Apun­tes pa­ra un re­tra­to de An­to­nio Bo­net

El pin­tor ga­di­tano Her­nán Cor­tés evo­ca su amis­tad y tra­to pro­fe­sio­nal con el repu­tado ca­te­drá­ti­co, a quien co­no­ció en Ma­drid a fi­na­les de los años 70

Huelva Informacion - - Cultura Y Ocio - HER­NÁN COR­TÉS MO­RENO

EN es­tos tiem­pos de ad­ver­si­dad, con tan­tos ami­gos y co­no­ci­dos que se nos es­ca­pan co­mo el agua en­tre las ma­nos, sin tiem­po in­clu­so pa­ra una fu­gaz des­pe­di­da, nos ha de­ja­do con su ha­bi­tual dis­cre­ción An­to­nio Bo­net Co­rrea, una de las gran­des re­fe­ren­cias de la his­to­ria del ar­te y del mun­do aca­dé­mi­co de los úl­ti­mos años. Fa­lle­ció en Ma­drid el pa­sa­do vier­nes 22 de ma­yo, a los 94 años de edad, des­pués de una vi­da ple­na con­sa­gra­da al es­tu­dio y a la en­se­ñan­za. Fue ca­te­drá­ti­co en las uni­ver­si­da­des de Mur­cia, Se­vi­lla y Com­plu­ten­se de Ma­drid, de la que tam­bién fue vi­ce­rrec­tor, así co­mo pro­fe­sor ex­tra­or­di­na­rio de la Uni­ver­si­dad de Es­tras­bur­go. Su la­bor aca­dé­mi­ca fue in­ce­san­te, miem­bro del Ins­ti­tu­to de Es­pa­ña y de me­dia do­ce­na de aca­de­mias, en­tre ellas la Real Aca­de­mia de Be­llas Ar­tes de San Fer­nan­do, que di­ri­gió en­tre 2009 y 2015, y don­de en­ca­be­za el es­ca­la­fón de asis­ten­cia a las se­sio­nes, con más de 1.200.

Creo que fue una de las úl­ti­mas se­sio­nes so­lem­nes en las que par­ti­ci­pó, el 24 de fe­bre­ro de 2019, en la que An­to­nio Bo­net con­tes­tó a mi dis­cur­so de in­gre­so en la Aca­de­mia de San Fer­nan­do y nos ofre­ció una au­tén­ti­ca lec­ción lu­mi­no­sa so­bre el re­tra­to pic­tó­ri­co y su evo­lu­ción en el ar­te. “En el fon­do el re­tra­to es la for­ma de ven­cer la muer­te, de no ol­vi­dar los ras­gos y el ta­lan­te de las per­so­nas au­sen­tes de ma­ne­ra de­fi­ni­ti­va”, di­jo en­ton­ces. De­bo aña­dir que An­to­nio Bo­net tu­vo el arro­jo de pro­po­ner­me pa­ra for­mar par­te de la cor­po­ra­ción, can­di­da­tu­ra que apo­ya­ron los pintores Ma­nuel Al­cor­lo y Ra­fael Ca­no­gar. No du­dó An­to­nio, con 93 años cum­pli­dos y en ese mo­men­to di­rec­tor ho­no­ra­rio de la Aca­de­mia, en asu­mir ade­más la ta­rea de con­tes­tar a mi dis­cur­so, pues su cu­rio­si­dad y bue­na dis­po­si­ción eran inago­ta­bles. Aquel in­ter­cam­bio de pa­re­ce­res so­bre un te­ma pa­ra mí tan esen­cial, su pro­fun­do co­no­ci­mien­to de la evo­lu­ción del ar­te, la pre­ci­sión con la que apor­ta­ba de­ta­lles de ar­tis­tas, de dispu­tas y ten­sio­nes en el seno de la pri­mi­ti­va Aca­de­mia que tan bien co­no­cía, cons­ti­tu­ye­ron un ho­nor y una en­se­ñan­za que lle­va­ré siem­pre con­mi­go.

