RO­DI­LLAS DE PO­LI­CÍAS

Huelva Informacion - - Opinión - MANUEL BAREA

UN po­li­cía, De­rek Chau­vin, ma­tó a Geor­ge Floyd es­tran­gu­lán­do­lo con su ro­di­lla. Otros agen­tes do­blan des­de ha­ce días la su­ya co­mo pro­tes­ta con­tra el ra­cis­mo. El ges­to fue idea del quar­ter­back de los 49ers de San Fran­cis­co, Co­lin Kae­per­nick, que en sep­tiem­bre de 2016 hin­có su ro­di­lla de­re­cha en el sue­lo mien­tras so­na­ba el himno de su país y se iza­ba la ban­de­ra an­tes de un par­ti­do de la NFL. Lo ocu­rri­do con Kae­per­nick des­de aquel día es ar­chi­sa­bi­do: su ca­rre­ra de­por­ti­va ca­yó en pi­ca­do, no ha vuel­to a ju­gar.

Fue acu­sa­do de an­ti­pa­trio­ta, lo que nos lle­va a pre­gun­tar­nos por enési­ma vez en qué con­sis­te eso de ser pa­trio­ta, du­da que para al­gu­nos que­da re­suel­ta con la fan­to­cha­da que sol­tó otro ju­ga­dor, Victor Cruz, en su em­bes­ti­da a Kae­per­nick: “Se de­be res­pe­tar la ban­de­ra. Es más gran­de que uno mis­mo”.

La es­tam­pa de la ge­nu­fle­xión de po­li­cías so­li­da­ri­zán­do­se con las pro­tes­tas con­tra la se­gre­ga­ción ra­cial ha si­do vis­ta por los re­tró­gra­dos de turno co­mo una po­se, co­mo un ges­to efec­tis­ta me­dia­ti­za­do por la lla­ma­da éli­te pro­gre­sis­ta, prin­ci­pal­men­te la de Es­ta­dos Uni­dos, ale­jan­do de es­te mo­do el fo­co de las hor­das van­dá­li­cas –de ex­tre­ma iz­quier­da, ob­via­men­te– de­di­ca­das al pi­lla­je y la des­truc­ción. Pe­ro no, la ro­di­lla en tie­rra de esos agen­tes con­tra la ro­di­lla que aplas­tó has­ta la as­fi­xia el cue­llo de Floyd cons­ti­tu­ye un sím­bo­lo po­de­ro­so car­ga­do de fuer­za y de sen­ti­do. Co­mo en su día lo fue­ron los pu­ños en al­to en­guan­ta­dos de ne­gro de los atle­tas Tom­mie Smith y John Car­los en Mé­xi­co 68, me­da­llas de oro y bron­ce en la prue­ba de 200 me­tros, que aga­cha­ron la ca­be­za cuan­do se izó la ban­de­ra y so­nó el himno de su país. Co­mo Kae­per­nick, tam­bién fue­ron lla­ma­dos trai­do­res.

Pe­ro nin­gu­na ban­de­ra y nin­gún himno es más gran­de que nin­gún hom­bre. Me­nos aún cuan­do ba­jo una y otro se co­me­ten fe­cho­rías. ¿Quién de­ni­gra más am­bos sím­bo­los re­pre­sen­ta­ti­vos de un país, de una na­ción, de una co­mu­ni­dad? ¿De­rek Chau­vin con su uni­for­me de ser­vi­dor pú­bli­co ma­tan­do a Geor­ge Floyd en ple­na ca­lle o esos de­por­tis­tas de éli­te ma­ni­fes­tan­do su pro­tes­ta con­tra una in­jus­ti­cia? Hay una opi­nión muy ex­ten­di­da que sos­tie­ne que un fut­bo­lis­ta só­lo tie­ne que emo­cio­nar­nos con sus go­les y ol­vi­dar­se de to­do lo de­más. Y que su es­tra­tos­fé­ri­co suel­do le obli­ga a aguan­tar­se si, sien­do ne­gro, lo in­sul­tan en un es­ta­dio lla­mán­do­lo mono. Es­con­di­dos en las gra­das, to­dos esos ca­bro­nes no ha­cen sino apre­tar una ro­di­lla con­tra el cue­llo de Floyd. Y quie­nes los jus­ti­fi­can tam­bién.

¿Quién de­ni­gra más una ban­de­ra? ¿El agen­te que ma­tó a Floyd o quie­nes pro­tes­tan por esa muer­te?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.