Co­las pa­ra vi­si­tar al Sim­pe­ca­do de Huel­va

Un mi­nu­to de si­len­cio por los fa­lle­ci­dos de la pan­de­mia La ca­rro­za lu­ce en el din­tel de la ca­pi­lla

Huelva Informacion - - Huelva - Eduar­do J. Su­gra­ñes HUEL­VA

La Her­man­dad de Huel­va abrió su Jue­ves de Ro­cío con un mi­nu­to de si­len­cio en re­cuer­do de los fa­lle­ci­dos por la pan­de­mia del co­ro­na­vi­rus, en una jor­na­da en la que los her­ma­nos eran con­vo­ca­dos a la mi­sa de ro­me­ros con afo­ro re­du­ci­do en el pa­tio, si­guien­do las in­di­ca­cio­nes sa­ni­ta­rias que­dó el afo­ro re­du­ci­do. Mu­chos otros de­vo­tos se con­gre­ga­ron en la pla­za Pa­co To­ron­jo.

El pre­si­den­te de la Her­man­dad de Huel­va, An­to­nio Sán­chez de Pi­ña, tu­vo unas pa­la­bras ini­cia­les pa­ra re­cor­dar a las mu­chas fa­mi­lias que han su­fri­do por es­ta pan­de­mia. “No­so­tros los ro­cie­ros -di­jo- nos pu­si­mos al ser­vi­cio de la so­cie­dad de Huel­va, pa­ra dar con­te­ni­do a lo que ha­ce un año y me­dio re­fren­dó to­da la ciu­da­da­nía cuan­do pa­sea­mos el Ro­cío de amor y ca­ri­dad. Nun­ca es­pe­ra­mos que tan pron­to íba­mos a te­ner que dar cuer­po a eso que sen­tía­mos los ro­cie­ros, el Ro­cío de amor y ca­ri­dad”.

Así es­tos me­ses es­tu­vie­ron en “la de­fen­sa de la vi­da, de la dig­ni­dad de los se­res hu­ma­nos, ayu­dan­do a aque­llos que ne­ce­si­ta­ban de no­so­tros, y nos pu­si­mos a ca­mi­nar”. En es­te ca­mino mar­ca­do por la Vir­gen “no lo he­mos he­cho so­lo los ro­cie­ros de Huel­va, lo han he­cho to­das las her­man­da­des, las de glo­ria y las de pe­ni­ten­cia. La Igle­sia se ha vol­ca­do en mos­trar el

Un día muy es­pe­cial en el que Huel­va acu­dió a lle­var sus flo­res a la ca­sa de la her­man­dad

com­pro­mi­so con la so­cie­dad”.

Sán­chez de Pi­ña ade­lan­tó de que ha­brá tiem­po “pa­ra mos­trar el ca­ri­ño a to­dos aque­llos que sa­lie­ron a de­fen­der la vi­da”, e in­vi­ta­ba a los pre­sen­tes a re­cor­dar “a la mul­ti­tud de víc­ti­mas que ha cos­ta­do en lo que va de pan­de­mia”.

Du­ran­te ese mi­nu­to de si­len­cio se es­cu­chó el to­que de ora­ción en la gai­ta ro­cie­ra.

An­to­nio Sán­chez de Pi­ña in­vi­tó a to­dos a ha­cer reali­dad, “du­ran­te es­te año que nos que­da has­ta vol­ver a ver a nues­tra Ma­dre ca­ra a ca­ra con nues­tro Sim­pe­ca­do ese Ro­cío de amor y ca­ri­dad, que tan­to le gus­tó a la ciu­da­da­nía de Huel­va”.

El pa­tio de la Her­man­dad de Huel­va se ha­bía con­ver­ti­do en tem­plo abier­to pa­ra la mi­sa de ro­me­ros, ador­na­do con ban­de­ro­las del car­tel ro­cie­ro de la her­man­dad, ha­ti­llos en las co­lum­nas de he­le­chos, ro­me­ro y flo­res del ca­mino, cu­bier­to de la bó­ve­da azul cie­lo de Huel­va.

Acom­pa­ñó a los ro­cie­ros el al­cal­de de Huel­va, Ga­briel Cruz San­ta­na, y la pre­si­den­ta del Puer­to de Huel­va, Pi­lar Mi­ran­da.

Una jor­na­da fes­ti­va a pe­sar de no po­der arran­car el ca­mi­nar de la ca­rro­za de pla­ta, que se en­con­tra­ba en­mar­ca­da en el din­tel de la puer­ta de la ca­pi­lla, exor­na­da de pri­ma­ve­ra, del co­lor y la luz de es­te Ro­cío tan es­pe­cial, en las ma­nos del flo­ris­ta An­to­nio Ri­ve­ra.

La mú­si­ca del Co­ro de la Her­man­dad de Huel­va tras­la­da­ba a to­dos, a los que es­ta­ban en el pa­tio, a los que se­guían la mi­sa por las re­des so­cia­les de la her­man­dad o las te­le­vi­sio­nes lo­ca­les, a ese Ro­cío que ca­da uno lle­va den­tro y que ex­plo­ta en fe­li­ci­dad en es­ta ma­ña­na de Jue­ves de Ro­cío, cuan­do Huel­va es un mar de ple­ga­rias jun­to al Sim­pe­ca­do.

