IN­GRE­SO MÍ­NI­MO

Huelva Informacion - - Opinión -

SI nues­tra cla­se po­lí­ti­ca su­pie­ra com­por­tar­se con un mí­ni­mo de de­co­ro, la apro­ba­ción del In­gre­so Mí­ni­mo Vi­tal se­ría una no­ti­cia que to­do el mun­do de­be­ría es­tar ce­le­bran­do. Pe­ro cuan­do el Par­la­men­to de nues­tra na­ción se ha con­ver­ti­do en uno de esos lo­ca­les don­de se rea­li­zan pe­leas clan­des­ti­nas de ga­llos (o i nclu­so de rott­wei­lers), una bue­na no­ti­cia co­mo és­ta –que su­pon­drá un ali­vio eco­nó­mi­co para mu­cha gen­te que lo es­tá pa­san­do mal– ni si­quie­ra pue­de ser ce­le­bra­da con la ale­gría que se me­re­ce. Tar­de o tem­prano, ese In­gre­so Mí­ni­mo Vi­tal (que, re­pi

tá­mos­lo, es una ga­ran­tía de vi­da de­cen­te para mu­chos ciu­da­da­nos que es­tán aho­ra mis­mo en las co­las de re­co­gi­da de ali­men­tos) se­rá usa­do por los hu­nos y por los ho­tros co­mo una ex­cu­sa para la pe­lea po­lí­ti­ca de la peor es­pe­cie. No tar­da­re­mos en ver to­da cla­se de pro­pa­gan­da em­bus­te­ra des­ti­na­da a apro­piar­se de esa me­di­da co­mo si fue­ra un re­ga­li­to per­so­nal sa­li­do del bol­si­llo de los po­lí­ti­cos que la han apro­ba­do. Y en sen­ti­do con­tra­rio, no tar­da­re­mos en ver bu­los, no­ti­cias fal­sas y acu­sa­cio­nes in­si­dio­sas que in­ten­ta­rán cri­mi­na­li­zar a mu­chos in­mi­gran­tes que van a be­ne­fi­ciar­se –por for­tu­na– de es­ta me­di­da.

En cual­quier ca­so, no de­be­mos ol­vi­dar que es­ta ayu­da eco­nó­mi­ca exi­gi­rá fuer­tes subidas de im­pues­tos y más sa­cri­fi

cios la­bo­ra­les y eco­nó­mi­cos para otra par­te de la po­bla­ción que tam­bién lo es­tá pa­san­do mal. Gus­te o no, el di­ne­ro del In­gre­so Mí­ni­mo lle­ga­rá de las ayu­das eu­ro­peas y no nos sal­drá gra­tis. Pro­ba­ble­men­te exi­gi­rá su­bir el IVA de mu­chos pro­duc­tos bá­si­cos y re­cor­tar pen­sio­nes y sa­la­rios. Y por eso mis­mo ese In­gre­so Mí­ni­mo Vi­tal de­be­ría ad­mi­nis­trar­se de una for­ma es­pe­cial­men­te es­cru­pu­lo­sa.

¿Se ha­rá así? Ten­go mis du­das. El In­gre­so Mí­ni­mo Vi­tal su­po­ne que mu­cha gen­te que vi­ve en el lí­mi­te de la sub­sis­ten­cia (o di­rec­ta­men­te en la po­bre­za más hu­mi­llan­te) dis­pon­ga de unos in­gre­sos que les per­mi­tan sen­tir­se per­so­nas úti­les. Lla­mar des­pec­ti­va­men­te a esa ayu­da “la pa­gui­ta”, co­mo si fue­ra una li­mos­na des­de­ño­sa que una se­ño­ro­na le da a un men­di­go al sa­lir de mi­sa, es una ver­güen­za que de­gra­da a quien la lla­ma así. Aho­ra bien, en me­dio de una cri­sis co­mo la ac­tual, esa ayu­da de­be­ría ges­tio­nar­se con la ma­yor efi­ca­cia po­si­ble para evi­tar abu­sos y agra­vios. ¿Se ha­rá así? En la ac­tual si­tua­ción de en­ca­na­lla­mien­to po­lí­ti­co hay muy po­cos mo­ti­vos para creer­lo.

Ha­rá que mu­cha gen­te que vi­ve en la po­bre­za más hu­mi­llan­te dis­pon­ga de unos in­gre­sos que les per­mi­tan sen­tir­se úti­les

EDUAR­DO JORDÁ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.