MO­NAR­QUÍA ( Y II)

Huelva Informacion - - Opinión - PA­CO HUEL­VA

CA­DA mo­vi­mien­to que ha­ce el Rey ha de ser pla­ni­fi­ca­do mi­li­mé­tri­ca­men­te con an­te­rio­ri­dad, por un equi­po mul­ti­dis­ci­pli­nar en el que par­ti­ci­pan se­cre­ta­rios de la Ca­sa Real, ase­so­res de ima­gen, per­so­nal de las Fuer­zas de Se­gu­ri­dad y las Fuer­zas Ar­ma­das, de pro­to­co­lo, de in­te­li­gen­cia, sa­ni­ta­rios, pe­rio­dis­tas de la Ca­sa, di­plo­má­ti­cos con­su­la­res si sa­le al ex­te­rior…, quie­nes, han de ela­bo­rar un plan es­pe­cí­fi­co, en don­de se ha­rán cons­tar to­das las con­tin­gen­cias que de­ban ser cu­bier­tas pa­ra que na­da que­de a la even­tua­li­dad del azar. Na­da.

No en vano quien se des­pla­za es el je­fe del Es­ta­do. Por eso ha de es­tar per­ma­nen­te­men­te ro­dea­do de una pan­ta­lla pro­tec­to­ra que ha­ga in­via­ble cual­quier ac­ción en con­tra de su in­te­gri­dad fí­si­ca. Por­que eso, se­ría lo mis­mo que aten­tar con­tra Es­pa­ña y el pue­blo es­pa­ñol. Así son las co­sas mien­tras que la Cons­ti­tu­ción di­ga lo que di­ce.

No hay pri­va­ci­dad en su vi­da. Ese es su des­tino y tam­bién su tra­ba­jo: por el que le pa­ga­mos los es­pa­ño­les, di­cho sea de pa­so. Y pro­nun­cia­do lo an­te­rior, es cuan­do se pre­sen­ta el pro­ble­ma; por­que, si el Rey nun­ca de­be ni pue­de es­tar so­lo, aun­que lo desee, có­mo y de qué ma­ne­ra, el Rey emé­ri­to ha po­di­do bur­lar a to­dos pa­ra co­me­ter las su­pues­tas irre­gu­la­ri­da­des fis­ca­les de las que le acu­san en ins­tan­cias ju­di­cia­les.

De en­tra­da, pa­re­ce im­po­si­ble sin la com­pli­ci­dad de las per­so­nas que es­tán a car­go de su cus­to­dia, o fal­ta di­li­gen­cia. Por­que, el obli­ga­to­rio ju­ra­men­to de leal­tad al Rey no lle­va im­plí­ci­to ser des­leal con Es­pa­ña y con la Cons­ti­tu­ción, has­ta ahí po­dría­mos lle­gar. Y no ha­ble­mos ya de la Ha­cien­da pú­bli­ca o de la obli­ga­ción de in­for­mar a la ciu­da­da­nía que tie­ne la pren­sa es­pa­ño­la, tan ca­lla­das am­bas.

El pa­sa­do do­min­go, nos en­con­tra­mos con un nue­vo en­tuer­to pu­bli­ca­do por el dia­rio bri­tá­ni­co The Te­le­graph, quien sos­tie­ne que de los 467.000 dó­la­res que cos­tó el via­je de bo­das del rey Fe­li­pe VI, 269.000 fue­ron abo­na­dos por Josep Cu­sí, un ami­go del Rey emé­ri­to. La Ca­sa Real se ha ne­ga­do a ha­cer de­cla­ra­cio­nes al res­pec­to y el PSOE, PP y Vox, han vuel­to a re­cha­zar una co­mi­sión de in­ves­ti­ga­ción so­bre las ac­ti­vi­da­des pri­va­das del Rey emé­ri­to. Mal va­mos. Por­que, la pren­sa in­ter­na­cio­nal no va a de­jar de in­ves­ti­gar ni los jue­ces tam­po­co (la fis­ca­lía del Tri­bu­nal Su­pre­mo ya ha abier­to una in­ves­ti­ga­ción).

Una “go­ta ma­la­ya” es­tá ca­yen­do so­bre la Co­ro­na. Al ac­tual Mo­nar­ca no le que­da más re­me­dio que des­vin­cu­lar­se por com­ple­to del Rey emé­ri­to. Eso, por aho­ra.

A Fe­li­pe VI no le que­da más re­me­dio que des­vin­cu­lar­se por com­ple­to del Rey emé­ri­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.