Ser­gio Jr., el he­re­de­ro de Jus­tin Tim­ber­la­ke

Huelva Informacion - - Pasarela - Re­dac­ción

El can­tan­te, de 19 años, es hi­jo de me­xi­ca­nos y fue des­cu­bier­to tam­bién por Johnny Wright

El he­re­de­ro de Jus­tin Tim­ber­la­ke se lla­ma Ser­gio Jr., es hi­jo de me­xi­ca­nos y, se­gún sus pro­pias pa­la­bras, tra­ba­jar con el má­na­ger de le­gen­da­rio ar­tis­ta le ha he­cho creer en sí mis­mo y le ha con­ven­ci­do de que el fu­tu­ro de la mú­si­ca en Es­ta­dos Uni­dos “se bai­la con las ca­de­ras y se canta en in­glés y en es­pa­ñol”.

“En el mun­do de la mú­si­ca to­dos sa­ben quién es Johnny Wright y có­mo ha crea­do a gran­des ar­tis­tas. El que se ha­ya fi­ja­do en mí para tra­ba­jar con él me ha con­ven­ci­do que lo mío es es­to. No so­lo la mú­si­ca, sino la mú­si­ca con el se­llo la­tino, que es lo mío”, in­di­có el can­tau­tor, de 19 años, des­de la ca­sa que com­par­te con sus pa­dres en las afue­ras de San Fran­cis­co. “Siem­pre so­ñé con un má­na­ger que me abrie­ra puer­tas para cum­plir los sue­ños y es jus­ta­men­te lo que me es­tá pa­san­do”, afir­mó.

Ba­jo ese pa­ra­guas, Ser­gio Jr. se es­tre­nó es­te mes de ma­yo co­mo so­lis­ta. Ha­ce só­lo unos días lan­zó al mer­ca­do su pri­mer sen­ci­llo ti­tu­la­do No es fá­cil, una can­ción bai­la­ble con in­ter­pre­ta­ción de ba­la­da. Mien­tras que la mú­si­ca com­bi­na el dem­bow del re­gue­tón con la ba­se rít­mi­ca de la cum­bia, la le­tra es ro­mán­ti­ca y bi­lin­güe. “Re­pre­sen­ta exac­ta­men­te quien soy yo”, ase­gu­ró des­de su ha­bi­ta­ción, que re­de­co­ró con su her­mano y la no­via de es­te du­ran­te la cua­ren­te­na, si­guien­do la ten­den­cia de pin­tar las pa­re­des con fi­gu­ras geo­mé­tri­cas bi­co­lo­res que abun­da en Ti­kTok. “Yo soy un jo­ven co­mo cual­quier otro. Qui­zá la di­fe­ren­cia es que me lle­gó a tem­pra­na edad la se­gu­ri­dad de sa­ber lo que quie­ro”, re­co­no­ció.

Echan­do la vis­ta atrás, el ar­tis­ta con­fe­só que su sue­ño in­fan­til era ser fut­bo­lis­ta, al­go que lo iden­ti­fi­ca con Ma­lu­ma, uno de sus ído­los mu­si­ca­les. Du­ran­te una pau­sa obli­ga­da por una le­sión, unos ami­gos le in­vi­ta­ron a in­cor­po­rar­se a una ban­da mu­si­cal que es­ta­ban for­man­do y el amor por la mú­si­ca le hi­zo ol­vi­dar­se de la pelota. “Fue co­mo ma­gia. Su­pe de in­me­dia­to que eso era lo mío”, re­cor­dó. La mis­ma de­di­ca­ción que lo te­nía en­tre­nan­do ca­si to­dos los días, la pu­so en apren­der a to­car ins­tru­men­tos y a en­tre­nar su voz. Así pa­só bue­na par­te de 2017 com­pi­tien­do en el rea­lity Boy Band de ABC, que ter­mi­nó ga­nan­do para for­mar par­te del gru­po In Real Li­fe.

De in­me­dia­to fir­ma­ron un con­tra­to con Wright, fa­mo­so por su tra­ba­jo con gru­pos ju­ve­ni­les co­mo New Kids On the Block, NSYNC, Backs­treet Boys, los Jo­nas Brot­hers y has­ta Me­nu­do. Es­tu­vie­ron ba­jo su tu­te­la dos años y me­dio has­ta es­te enero, cuan­do anun­cia­ron su se­pa­ra­ción.

