SO­BRE PAC­TOS

Huelva Informacion - - Opinión -

SIN sa­lir­nos de la his­to­ria re­cien­te, es­ta­ban los Pac­tos de la Mon­cloa, for­ma­li­za­dos en oc­tu­bre del 77, el Pac­to del ca­pó, don­de Te­je­ro fir­mó su ren­di­ción, en la ma­ña­na del 24 de fe­bre­ro de 1981, y aho­ra te­ne­mos ya, pa­ra los anales cel­tí­be­ros del nue­vo mi­le­nio, es­te pac­to que el Go­bierno ha ce­rra­do con Bil­du, aun­que lue­go re­sul­tó que no, pe­ro sí, y que po­dría­mos lla­mar el Pac­to de la He­rri­ko Ta­ber­na, da­da la es­ca­sez de par­ti­ci­pan­tes y la pro­ce­den­cia de uno de sus pro­mo­to­res. En sí mis­mo, el con­te­ni­do del pac­to no arro­ja no­ve­dad al­gu­na. Y tam­po­co en cuan­to a la iden­ti­dad del so­cio, que ha­bía par­ti

ci­pa­do ya en la mo­ción de cen­su­ra que lle­vó al se­ñor Sán­chez al Go­bierno. Sin em­bar­go, ca­be de­cir al­go so­bre el sen­ti­do de la opor­tu­ni­dad del se­ñor Sán­chez; y tam­bién, có­mo no, so­bre su par­ti­cu­lar en­ten­di­mien­to de la vi­sión de Es­ta­do.

Cuen­ta Oliart en sus memorias que, cuan­do se ne­go­ció el es­ta­tu­to vas­co del 79, Abril Mar­to­rell im­pu­so reunio­nes noc­tur­nas, con el fin de que el can­san­cio pro­pi­cia­ra los acuer­dos. Y cuen­ta tam­bién có­mo Ca­rri­llo, ¡¡po­bre ilu­so!!, pen­sa­ba que los Pac­tos de la Mon­cloa ha­bían si­do po­si­bles gra­cias a la le­ja­nía in­sal­va­ble de la Gue­rra Ci­vil, ocu­rri­da cua­tro dé­ca­das an­tes. To­do es­te fo­llón (con­ci­liar lo dis­par, aglu­ti­nar los dis­tin­tos in­tere­ses del país), se lo ha aho­rra­do Sán­chez pac­tan­do con un so­lo in­ter­lo­cu­tor y de­jan­do a los agen­tes so­cia

les en una in­doc­ta y bea­tí­fi­ca ig­no­ran­cia. No pa­re­ce, por otra par­te, que el mo­men­to sea el más opor­tuno pa­ra ta­les em­pre­sas, da­da la in­cer­ti­dum­bre que ate­na­za a la eco­no­mía es­pa­ño­la. Pe­ro el ma­yor mis­te­rio es la ce­lé­ri­ca mer­ma de ex­pec­ta­ti­vas que se ha im­pues­to el pro­pio pre­si­den­te. Si ha­ce unas se­ma­nas era un lu­gar co­mún ha­blar so­bre la ne­ce­si­dad y la ur­gen­cia de unos nue­vos Pac­tos de la Mon­cloa, a lo más que ha sa­bi­do lle­gar el Go­bierno es a otra pro­me­sa de con­ce­sio­nes y ga­be­las pa­ra el País Vas­co, con la vis­ta pues­ta en las elec­cio­nes. O sea, en el de­rro­ca­mien­to del PNV. Y ello no me­dian­do ne­ce­si­dad al­gu­na.

Sal­vo sor­pre­sa, eso es to­do lo que ca­be es­pe­rar del Go­bierno en cuan­to a vi­sión de Es­ta­do. Ni si­quie­ra los sin­di­ca­tos fue­ron lla­ma­dos a con­sul­ta, qui­zá pa­ra que no les se­ña­la­ran la in­con­ve­nien­cia del pac­to. De es­te mo­do tan pin­to­res­co, pues, una ne­ce­si­dad apro­ba­da por una am­plia re­pre­sen­ta­ción po­lí­ti­ca y so­cial, se ha vis­to sus­ti­tui­da por un acuer­do ri­dícu­lo e in­ne­ce­sa­rio. Un acuer­do cu­yo fru­to, cu­ya ven­ta­ja, cu­ya ra­zón de ser, no pa­re­ce otra que la de bar­ni­zar y ca­la­fa­tear el ga­león cor­sa­rio de Bil­du.

Una ne­ce­si­dad apro­ba­da por una am­plia re­pre­sen­ta­ción po­lí­ti­ca y so­cial se ha vis­to sus­ti­tui­da por un acuer­do ri­dícu­lo e in­ne­ce­sa­rio

MA­NUEL GRE­GO­RIO GONZÁLEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.