CRIS­PAR E IN­VI­TAR A CA­FÉ

Huelva Informacion - - Opinión - IG­NA­CIO MAR­TÍ­NEZ @imar­ti­nez­cano

NAR­CI­SO Mi­cha­vi­la, uno de nues­tros so­ció­lo­gos de ma­yor pres­ti­gio, sue­le re­pe­tir que quien cris­pa pier­de y se ve­rá el 12 de ju­lio en Ga­li­cia y País Vasco. Se su­po­ne una ad­ver­ten­cia so­bre el por­ve­nir elec­to­ral de Po­de­mos y Vox. Pe­ro en lo in­me­dia­to los po­pu­lis­tas de iz­quier­da y de­re­cha ya han ga­na­do, po­la­ri­zan­do al má­xi­mo los ex­tre­mos del espectro po­lí­ti­co. Es cier­to que la gen­te co­mún es­tá har­ta de tan­ta vio­len­cia ver­bal. Por si aca­so, el ejér­ci­to de per­so­na­jes de­di­ca­dos a la crispación, en el que tam­bién tie­nen pla­za di­ri­gen­tes po­pu­la­res y so­cia­lis­tas, des­de ha­ce unas fe­chas prac­ti­ca un jue­go nue­vo: cris­par y es­con­der la mano. Es el mo­men­to ca­fé. Te sa­cu­do y te in­vi­to a un amis­to­so ca­fé pa­ra que no di­gan…

Aquí cris­pa to­do dios. Es di­fí­cil es­ta­ble­cer qué fue an­tes si el hue­vo o la ga­lli­na. Pe­ro en la opo­si­ción Vox y una par­te del PP acu­san a la coa­li­ción go­ber­nan­te de ejer­cer una dic­ta­du­ra au­to­ri­ta­ria. Re­cha­zan por ile­gí­ti­mo a un Go­bierno que se apo­ya en po­pu­lis­tas, in­de­pen­den­tis­tas y he­re­de­ros de te­rro­ris­tas. Se­gún esa doc­tri­na, no to­dos los dipu­tados tie­nen la mis­ma dig­ni­dad. En­fren­te, el pre­si­den­te Sánchez ha di­cho es­ta se­ma­na en el Con­gre­so que el PP quie­re de­rro­car al Go­bierno. En­gan­cha con la teo­ría del vi­ce­pre­si­den­te Igle­sias de que Vox que­rría dar un gol­pe de es­ta­do pe­ro no se atre­ve. Y com­ple­ta la exal­ta­da pre­gun­ta de Car­men Cal­vo a Ca­ye­ta­na Ál­va­rez: ¡¿us­te­des en qué an­dan?!, til­dan­do al PP de am­pa­rar una cons­pi­ra­ción. El miér­co­les, tras la apro­ba­ción sin vo­tos en contra del in­gre­so mí­ni­mo vi­tal, el lu­gar­te­nien­te de Igle­sias Ra­fael Ma­yo­ral di­jo en TVE que “la coa­li­ción PP-Vox hue­le a Vi­de­la y Pi­no­chet”. Na­die se cor­ta un pe­lo.

En­ton­ces a al­guien se le ocu­rre lo del ca­fé, que co­mo in­tér­pre­tes de un guion re­pi­tie­ron en el Con­gre­so Cal­vo e Igle­sias. El di­ri­gen­te de Vox Espinosa de los Mon­te­ros hi­zo al­go pa­re­ci­do: elo­giar la mo­de­ra­ción de Sol­bes y Sal­ga­do pa­ra re­sal­tar el ex­tre­mis­mo del ac­tual Eje­cu­ti­vo. Es po­si­ble que la opo­si­ción es­té sien­do más ca­fre; se­ría di­fí­cil afi­nar. Pe­ro el Go­bierno tie­ne siem­pre más res­pon­sa­bi­li­dad que la opo­si­ción y de­be dar ejem­plo.

El sen­ti­do co­mún in­vi­ta a pen­sar que Mi­cha­vi­la tie­ne ra­zón: a me­dio pla­zo quien cris­pa pier­de. Pe­ro si aca­ba des­qui­cia­do el con­jun­to del país, los po­pu­lis­mos de ex­tre­ma iz­quier­da o de ex­tre­ma de­re­cha aca­ba­rán do­mi­nan­do. Es­tán mar­can­do el pa­so a sus ve­ci­nos y tan­to PSOE co­mo PP se es­tán de­jan­do arras­trar. Ha­bría que pe­dir a so­cia­lis­tas y po­pu­la­res me­nos ca­fé y me­nos tea­tro.

PP y Vox acu­san al Go­bierno de dic­ta­to­rial, el Eje­cu­ti­vo les ta­cha de gol­pis­tas y la gen­te es­tá har­ta de tan­to tea­tro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.