El ‘ha­ce­dor de es­tre­llas’ ya le ha­bía pues­to el ojo a Ser­gio Jr. y en tres me­ses no so­lo le ha­bía or­ga­ni­za­do la pro­duc­ción de me­dia do­ce­na de sus can­cio­nes sino que has­ta le ha­bía pre­sen­ta­do a Jus­tin Tim­ber­la­ke, a quien aún tie­ne en su em­pre­sa de ma­ne­jo de ar­tis­tas y que el jo­ven tie­ne co­mo nor­te y “una guía”.

SI al­go he­mos apren­di­do del co­ro­no­vi­rus –ade­más de que su fa­ta­li­dad era bas­tan­te más ra­di­cal de lo que nos con­ta­ban al prin­ci­pio– es que las ex­pec­ta­ti­vas siem­pre ter­mi­nan ti­ra­das por tie­rra. Aun­que, más que apren­der­lo, el bi­cho no ha he­cho más que re­cor­dár­nos­lo. Al prin­ci­pio del con­fi­na­mien­to una olea­da de po­si­ti­vi­dad y buen ro­llo inun­dó las ca­sas de los es­pa­ño­les quie­nes, en­tre re­pos­te­ría, man­da­las y vi­da healthy, da­ban por he­cho que la pan­de­mia cam­bia­ría al ser hu­mano. Sal­dría­mos más fuer­tes, se­ría­mos más ge­ne­ro­sos, lle­va­ría­mos la em­pa­tía por ban­de­ra y ja­más de­ja­ría­mos para ma­ña­na lo que pu­dié­ra­mos ha­cer hoy. Un hom­bre nue­vo na­ce­ría des­pués de la pan­de­mia y a su la­do Je­su­cri­to y Gand­hi se­rían el mis­mí­si­mo de­mo­nio. Qué bo­ni­ta se an­to­ja­ba la vi­da en la nue­va nor­ma­li­dad, aun­que no su­pié­ra­mos de su exis­ten­cia, aun­que to­da­vía no le hu­bié­se­mos pues­to nom­bre (la ori­gi­na­li­dad en su bau­ti­zo ha bri­lla­do por su au­sen­cia).

Cien­to vein­te mil días des­pués de que se de­cre­ta­se el es­ta­do de alar­ma, la nue­va nor­ma­li­dad em­pie­za a afian­zar­se en­tre los mor­ta­les. De me­mo­ria frá­gil –qui­zás el ex­ce­so de ho­ras en la co­ci­na du­ran­te el con­fi­na­mien­to les ha achi­cha­rra­do el ló­bu­lo tem­po­ral–, aque­llos que ima­gi­na­ban una vuel­ta a la reali­dad al es­ti­lo Ca­sa de la Pra­de­ra se han sa­cu­di­do los res­tos de po­si­ti­vi­dad con to­tal li­ge­re­za y han en­se­ña­do la pa­ti­ta del mons­truo que ha­bi­ta en ellos. Ni ras­tro de los aplau­sos, del Re­sis­ti­ré o del A es­te vi­rus lo pa­ra­mos en­tre to­dos. Odio, mez­quin­dad, las dos Es­pa­ñas, el bo­te­llón, el y tú más y el que te den, ese es el hom­bre nue­vo que nos de­ja la pan­de­mia. Por eso, las ex­pec­ta­ti­vas de­ben li­mi­tar­se a exis­tir só­lo en el dic­cio­na­rio, na­da de pen­sar­las, na­da de an­he­lar­las. To­do lo que pue­da sa­lir mal, sal­drá; to­do lo que sea sus­cep­ti­ble de co­rrom­per­se, se co­rrom­pe­rá. Aun­que a ve­ces, cuan­do no es­pe­ras na­da bueno de la vi­da y los hu­ma­nos, te sor­pren­des es­cu­chan­do un gra­cias don­de an­tes ha­bía si­len­cios; ob­ser­van­do a gen­te que ce­de el pa­so con son­ri­sas que se in­tu­yen ba­jo mas­ca­ri­llas y per­so­nas que son ama­bles a pe­sar su reali­dad de mier­da. Y no, no so­mos me­jo­res, pe­ro he­mos re­cu­pe­ra­do un ápi­ce de hu­ma­ni­dad y eso se no­ta cuan­do uno po­ne por fin los pies en la ca­lle.

