EL AN­DA­LUZ POS­TU­RA

Huelva Informacion - - Pasarela - @sr­ta­ma­dri­gal SETEFILLA R. MA­DRI­GAL

HAY un es­pe­ci­men que ha su­fri­do es­pe­cial­men­te con es­ta cua­ren­te­na. El en­cie­rro y la pos­te­rior “nue­va nor­ma­li­dad” ha desinf la­do los pla­nes de es­ta ra­za so­cial co­mo si de un glo­bo al ca­lor se tra­ta­ra. Es­te ser es­tá afin­ca­do en to­das las ciu­da­des an­da­lu­zas, pe­ro es­pe­cial­men­te en los ba­rrios más pu­dien­tes. Es atre­vi­do, ca­ra­du­ra, in­ten­so. Cree que a to­do tie­ne de­re­cho y por eso ni na­da ni na­die lo pa­ra.

Es­te ti­po de ser su­pe­rior, se­gu­ro que el lec­tor co­no­ce a al­guno, es el an­da­luz pos­tu­ra.

El an­da­luz pos­tu­ra es aquel que vi­ve por en­ci­ma de sus po­si­bi­li­da­des eco­nó­mi­cas, a sa­bien­das de que no pue­de se­guir el rit­mo. Aquel que in­ten­ta man­te­ner las for­mas por en­ci­ma de to­do, sin que na­da se le es­ca­pe a su plan in­te­li­gen­te­men­te ur­di­do pa­ra apa­ren­tar lo que no es, de­lan­te de los que sí son lo que tie­nen que ser. Hay mu­chos ti­pos de an­da­luz pos­tu­ra, ca­si más de los que po­de­mos to­le­rar co­mo so­cie­dad. Y lo que es peor, pa­re­ce que el nú­me­ro se in­cre­men­ta ca­da año.

En­tre los ti­pos de an­da­luz pos­tu­ra es­tá el que siem­pre sa­le con el bol­si­llo va­cío, evi­tan­do así per­der­se las ci­tas más re­se­ña­bles. Y en­su ca­mino se en­cuen­tra a un par de ami­gos ge­ne­ro­sos que tie­nen que co­rrer con los gas­tos de la jor­na­da fes­ti­va. Otra ti­po­lo­gía de es­ta es­pe­cie, ex­ten­di­da des­de Aya­mon­te a Huércal-Overa, es el que, por no per­der­se las fies­tas pri­ma­ve­ra­les, se hi­po­te­ca con el ban­co pa­ra se­guir el rit­mo de sus con­gé­ne­res. Tra­je a me­di­da, man­za­ni­lla en mano y ca­ba­llo por las are­nas de la Ma­ris­ma, pa­ra unas fies­tas que es­te año no han da­do vía li­bre al que las vi­ve con mu­cha ilu­sión y mu­cho di­ne­ro pres­ta­do.

Otro asun­to es el de la ro­pa. Una ca­mi­sa bue­na más re­pe­ti­da que un ca­pí­tu­lo de Friends que le ha­ce de es­cu­do an­te la ma­sa, que no se per­ca­ta de re­po­si­ción al­gu­na. En la mis­ma lí­nea es­tán los co­ches o l as ca­sas. El an­da­luz pos­tu­ra no ad­mi­te vi­vir en ba­rrios pe­ri­fé­ri­cos (tam­bién lla­ma­dos des­pec­ti­va­men­te ba­rrios obre­ros). Él pre­fie­re ha­cer su vi­da pe­ga­di­to a ca­te­dra­les, co­le­gia­tas o pa­seos ma­rí­ti­mos pa­ra po­der pe­dir fa­vo­res a sus ve­ci­nos ca­da vez que quie­ra. Da igual si pa­ra ello es­tá pa­gan­do cuo­tas has­ta los 106 años. Al igual que con el bó­li­do. Fla­man­te y atrac­ti­vo co­che de­bi­do.

El an­da­luz pos­tu­ra vi­ve por y pa­ra los de­más, cen­tra­do en sus mi­ra­das, con­vir­tién­do­se en al­guien in­ca­paz de em­pa­ti­zar con­si­go mis­mo. Pre­gun­tar­se de ma­ne­ra ra­cio­nal qué quie­re o si le me­re­ce la pe­na esa pe­no­sa ca­rre­ra de fon­do. Una es­pe­cie de lo­cu­ra sin cu­ra, y sin va­cu­na, que es la ver­da­de­ra pan­de­mia irre­fre­na­ble de es­ta hi­pó­cri­ta so­cie­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.