El ca­pe­llán de la her­man­dad, Jo­sé An­to­nio Omist, que pre­si­dió la mi­sa, qui­so em­pe­zar su ho­mi­lía in­vi­tan­do a re­des­cu­brir “la gran­de­za de es­te Ro­cío 2020, a in­vi­ta­ros a des­cu­brir có­mo el Dios que nos ha­bla la his­to­ria y ha ve­ni­do a ofre­cer­nos el en­car­go del Pa­dre, nos in­vi­ta de una ma­ne­ra muy es­pe­cial a vi­vir es­te tiem­po, por­que en me­dio de la os­cu­ri­dad he­mos es­cu­cha­do en el evangelio que Él vie­ne co­mo luz”.

Omist di­jo que vie­ne a “ilu­mi­nar la vi­da” y “ese ca­mino que re­co­rre­mos, que tie­ne un des­tino fi­jo”. “Si no hay ca­mino no hay des­tino, pe­ro por­que te­ne­mos des­tino siem­pre hay ca­mino”.

Pa­ra “los ro­cie­ros una me­tá­fo­ra de ese ca­mino es nues­tro pe­re­gri­nar ha­cia la al­dea al en­cuen­tro con la Vir­gen”. Por lo tan­to, “ese ca­mi­nar ha­cia la Vir­gen per­ma­nen­te en nues­tras vi­das tie­ne un ca­mino que re­co­rrer y es el que va­mos ha­cien­do”.

Así, di­jo, que cuan­do to­do lo ac­ce­so­rio des­apa­re­ce lo úni­co que que­da es la esen­cia. “Es pre­ci­sa­men­te ahí -aña­dió- don­de qui­sie­ra in­vi­ta­ros a vi­vir es­te Ro­cío 2020. “En la esen­cia del amor a la Ma­dre, en la esen­cia del amor a aque­lla que su­po es­tar en to­do mo­men­to en la vi­da de su Hi­jo, en la esen­cia del amor a aque­lla que no se con­for­mó sim­ple­men­te con es­tar al la­do de su Hi­jo, sino que ade­más no se con­for­ma sin es­tar a nues­tro la­do, es la que per­ma­nen­te­men­te nos acom­pa­ña”. La que ofre­ce una mi­ra­da de cla­ri­dad “con ojos lim­pios al que es el ver­da­de­ro ca­mino: Cris­to”.

Des­de esa “luz que él nos trae”, Jo­sé An­to­nio Omist desea que es­te Ro­cío bau­ti­za­do co­mo Ro­cío de luz, “sea pa­ra to­dos vo­so­tros un Ro­cío tam­bién de es­pe­ran­za”. Un Ro­cío en el que “sea­mos ca­pa­ces de re­des­cu­brir que, por os­cu­ra que pue­da pa­re­cer la reali­dad, siem­pre es­tá la luz de Cris­to alum­bran­do nues­tra vi­da, nues­tra his­to­ria, nues­tro ca­mi­nar”. In­vi­tó a se­guir sus hue­llas y si fal­tan fuer­zas no ol­vi­dar que “siem­pre hay un Ro­cío del es­pí­ri­tu alen­tán­do­nos, im­pul­sán­do­nos a ca­mi­nar siem­pre ha­cia ade­lan­te”. Jo­sé An­to­nio Omist ase­gu­ró que “no se tra­ta de pre­go­nes y flo­ri­tu­ras, se tra­ta de la au­ten­ti­ci­dad y la cohe­ren­cia que el hom­bre es ca­paz de en­con­trar en su vi­da pa­ra ha­cer de es­te mun­do una reali­dad nue­va”.

Tras la ce­le­bra­ción de la eu­ca­ris­tía, a las do­ce de la ma­ña­na se ini­ció la vi­si­ta al Sim­pe­ca­do. An­te él, la her­ma­na ma­yor, De­si­rée Már­quez, re­ci­bía a los pe­re­gri­nos a los que les ofre­cía una es­tam­pa de es­te Ro­cío tan es­pe­cial.

Lle­ga­ban pe­re­gri­nos, al­gu­nos con sus pa­ñue­los ata­dos al cue­llo, otros con sus me­da­llas y la­zos de Huel­va, mu­je­res con flo­res en el pe­lo y al­gún co­ro ro­cie­ro cu­yos miem­bros qui­sie­ron ir jun­tos pa­ra ir can­tan­do en es­ta lar­ga co­la que da­ba la vuel­ta a la ca­sa de la her­man­dad, don­de mu­chos apro­ve­cha­ban el mo­men­to pa­ra lle­var­se el re­cuer­do de la cin­ta blan­ca y azul de es­te Ro­cío que es­tá vi­vien­do Huel­va tan es­pe­cial y que, sin du­da, siem­pre se re­cor­da­rá.

REPORTAJE GRÁ­FI­CO: AL­BER­TO DO­MÍN­GUEZ

Mu­chos de­vo­tos si­guie­ron la mi­sa des­de la pla­za Pa­co To­ron­jo.

Los ro­cie­ros se acer­ca­ron has­ta el Sim­pe­ca­do en una es­pe­cial vi­si­ta en la ma­ña­na del Jue­ves de Ro­cío.

Una de­vo­ta an­te el Sim­pe­ca­do de la Her­man­dad de Huel­va.

Un mo­men­to de la ce­le­bra­ción de la mi­sa de ro­me­ros en el pa­tio de la ca­sa de her­man­dad.

A. DO­MÍN­GUEZ

El her­mano ma­yor, du­ran­te el re­zo del án­ge­lus an­te la Con­cha Pe­re­gri­na de Emi­gran­tes.

El al­cal­de, pre­si­den­te y her­ma­na ma­yor de Huel­va, y la pre­si­den­ta del Puer­to en la mi­sa,

Miem­bros del co­ro de la her­man­dad que can­ta­ron du­ran­te la mi­sa.

Una fa­mi­lia se acer­ca has­ta la ca­rro­za de pla­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.