no de­bía de ser una de las dis­trac­cio­nes de An­ge­la Kas­ner, que por en­ton­ces, en 1983, se es­ta­ba di­vor­cian­do del se­ñor Mer­kel y se cen­tra­ba en su te­sis de quí­mi­ca cuán­ti­ca. Pe­ro sus pai­sa­nos ger­mano-orien­ta­les es­ta­ban en­can­ta­dos, en­tre me­da­lla y me­da­lla olím­pi­ca, con es­te an­ti­sis­te­ma es­pa­ñol que se las veía con los in­va­so­res fran­ce­ses y el or­den de la ley. Mien­tras en la Ale­ma­nia Fe­de­ral gus­ta­ban las se­ries de po­li­cías ti­po Starsky y Hutch; en la De­mo­crá­ti­ca gus­ta­ban más los ban­di­dos co­mo el bri­tá­ni­co Dick Tur­pin y Cu­rro Ji­mé­nez. San­cho Gra­cia se hi­zo muy po­pu­lar en Che­cos­lo­va­quia, Hun­gría o en la RDA, don­de los epi­so­dios se di­vi­die­ron en­tre El An­da­luz Re­bel­de, Cu­rro con­ti­núa lu­chan­do y Cu­rro no se rinde. To­do un men­sa­je de es­pe­ran­za para esos años 80 en los que el ré­gi­men de Erich Ho­nec­ker de­ri­va­ba en una de­ca­den­cia im­pla­ca­ble. A San­cho Gra­cia lo veían ade­más en el se­gun­do ca­nal de la DFF (Deutcs­her Fern­seh­funk) con Fern­fah­rer (Aben­tuer auf Spa­niens Stras­sen), Los ca­mio­ne­ros, en 1985, más de do­ce años des­pués de su es­treno de Es­pa­ña. En la RDA, anega­da por las deu­das, vi­vían sin anun­cios en un mun­do vin­ta­ge, un par de dé­ca­das por de­trás de Oc­ci­den­te. El co­che fan­tás­ti­co fue el úl­ti­mo gran es­treno de la DFF, cuan­do ya ca­yó el mu­ro. Con el in­ter­cam­bio que ha­cía TVE con Cu­rro Ji­mé­nez co­no­ci­mos del más allá al ca­ba­llo po­la­co Ka­rino, los co­ne­jos che­cos­lo­va­cos Bo y Bo­bek, al Doc­tor Búho, y en la tar­de los lu­nes del 81 una se­rie de la RDA, Fan­tas­mas ba­jo la no­ria, ver­sión ca­se­ra de Westworld con tres mons­truos es­ca­pa­dos del par­que de atrac­cio­nes de Ber­lín. Por­que to­do el mun­do que­ría es­ca­par de Ber­lín y si no, se es­ca­pa­ban con las te­le­no­ve­las Los ri­cos tam­bién llo­ran o La es­cla­va Isau­ra y esos do­bla­jes de una voz por en­ci­ma de la de los ac­to­res en idio­ma ori­gi­nal.

Sin que hi­cie­ran fal­ta los au­dí­me­tros, los ale­ma­nes del es­te no veían tan­to las ca­de­nas de su re­pú­bli­ca co­mo las del otro la­do. La ARD (ac­tual Dar Ers­te, la Pri­me­ra) y la ZDF, la se­gun­da, se cap­ta­ban en ca­si to­do el te­rri­to­rio sal­vo en dos zo­nas cer­ca­nas a Po­lo­nia y

Der Sch­war­ze Ka­nal, El ca­nal ne­gro, don­de com­ba­tían con­tra las fa­ke news de la otra Ale­ma­nia. “Odio y men­ti­ra” pro­nun­cia­ba Karl-Eduard von Sch­nitz­ler des­de 1960. El lo­go era un águi­la con los co­lo­res del II y el III Reich. Por­que en las ca­de­nas co­mu­nis­tas cual­quier me­ra dis­cre­pan­cia se til­da de for­ma au­to­má­ti­ca de fas­cis­mo y na­zis­mo. Al caer el mu­ro lo pri­me­ro que ca­yó a con­ti­nua­ción fue es­te pro­gra­ma.

En ple­na re­cons­truc­ción tras la gue­rra la te­le­vi­sión de la RDA se ade­lan­tó en cua­tro días a la inau­gu­ra­ción de la ca­de­na de la RFA, apro­ve­chan­do ade­más que el 21 de di­ciem­bre de 1952 era el día de Sta­lin. El ré­gi­men de la Ale­ma­nia De­mo­crá­ti­ca no sa­bía muy bien qué ha­cer con el in­ven­to por­que la ra­dio era más in­di­vi­dual, más di­ri­gi­da y da­da a lo trans­cen­den­tal y pro­pa­gan­dís­ti­co.

