El in­fierno del ‘Nea­meh’

● La Po­li­cía y Adua­nas re­gis­tran en Al­ge­ci­ras un bu­que pa­na­me­ño en bus­ca de co­ca y ha­llan 4.000 va­cas mo­ri­bun­das o muer­tas

Huelva Informacion - - Andalucía - Javier Cha­pa­rro AL­GE­CI­RAS

El fuer­te he­dor era apre­cia­ble a de­ce­nas de me­tros del bar­co, aun­que se­gún vi­ra­se el vien­to y, a me­di­da que avan­za­ba el día, se fue in­ten­si­fi­can­do has­ta lle­gar a los edi­fi­cios más cer­ca­nos al mue­lle de Is­la Ver­de ex­te­rior, en el Puer­to de Al­ge­ci­ras. En el in­te­rior del Nea­meh ha­bía ha­ci­na­das 4.000 va­cas, em­bar­ca­das vein­te días an­tes en Car­ta­ge­na de In­dias (Co­lom­bia). Mu­chos de los ani­ma­les ya­cían muer­tos en el sue­lo des­de ha­cía va­rias jor­na­das en­tre res­tos de ori­nes, he­ces y pien­so en estado de des­com­po­si­ción. Otros mu­chos ago­ni­za­ban sin re­me­dio. Su des­tino mar­ca­do era el puer­to egip­cio de Da­miet­ta.

Era jue­ves 21 de ma­yo y, a me­di­da que pa­sa­ban las ho­ras, se acre­cen­ta­ba la im­pa­cien­cia y tam­bién la frus­tra­ción en­tre el me­dio cen­te­nar de agen­tes de Vi­gi­lan­cia Adua­ne­ra y de la Po­li­cía Na­cio­nal, que des­de pri­me­ras ho­ras de la ma­ña­na y por or­den de la Au­dien­cia Na­cio­nal es­ta­ban re­gis­tran­do el in­te­rior del bar­co. De ban­de­ra pa­na­me­ña y 106 me­tros de es­lo­ra, el Nea­meh era y es un fo­co de in­sa­lu­bri­dad flo­tan­te de­di­ca­do al trans­por­te de ga­na­do. Huel­ga de­cir que ni de le­jos cum­ple la nor­ma­ti­va pa­ra el trans­por­te ani­mal exi­gi­da por la UE.

El bar­co ha­bía ama­rra­do en Al­ge­ci­ras des­pués de que dos días an­tes, el día 19, fue­se in­ter­cep­ta­do en el Atlán­ti­co por el pa­tru­lle­ro de al­tu­ra de la Ar­ma­da es­pa­ño­la Me­teo­ro. Las in­ves­ti­ga­cio­nes lle­va­das a ca­bo por la Po­li­cía y Adua­nas in­di­ca­ban que el Nea­meh trans­por­ta­ba un im­por­tan­te car­ga­men­to de co­caí­na, con la más que pro­ba­ble in­ten­ción de ser trans­bor­da­do en al­ta mar a otro bar­co an­tes de to­car tie­rra. El pro­ble­ma era dar con ese ali­jo en un bu­que de esas di­men­sio­nes y que en sí mis­mo es pu­ra in­mun­di­cia.

“Era un in­fierno. Las va­cas es­ta­ban es­ta­bu­la­das en gru­pos de vein­te o trein­ta, en corrales don­de ha­bía abre­va­de­ros con agua y co­me­de­ros con pien­so. El olor era in­so­por­ta­ble. Ha­bía re­ses muer­tas, se veía que ha­cía días, y otras mu­chas es­ta­ban mo­ri­bun­das, sin ape­nas po­der man­te­ner­se en pie”, re­la­ta a es­te pe­rió­di­co uno de los agen­tes que par­ti­ci­pa­ron en el ope­ra­ti­vo. El Nea­meh cuen­ta con va­rias cu­bier­tas ha­bi­li­ta­das pa­ra el trans­por­te de ga­na­do y, cuan­to más aba­jo es­tán, peor es la si­tua­ción de los ani­ma­les. “Re­zá­ba­mos pa­ra que el pes­ta­zo no lle­ga­se a la ciu­dad y pro­vo­ca­se una alarma i nne­ce­sa­ria”, con­fie­sa el mis­mo agen­te.

