El con­sul­to­rio de Pa­ca, la re­ve­la­ción de ‘Ve­neno’

Huelva Informacion - - Televisión - C. Abel

Atres­pla­yer Pre­mium es­tre­na hoy los dos pri­me­ros pa­ses de ‘Pa­ca la Pi­ra­ña, ¿dí­ga­me?’

No fue fá­cil con­ven­cer­la, pe­ro lo que no sa­bía Pa­ca la Pi­ra­ña es que la se­rie que pre­pa­ra­ban Los Ja­vis so­bre su ami­ga, Ve­neno, se con­ver­ti­ría en una de las ma­yo­res ale­grías pro­fe­sio­na­les de su vi­da. Atres­pla­yer Pre­mium es­tre­na hoy los dos pri­me­ros epi­so­dios de Pa­ca la Pi­ra­ña, ¿dí­ga­me?, ti­ra có­mi­ca en la que la ve­det­te an­da­lu­za apor­ta su par­ti­cu­lar vi­sión y con­se­jos so­bre cues­tio­nes tan di­ver­sas co­mo el amor, la fa­mi­lia, la se­xua­li­dad, la mo­da y el es­ti­lo de vi­da healthy, con el que par­ti­cu­lar­men­te no se sien­te muy iden­ti­fi­ca­da.

Son diez pie­zas, di­ri­gi­das por Isabel Du­rán, que han si­do gra­ba­das ín­te­gra­men­te en el do­mi­ci­lio al­me­rien­se de la pro­ta­go­nis­ta, don­de da rien­da suel­ta a sus re­fle­xio­nes so­bre la vi­da y a su pe­cu­liar for­ma de ex­pre­sar­se. Esos chas­ca­rri­llos y ri­mas pi­can­to­nas for­man par­te de su fa­ce­ta más ar­tís­ti­ca, esa que se fra­guó en la dé­ca­da de los 80 en sa­las de es­pec­tácu­los de Va­len­cia don­de lle­va­ba a ca­bo imi­ta­cio­nes y pa­ro­dias de gran­des di­vas de la mú­si­ca na­cio­nal co­mo Sa­ra Mon­tiel.

La ‘me­jor coach de Es­pa­ña’, co­mo ella mis­ma se de­fi­ne, fue el án­gel de la guar­da de Cris­ti­na Or­tiz. Te­nían en co­mún su tie­rra na­tal, Al­me­ría, y la tran­sen­xua­li­dad, pe­ro el en­torno más cer­cano de am­bas acep­tó el cam­bio de gé­ne­ro de ma­ne­ra muy dis­tin­ta. La fa­mi­lia de la de Adra se sin­tió aver­gon­za­da y nun­ca de­jó de ser Jo­sé An­to­nio, es­pe­cial­men­te para su ma­dre, María Je­sús Ro­drí­guez Ri­ve­ra. En cam­bio, Pa­ca tu­vo el apo­yo y re­co­no­ci­mien­to de los su­yos. Pro­ba­ble­men­te por ese mo­ti­vo, la nue­va Ele­na Fran­cis se con­vir­tió en con­se­je­ra, pro­tec­to­ra y ma­dre adop­ti­va de su me­jor ami­ga.

A prin­ci­pios de los 90, an­tes de que Cris­ti­na die­ra el sal­to a la fa­ma te­le­vi­si­va en Es­ta no­che cru­za­mos el Mis­sis­sip­pi (T-5) y en La son­ri­sa del Pe­lí­cano (A-3), Pa­ca se tras­la­da a la cos­ta me­di­te­rrá­nea por cues­tio­nes la­bo­ra­les. To­do fue a las mil ma­ra­vi­llas has­ta que el es­pec­tácu­lo del trans­for­mis­mo su­frió una cri­sis que le obli­gó a com­pa­gi­nar­lo con la pros­ti­tu­ción.

Has­ta allí se des­pla­zó Cris­ti­na cuan­do en 2006 sa­lió de la pri­sión de Aran­juez, don­de cum­plió tres años de cár­cel y fue víc­ti­ma de vio­la­cio­nes y mal­tra­to. Pa­ca se con­vir­tió en su re­fu­gio. Eran en in­se­pa­ra­bles, in­clu­so en las úl­ti­mas in­ter­ven­cio­nes de La Ve­neno en Sál­va­me acu­die­ron jun­tas y en de­fen­sa con­jun­ta. Cris­ti­na, fiel a su esen­cia, se de­ja­ba lle­var por la pa­sión del mo­men­to. A su ve­ra, es­ta­ba su ami­ga para so­se­gar­la y ha­cer­le al­gún re­pro­che ca­ri­ño­so so­bre su soez ver­bo­rrea. Has­ta en cua­tro oca­sio­nes se des­pla­za­ron los pro­duc­to­res a Al­me­ría, don­de re­gre­só en 2018, con la in­ten­ción de con­ven­cer­la para que ha­cer de sí mis­ma en Ve­neno, ba­sa­da en el li­bro de Va­le­ria Ve­gas: ¡Di­go! Ni pu­ta, ni san­ta. Las me­mo­rias de La Ve­neno. Ase­gu­ra Ja­vier Cal­vo que en aque­llos en­cuen­tros com­par­tie­ron me­sa en su res­tau­ran­te chino fa­vo­ri­to y lo­gra­ron per­sua­dir­la. Am­bro­si des­ta­ca­ba de Pa­ca su ge­ne­ro­si­dad por for­mar par­te de un pro­yec­to con el desen­la­ce tan des­di­cha­do: la des­pe­di­da de­fi­ni­ti­va de su me­jor ami­ga, a la que cua­tro años des­pués de su muer­te de­fien­de con uñas y dien­tes.

ATRES­ME­DIA

Pa­ca apor­ta su par­ti­cu­lar for­ma de ver el mun­do en su ti­ra có­mi­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.