TRANS­PA­REN­CIA (III)

Huelva Informacion - - Opinión -

DE­CÍA­MOS que el cai­nis­mo exis­ten­te en el Par­la­men­to re­sul­ta gro­tes­co. Des­de que em­pe­zó es­ta le­gis­la­tu­ra sos­te­ni­da con pin­zas, lo­ca tra­ve­sía de dia­bó­li­cos con­tra­pe­sos a mer­ced de po­si­bles re­ga­lías pa­ra unos po­cos, quie­nes, cuan­do se han vis­to ne­ce­sa­rios se han con­ver­ti­do en po­de­ro­sos pe­di­güe­ños, bi­sa­gras ne­ce­sa­rias pa­ra abrir la puer­ta del im­pe­rio, cu­ya llave po­dría re­su­mir­se en dos fra­ses: si no me das te qui­to de en me­dio, si no me ha­ces ca­so no te sos­ten­go.

Ahí, se con­ci­sa, se con­den­sa, de­cía, cuan­to han de tra­ba­jar por los es­pa­ño­les es­tas se­ño­rías im­pres­cin­di­bles, ele­va­das a la con­di­ción de in­to­ca­bles, que tie­nen aga­rra­das por las gó­na­das a quie­nes apar­te de go­ber­nar y tra­ba­jar du­ro, co­mo lo es­tán ha­cien­do –y na­die de­bie­ra ne­gar­lo– en una si­tua­ción dra­má­ti­ca en lo sa­ni­ta­rio, en lo so­cial, en los em­pre­sa­rial, en lo eco­nó­mi­co e in­clu­so en lo do­més­ti­co, han de man­te­ner el equi­li­bro de las ma­te­má­ti­cas par­la­men­ta­rias, lo que su­po­ne sin du­da un tor­men­to in­cla­si­fi­ca­ble.

A la opo­si­ción to­do le re­sul­ta fá­cil, es

A la de­re­cha le im­por­ta un ble­do los muer­tos, la fal­ta de tra­ba­jo de mu­chos y el hambre de tan­tos

ob­vio. Siem­pre fue así, en to­do lu­gar y mo­men­to. No tie­ne que go­ber­nar, que to­mar de­ci­sio­nes, por tan­to, nun­ca se equi­vo­ca, y su pa­pel pue­de re­du­cir­se a des­gas­tar a quien man­da. Di­cho es­to, el PP del Sr. Ca­sa­do no ter­mi­na de en­ca­jar que per­dió las elec­cio­nes, y pien­sa, ade­más –lo que es po­co de­mo­crá­ti­co–, que el po­der les co­rres­pon­de a ellos y no a unos des­ca­mi­sa­dos y ad­ve­ne­di­zos co­mo los que nos di­ri­gen en es­tos mo­men­tos.

La de­re­cha en­tien­de que el po­der es pa­tri­mo­nio su­yo, co­mo la ban­de­ra de Es­pa­ña, co­mo las Fuer­zas de Se­gu­ri­dad, las Fuer­zas Ar­ma­das o co­mo cua­les­quie­ra otras es­truc­tu­ras del Es­ta­do, y se equi­vo­can, com­ple­ta­men­te. Pe­ro es­to tam­bién es nor­mal, en­tra den­tro de la es­tra­te­gia de la cris­pa­ción, esa que im­por­ta­mos de Nor­tea­mé­ri­ca y que tan bien re­pre­sen­ta en Es­pa­ña la Fun­da­ción FAES, esa es­cue­la de ca­cho­rros neo­li­be­ra­les que pre­si­de el po­lí­ti­co que más ha men­ti­do a los es­pa­ño­les, el Sr. Az­nar –que afir­mó la exis­ten­cia de ar­mas quí­mi­cas en Irak y nos lle­vó a una gue­rra o que acha­có a ETA lo acon­te­ci­do el 11-M a sa­bien­das de que fue Al Qae­da–. De ahí que an­den ins­ta­la­dos en el in­sul­to per­so­nal, en el aco­so y de­rri­bo con­ti­nuo. Cuan­to peor me­jor, es su le­ma. A la de­re­cha le im­por­ta un ble­do los muer­tos, la fal­ta de tra­ba­jo de mu­chos y el hambre de tan­tos. Si a es­tas cues­tio­nes le su­ma­mos la fal­ta de una in­for­ma­ción ve­raz y el rui­do de las re­des so­cia­les, pues apa­ga y vá­mo­nos. (…)

PA­CO HUEL­VA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.