.

Pe­ro hay que te­ner cui­da­do, que cuan­do el mie­do se desata, na­da bueno trae por­que nos coar­ta, nos li­mi­ta, nos po­ne a la de­fen­si­va... Es muy mal com­pa­ñe­ro de via­je. Y aho­ra, des­pués de que la puer­ta de ca­sa se ha abier­to, pa­re­ce que el te­mor se ha apo­de­ra­do de no­so­tros. Es­pe­cial­men­te de los ma­yo­res. Cla­ro, que es ló­gi­co que sea así con un Go­bierno que aún no ha da­do una so­la ima­gen de cohe­ren­cia y que ali­men­ta la re­vuel­ta de los ca­ye­ta­nos, ejem­plo de un des­con­ten­to ca­da vez más ge­ne­ra­li­za­do. En Huel­va, las ca­ce­ro­la­das son tran­qui­las, pe­ro ojo, que pue­de cam­biar de la no­che a la ma­ña­na co­mo ha ocu­rri­do en otras ciu­da­des don­de las con­duc­tas ex­tre­mas han ter­mi­na­do co­lán­do­se co­mo ali­men­to pa­ra la ma­ni­pu­la­ción.

La cris­pa­ción pue­de su­bir co­mo la es­pu­ma. El te­mor a no te­ner em­pleo, a no po­der abrir ma­ña­na, a no po­der con­su­mir o a no sa­ber qué va a pa­sar pue­de pro­vo­car más ner­vio­sis­mo. Ya se res­pi­ra en la ca­lle, es­pe­cial­men­te en torno a los sec­to­res que más van su­frien­do los efec­tos del pa­rón. No de­je­mos que avan­ce. A ver si a par­tir de ma­ña­na, con la fa­se 2 re­cién es­tre­na­da im­pe­di­mos que se si­ga adue­ñan­do de no­so­tros.

El te­mor a no te­ner em­pleo, no po­der abrir ma­ña­na o no sa­ber qué va a pa­sar pue­de pro­vo­car más ner­vio­sis­mo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.