Co­no­cí a An­to­nio Bo­net en Ma­drid a fi­na­les de los años se­ten­ta. Era no só­lo un repu­tado ca­te­drá­ti­co de his­to­ria del ar­te, sino tam­bién un gran in­tere­sa­do en el ar­te mo­derno y en la obra de los ar­tis­tas jó­ve­nes. Vino a mi es­tu­dio, tan­to en Ma­drid co­mo en Cá­diz, a ver mis pri­me­ros re­tra­tos y tan­to sus con­se­jos co­mo su for­ma de en­ten­der el re­tra­to me afian­za­ron en el ca­mino pic­tó­ri­co que ha­bría de to­mar des­de en­ton­ces. Siem­pre he con­ta­do con su apo­yo y con su ejem­plo in­te­lec­tual gra­cias a su ge­ne­ro­si­dad. En 2009 co­mi­sa­rió, jun­to a An­to­nio Agu­do, una ex­po­si­ción an­to­ló­gi­ca de mi obra, Cor­tés. El re­tra­to co­mo op­ción es­té­ti­ca, en las sa­las de Ca­ja­sol (Se­vi­lla) y en las de Iber­ca­ja (Za­ra­go­za).

En el ca­tá­lo­go de esa mues­tra re­co­gió una anéc­do­ta so­bre un re­tra­to ima­gi­na­rio que a mí me ha gus­ta­do siem­pre re­me­mo­rar. Fue, re­cuer­da Bo­net, en mi ta­ller de Cá­diz, “des­de cu­ya te­rra­za, a la som­bra de la cú­pu­la de la ba­rro­ca igle­sia del Car­men, se di­vi­sa­ba, con el pri­mer plano de las pal­me­ras de la Ala­me­da de Apo­da­ca, la in­men­si­dad in­son­da­ble del océano Atlán­ti­co”. La his­to­ria pa­re­ce un cuen­to fan­tás­ti­co: “Un jo­ven que ha­bía per­di­do a su pa­dre desea­ba te­ner un re­tra­to de su pro­ge­ni­tor, con el fin de con­ser­var me­jor su ima­gen. Al no po­seer nin­gu­na fo­to­gra­fía su­ya, le des­cri­bió al re­tra­tis­ta có­mo era, fí­si­ca y mo­ral­men­te, el fa­lle­ci­do. Cuan­do el pin­tor, en su es­tu­dio, en­se­ñó al hi­jo el cua­dro que le ha­bía en­car­ga­do, és­te ex­cla­mó: ‘¡Ay, pa­dre, có­mo has cam­bia­do!”.

Coin­ci­dí tam­bién con An­to­nio Bo­net en una la­bor muy gra­ta pa­ra am­bos: el Pa­tro­na­to del Mu­seo del Pra­do y du­ran­te cin­co años en su Co­mi­sión Per­ma­nen­te. Des­de que yo in­gre­sé en 2013, nues­tra com­pli­ci­dad, nues­tro co­mún afán de que el gran tem­plo del ar­te no per­die­ra el pun­to de vis­ta de los pintores es­pa­ño­les de hoy, fue cons­tan­te. Pa­ra el Pra­do, pa­ra la Aca­de­mia de San Fer­nan­do, cu­ya bi­blio­te­ca y mu­seo tam­bién di­ri­gió, pa­ra las su­ce­si­vas ge­ne­ra­cio­nes de his­to­ria­do­res del ar­te, pa­ra los lec­to­res de su in­gen­te la­bor pe­rio­dís­ti­ca y cien­tí­fi­ca, An­to­nio Bo­net es una re­fe­ren­cia in­elu­di­ble. Pa­ra mí, ade­más, es al­go muy di­fí­cil de con­se­guir en una so­la per­so­na: un maes­tro y un ami­go.

Me co­gió l a no­ti­cia de su muer­te le­yen­do un li­bro in­tere­san­te e ines­pe­ra­do que me pro­por­cio­nó el aca­dé­mi­co Pe­dro Na­vas­cués, La Real Aca­de­mia de Be­llas Ar­tes de San Fer­nan­do (1744-1808), de Clau­de Bé­dat, un re­pa­so de los pri­me­ros años de la ins­ti­tu­ción y de las ten­sio­nes en­tre los ar­tis­tas y los con­si­lia­rios en aque­llos años. Se tra­ta de una lec­tu­ra es­cla­re­ce­do­ra so­bre el pa­pel que pue­den ju­gar per­so­nas ilus­tra­das pa­ra me­diar en­tre el ar­tis­ta y la so­cie­dad. Pa­re­ce in­ne­ce­sa­rio aña­dir que lle­gué a es­te li­bro gra­cias a An­to­nio Bo­net, a quien tan­to de­be­mos.

Tan­to sus con­se­jos co­mo su for­ma de en­ten­der el re­tra­to afian­za­ron mi ca­mino

An­to­nio es pa­ra mí al­go muy di­fí­cil de con­se­guir en una so­la per­so­na: un maes­tro y un ami­go

El his­to­ria­dor del ar­te An­to­nio Bo­net.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.