Tal co­mo su­ce­de­ría con el Cir­cui­to Fe­de­ral So­vié­ti­co, pri­mer ca­nal de la TST, la fór­mu­la eran in­for­ma­ti­vos to­tal­men­te en­tre­ga­dos al ofi­cia­lis­mo, la cen­su­ra y la pro­pa­gan­da; es­pa­cios in­fan­ti­les; con­te­ni­dos de doc­tri­na; y cul­tu­ra ex­qui­si­ta en la no­che: ba­llet, mú­si­ca clá­si­ca, de­ba­tes se­su­dos (úni­co mar­gen para la crí­ti­ca) o representa­ciones tea­tra­les, in­clui­dos mo­nó­lo­gos. La TVE del fran­quis­mo no era por en­ton­ces demasiado di­fe­ren­te a una del Te­lón de Ace­ro en su pa­rri­lla. Lo que la di­fe­ren­cia­ba en el desa­rro­llis­mo de los 50 y 60 eran las pau­sas pu­bli­ci­ta­rias o las pe­lí­cu­las y se­ries es­ta­dou­ni­den­ses. Y par­ti­dos li­gue­ros más ani­ma­dos. En las te­le­vi­sio­nes del Es­te los anun­cios ha­bla­ban de los pro­vee­do­res y de cam­pa­ñas es­ta­ta­les. El cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de un blo­que fren­te a otro fue cru­cial en la ima­gen que da­ban los ca­na­les de una y otra par­te y lo que

y la tie­rra, Se­ño­ras y Se­ño­res, Un, dos, tres o In­for­me Se­ma­nal. Las te­le­vi­sio­nes co­mu­nis­tas no que­rían (o no po­dían, y al fi­nal ya no sa­bían) ser permea­bles a la in­no­va­ción. Y los pai­sa­nos, men­ta­li­za­dos en ese as­fi­xian­te con­fi­na­mien­to, es­ca­pa­ban sin­to­ni­zan­do los ca­na­les de Ale­ma­nia, Ita­lia, Fin­lan­dia o Gre­cia. Así, los yu­gos­la­vos, búl­ga­ros,

‘Cu­rro Ji­mé­nez’, un an­ti­sis­te­ma, fue la se­rie es­pa­ño­la con más éxi­to en es­tos paí­ses

hún­ga­ros o che­cos huían en sus ca­sas de las di­rec­tri­ces de los re­gí­me­nes. En Ru­ma­nía, don­de no se cap­ta­ba na­da de por ahí, es­tre­na­ron la te­le­vi­sión el 31 de di­ciem­bre de 1956, para ofre­cer só­lo una pe­lí­cu­la (ojo al nom­bre), Una no­che de tor­men­ta, y cum­plir así a ra­ja­ta­bla con los pla­nes quin­que­na­les. No vol­vió a emi­tir has­ta pa­sa­dos unos me­ses y para los po­cos te­le­vi­so­res de la cú­pu­la del ré­gi­men, tal co­mo su­ce­día en el nues­tro.

La te­le­vi­sión era un ju­gue­te del po­der, una he­rra­mien­ta para in­fluir o do­mes­ti­car. El apa­re­jo en ca­sa del que man­da y a día de hoy en los paí­ses don­de la te­le­vi­sión na­ció ba­jo una dic­ta­du­ra las ca­de­nas pú­bli­cas si­guen su­frien­do ese las­tre. En Po­lo­nia es­tre­na­ron la pri­me­ra ca­de­na pri­va­da in­clu­so an­tes de la caí­da del Mu­ro (Ursy­nat, 1987) e in­clu­so an­tes que en Es­pa­ña. Los pai­sa­nos del por en­ton­ces Papa se reían con Te­lex­press, em­ble­má­ti­co es­pa­cio sa­tí­ri­co ti­po El in­ter­me­dio de la TVP.

Para di­sua­dir la ava­lan­cha oc­ci­den­tal las ca­de­nas del Te­lón de Ace­ro op­ta­ron por el sis­te­ma fran

EFE

El jo­ven ar­tis­ta Ser­gio Jr, en una de las imá­ge­nes pro­mo­cio­na­les de su pri­mer sin­gle.

EFE

Jus­tin Tim­ber­la­ke, du­ran­te un con­cier­to.

EFE

Una far­ma­céu­ti­ca ven­de mas­ca­ri­llas.

PI­LAR LARRONDO

Los pe­lu­ches del ‘Bue­nas no­ches, ni­ños’ so­vié­ti­co en los años 70.

Karl-Eduard von Sch­nitz­ler y el lo­go reac­cio­na­rio de ‘Der sch­war­zer ka­nal’.

‘Fan­tas­mas ba­jo la no­ria’.

Una aza­fa­ta del ca­nal DFF.

Una lo­cu­to­ra de la TVR ru­ma­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.