LA CA­LLE PRO­TES­TA Y SÁN­CHEZ SE ENROCA

Huelva Informacion - - Opinión -

EL des­con­ten­to de la ciu­da­da­nía con la ges­tión de la pan­de­mia rea­li­za­da por el Go­bierno de Es­pa­ña cre­ce. Las ca­lles cén­tri­cas de las prin­ci­pa­les ciu­da­des de Es­pa­ña se lle­na­ron ayer de ve­ci­nos que pro­tes­ta­ban con­tra el Eje­cu­ti­vo; en su ma­yo­ría, lo hi­cie­ron a bor­do de vehícu­los, fór­mu­la que la Jus­ti­cia ha per­mi­ti­do pa­ra las con­vo­ca­to­rias he­chas por Vox. Mien­tras mi­les de en­se­ñas na­cio­na­les aún se agi­ta­ban en la pro­tes­ta –a la que se su­ma­ron, se­gún tes­ti­mo­nios de asis­ten­tes, per­so­nas que no sim­pa­ti­zan con el par­ti­do con­vo­can­te, pe­ro coin­ci­den en el pro­pó­si­to de és­te de exi­gir la di­mi­sión del Ga­bi­ne­te–, el pre­si­den­te del Go­bierno, Pe­dro Sán­chez, com­pa­re­ció en La Mon­cloa, co­mo ha­ce ca­da sá­ba­do des­de que de­cre­tó el estado de alarma, me­dia­do el mes de mar­zo. Los men­sa­jes del go­ber­nan­te bus­ca­ban re­ba­jar al­go la ten­sión so­cial y po­lí­ti­ca que su ges­tión de es­ta si­tua­ción ex­cep­cio­nal ha pro­vo­ca­do. En esa lí­nea iban sus anun­cios de re­gre­so de la com­pe­ti­ción pro­fe­sio­nal del fút­bol a par­tir de la se­ma­na que se ini­cia el 8 de ju­nio, de la li­bre cir­cu­la­ción pa­ra el tu­ris­mo in­te­rior des­de el 22 de ese mis­mo mes y de la aper­tu­ra de fron­te­ras pa­ra tu­ris­tas ex­tran­je­ros a par­tir de ju­lio. Pe­ro su ne­ga­ti­va a res­pon­der con una ex­pli­ca­ción no ya cohe­ren­te, sino mí­ni­ma­men­te con­sis­ten­te a las reite­ra­das pre­gun­tas de por qué pac­tó es­ta se­ma­na con los he­re­de­ros de ETA de­mues­tran que el Eje­cu­ti­vo no ha re­cu­pe­ra­do el nor­te. Sus úni­cas res­pues­tas o fal­ta­ban a la ver­dad –por­que la re­no­va­ción del estado de alarma es­ta­ba ga­ran­ti­za­da con el vo­to afir­ma­ti­vo de Cs y PNV– o in­cu­rrie­ron en in­fan­ti­lis­mo, pues cul­pó al PP –por su ne­ga­ti­va– de te­ner que re­cu­rrir a ne­go­ciar la abs­ten­ción de EH Bil­du a cam­bio de la de­ro­ga­ción ín­te­gra de la re­for­ma la­bo­ral de 2012, una me­di­da que, co­mo ha re­cor­da­do la mi­nis­tra de Eco­no­mía, Na­dia Cal­vi­ño, só­lo crea­ría in­se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca en el peor mo­men­to pa­ra el mer­ca­do de tra­ba­jo. Sán­chez se enroca, si­gue per­di­do y da alas con ello al im­pul­so de pro­tes­tar con­tra él en la ca­lle.

El pre­si­den­te elu­de res­pon­der por qué pac­tó con los he­re­de­ros de ETA y re­cu­rre al in­fan­ti­lis­mo de cul­par de ello al PP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.