PROHI­BI­CIÓN DE DES­EM­BAR­CO

Na­da más lle­gar a Al­ge­ci­ras, Sa­ni­dad prohi­bió de for­ma ta­jan­te la po­si­bi­li­dad de de­sem­bar­car las va­cas y los cuer­pos de las que ha­bían muer­to, me­nos aún cuan­do la aten­ción sa­ni­ta­ria es­tá cen­tra­da en la Co­vid-19. Su­fi­cien­tes pro­ble­mas de con­ta­gio hay co­mo pa­ra in­cor­po­rar un ries­go más. El puer­to, ade­más, ca­re­ce de un es­pa­cio ha­bi­li­ta­do pa­ra ello y la po­si­bi­li­dad de tras­la­dar los ani­ma­les a otro lu­gar a bor­do de ca­mio­nes era in­via­ble. No que­da­ba más re­me­dio que em­pren­der la bús­que­da de la dro­ga con las re­ses den­tro del bu­que. Y en el más bre­ve tiem­po po­si­ble.

Los agen­tes se re­par­tie­ron el tra­ba­jo en va­rios equi­pos y se­lec­cio­nan­do me­ticu­losa­men­te ca­da zo­na pa­ra ins­pec­cio­nar­las una por una, abrien­do y ce­rran­do ca­da puer­ta tras de sí. Equi­pa­dos de pies a ca­be­za con equi­pos de pro­tec­ción in­di­vi­dual y, en al­gu­nos ca­sos, con equi­pos au­tó­no­mos de más­ca­ras y bo­te­llas de oxí­geno, po­li­cías y adua­ne­ros se em­plea­ron a fon­do en un am­bien­te com­ple­ta­men­te hos­til, ma­lo­lien­te y de pa­si­llos es­tre­chos.

La ope­ra­ción se lle­vó a ca­bo sin que tam­po­co se per­mi­tie­se ba­jar a tie­rra a los 25 in­te­gran­tes que for­man par­te de la tri­pu­la­ción, com­pues­ta en su ma­yo­ría por fi­li­pi­nos, jor­da­nos y egip­cios, se­gún las fuen­tes con­sul­ta­das.

Los pe­rros de la uni­dad ci­no­ló­gi­ca, tan úti­les en la lo­ca­li­za­ción de dro­ga, se que­da­ron sin tra­ba­jar en es­ta oca­sión de­bi­do a que su ol­fa­to de po­co ser­vía. Se­gu­ra­men­te, po­cos es­con­di­tes hay me­jo­res pa­ra ocul­tar un ali­jo de dro­ga que un es­pa­cio in­fec­to, lleno de pu­ri­nes y ven­ti­la­ción es­ca­sa. Y los nar­cos lo sa­ben.

Ya por la tar­de se in­tuía que la dro­ga, de ha­ber­la, no iba a po­der ser lo­ca­li­za­da en esas con­di­cio­nes. La or­den de li­be­rar el Nea­meh por par­te de la Au­dien­cia Na­cio­nal lle­ga­ba an­tes del ano­che­cer. Se ti­ra­ban por tie­rra mu­chas se­ma­nas de pes­qui­sas, pe­ro con unas cir­cuns­tan­cias tan es­pe­cia­les que­da­ban po­cas op­cio­nes más.

El bar­co aban­do­nó el Puer­to de Al­ge­ci­ras a pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na del vier­nes pa­ra aden­trar­se en el Me­di­te­rrá­neo. En la tar­de no­che de es­te sá­ba­do, su se­ñal in­di­ca­ba que bor­dea­ba la cos­ta ar­ge­li­na. La in­ves­ti­ga­ción, se­gún las fuen­tes con­sul­ta­das, con­ti­núa abier­ta.

Sa­ni­dad prohi­bió ta­jan­te­men­te el des­em­bar­co de los ca­dá­ve­res

NACHO MA­RÍN

El ‘Nea­meh’, cus­to­dia­do por la Po­li­cía Na­cio­nal, el pa­sa­do día 21 en el Puer­to de Al­ge­ci­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.