HA­BRÁ RE­COR­TES, TAR­DE O TEM­PRANO

Huelva Informacion - - Opinión -

EN la bur­bu­ja de au­to­com­pla­cen­cia, adu­la­ción y sub­je­ti­vis­mo en la que –co­mo to­do go­ber­nan­te– vi­ve, Pe­dro Sán­chez es­tá ali­men­tan­do dos en­so­ña­cio­nes ries­go­sas: que con su ha­bi­li­dad para la geo­me­tría va­ria­ble y la nue­va amis­tad con Ciu­da­da­nos sa­ca­rá ade­lan­te sin des­pei­nar­se unos Pre­su­pues­tos adap­ta­dos a la cri­sis del Co­vid-19 y que con la ayu­da in­con­di­cio­nal de la Unión Eu­ro­pea los es­pa­ño­les sal­drán de la cri­sis sin ne­ce­si­dad de sa­cri­fi­cios. To­do va bien en el me­jor de los mun­dos po­si­bles (adiós, Vol­tai­re).

So­bre lo pri­me­ro, Sán­chez no quie­re dar­se cuen­ta de que Cs es in­com­pa­ti­ble con PNV y ERC y que no es lo mis­mo apo­yar una pró­rro­ga fi­nal del estado de alar­ma que unos pre­su­pues­tos lle­nos de con­ce­sio­nes a se­pa­ra­tis­tas y so­be­ra­nis­tas. Bueno, en reali­dad de lo que no quie­re dar­se cuen­ta es de que los pre­su­pues­tos idea­dos para una le­gis­la­tu­ra di­ri­gi­da por la coa­li­ción PSOE-Uni­das Po­de­mos y pro­pi­cia al chan­ta­je na­cio­na­lis­ta no sir­ven para un lar­go pe­río­do de re­ce­sión y em­po­bre­ci­mien­to. El más gra­ve de la OCDE si hu­bie­ra un re­bro­te de la pan­de­mia, se­gún la pro­pia OCDE.

So­bre lo se­gun­do, por mu­cho que ha­ya si­do un éxi­to para Es­pa­ña el pac­to eu­ro­peo para afron­tar la cri­sis eco­nó­mi­ca de­ri­va­da, na­die en su sano jui­cio pue­de creer­se que los millones de eu­ros que nos lle­ga­rán, co­mo prés­ta­mos o co­mo trans­fe­ren­cias, se­rán in­con­di­cio­na­les, para un país sin pre­su­pues­tos con­sen­sua­dos (los vi­gen­tes los ela­bo­ró Cris­tó­bal Mon­to­ro) y para que un go­bierno en mi­no­ría se los gas­te co­mo quie­ra. Así no fun­cio­na el in­ven­to.

Nues­tra ex­ce­si­va de­pen­den­cia del tu­ris­mo y los ser­vi­cios y la fra­gi­li­dad in­dus­trial ex­pli­can, en­tre otras co­sas, que su­fra­mos un re­tro­ce­so eco­nó­mi­co co­mo ca­si na­die y que la re­cons­truc­ción –con per­mi­so del vi­rus y sus via­jes de ida y vuel­ta– va­ya a ser más di­fí­cil y lar­ga. Exi­gi­rá mu­cha in­ver­sión pú­bli­ca y, en lo so­cial, mu­cho gas­to. Co­mo­quie­ra que los im­pues­tos que van a im­plan­tar­se o su­bir (ta­sa fi­nan­cie­ra, ta­sa Goo­gle, ren­tas al­tas) re­cau­da­rán bas­tan­te po­co y los gas­tos so­cia­les cre­ce­rán sin re­me­dio y fuer­te­men­te, el dé­fi­cit pú­bli­co se dis­pa­ra­rá por en­ci­ma del 10%, y la deu­da, tres cuar­tos de lo mis­mo. Al­go que no pue­de du­rar para siem­pre, que la UE re­cha­za y los mer­ca­dos cas­ti­gan.

Por eso Pe­dro Sán­chez no ne­gó en el Con­gre­so que fue­ra a ha­ber re­cor­tes. Por­que los ha­brá, tar­de o tem­prano. Las deu­das no se ol­vi­dan. Hay que pa­gar­las. Aprié­ten­se los cin­tu­ro­nes. Otra vez.

En­so­ña­cio­nes de Sán­chez: que Cs apro­ba­rá los Pre­su­pues­tos con el PNV y ERC y que la UE nos ayu­da­rá sin con­di­cio­nes

JO­SÉ AGUI­LAR

ja­gui­lar@gru­po­joly.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.