PA­SI­TOS DE LI­BER­TAD

Huelva Informacion - - Opinión - CAR­LOS COLÓN

IM­PO­SI­BLE no re­vi­vir la sen­sa­ción de los pa­si­tos de li­ber­tad que íba­mos dan­do en la tran­si­ción de la in­fan­cia a la ado­les­cen­cia. Des­de los pri­me­ros “¡niiii­ñooo la ceeeee­naaaa!” que las ma­dres gri­ta­ban des­de las ven­ta­nas a los cha­va­li­tos que ju­ga­ban en la ca­lle –por­que hu­bo un tiem­po en que los ni­ños se ba­ja­ban so­los a las ca­lles y las pla­zas a ju­gar– has­ta los su­ce­si­vos “en ca­sa a las 10”… “en ca­sa a las 12”… y así has­ta la con­quis­ta de lle­gar cuan­do ape­te­cie­ra. Son las con­quis­tas de los pri­me­ros ci­ga­rri­llos com­pra­dos suel­tos y di­si­mu­la­dos des­pués con un Pic­to­lín, de la pri­me­ra vez que se dor­mía en ca­sa de un ami­go, del pri­mer ve­rano de via­je de mo­chi­la y ki­lo­mé­tri­co. O de la pri­me­ra Se­ma­na San­ta que se veía con los ami­gos –ce­na obli­ga­da de pe­rri­tos ca­lien­tes con sal­chi­chas sos­pe­cho­sa­men­te ro­sa o de pe­da­ci­tos de frei­du­ría– has­ta que en­tra­ba no im­por­ta qué co­fra­día, por­que siem­pre era la que se re­co­gía más tar­de. Por no ha­blar de las pri­me­ras Se­ma­nas San­tas en las que pa­sión se es­cri­bía tam­bién con mi­nús­cu­la.

Así an­da­mos en es­tos tiem­pos en los que se nos van le­van­tan­do res­tric­cio­nes y se nos per­mi­te ir dan­do pa­si­tos de li­ber

Co­mo una nue­va in­fan­cia y ado­les­cen­cia son es­tos tiem­pos en los que se nos van per­mi­tien­do li­ber­ta­des

tad. Las ho­ras de sa­lir y re­gre­sar a ca­sa se nos han mar­ca­do con idén­ti­co ri­gor que en nues­tra in­fan­cia y ado­les­cen­cia. Se nos obli­ga a lle­var mascarilla co­mo las ma­dres nos obli­ga­ban a ta­par­nos la bo­ca con la bu­fan­da al sa­lir del ci­ne aba­rro­ta­do a la ano­che­ci­da ca­lle in­ver­nal. Las va­ca­cio­nes dependerán de que no sus­pen­da el cur­so la zo­na en la que vi­vi­mos y la zo­na a la que va­mos. Las ma­nos de­ben la­var­se y fro­tar­se co­mo an­tes las ro­di­llas (por­que lle­vá­ba­mos pan­ta­lo­nes cor­tos) y las ma­nos al su­bir de ju­gar en la ca­lle, la ca­ra por las ma­ña­nas o el cuer­po en­te­ro en el ba­ño se­ma­nal. Te­ne­mos que guar­dar dis­tan­cias de me­tro o me­tro y me­dio co­mo cuan­do for­má­ba­mos en el pa­tio del co­le­gio, el pro­fe­sor de­cía “¡cu­brir­se!” y ex­ten­día­mos el bra­zo pa­ra mar­car la dis­tan­cia an­tes de su­bir en fi­la a las cla­ses.

To­do pa­ra nues­tro bien, des­de lue­go… ¡Co­mo de­cían las ma­dres! Y con un pe­so ma­yor de la res­pon­sa­bi­li­dad per­so­nal con­for­me se va pa­san­do de la fa­se 0 a la 1 y de es­ta a la 2… ¡Co­mo de­cían los pa­dres cuan­do iban aflo­jan­do la cuer­da! Una es­pe­cie de trán­si­to de la mi­no­ría a la mayoría de edad. Y un re­gre­so –por otra par­te– a las fron­te­ras, los pa­sa­por­tes y has­ta los cer­ti­fi­ca­dos de bue­na con­duc­ta –en es­te ca­so de in­mu­ni­dad– que se exi­gía en los tiem­pos del ex­hu­ma­do.

cco­lon@gru­po­joly.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.