LA­MEN­TA­BLE

Huelva Informacion - - Opinión -

ES evi­den­te que por Huel­va co­rren nue­vos tiem­pos y que la ciu­dad en­tra en una épo­ca pre­ña­da de ai­res tan fres­cos co­mo alen­ta­do­res, a la bús­que­da de una ur­be más mo­der­na y orien­ta­da ha­cia el fu­tu­ro. Cuan­do el vi­rus sea un re­cuer­do, se­rá aún más fuer­te ese em­pu­je ha­cia una ca­pi­tal in­no­va­do­ra. Pe­ro la in­no­va­ción no es­tá re­ñi­da con el pa­sa­do, de ahí que se com­pren­da la in­dig­na­ción del Ayun­ta­mien­to de Huel­va con el de­rri­bo de la Ca­sa Du­clós (con­si­de­ra­da co­mo Bien pú­bli­co), en el Par­que Mo­ret. Pe­ro… ¿Es me­jor la inac­ción? ¿Es pre­fe­ri­ble que se de­rrum­be so­la, co­mo Vi­lla Ro­sa, esa ca­sa en rui­nas en un ma­ra­vi­llo­so y aban­do­na­do Con­que­ro, tam­bién con­si­de­ra­da Bien Cul­tu­ral? ¿No re­sul­ta cho­can­te que es­ta de­mo­li­ción afec­te tan­to al ca­bil­do onu­ben­se?

Por lo vis­to, los he­chos son pu­ni­bles de­pen­dien­do del in­frac­tor de los mis­mos. Hoy, el Ayun­ta­mien­to re­cu­rre la sen­ten­cia ab­so­lu­to­ria por el de­rri­bo de la Du­clós, pe­ro ha­ce unos años, el equi­po mu­ni­ci­pal de Ro­dri hi­zo des­apa­re­cer el Mer­ca­do de Abastos, pre­cia­do Bien

¿De ver­dad se pue­den ras­gar las ves­ti­du­ras por lo su­ce­di­do con la ca­sa Du­clós?

cul­tu­ral, con­vir­tien­do la zo­na de­vas­ta­da en un es­ce­na­rio ideal pa­ra una pe­lí­cu­la de pos­gue­rra, que ahí con­ti­núa.

Pa­re­ce que el equi­po de Cruz pre­fie­re con­ser­var los edi­fi­cios va­cíos y des­man­te­la­dos. No ha­ce uso de má­qui­nas de­mo­le­do­ras, se­rá que sa­le más ba­ra­to de­jar que se cai­gan solos. No se juz­ga el va­lor pa­tri­mo­nial, ar­tís­ti­co o cul­tu­ral del in­mue­ble en cues­tión, pe­ro de­mo­ler no se de­mue­le, me­jor es­pe­rar a ver qué pa­sa. A la an­ti­gua Cár­cel de Huel­va, el co­le­gio Fe­rro­via­rio, el cuar­tel de San­ta Fe, se les ha uni­do re­cien­te­men­te la an­ti­gua Es­ta­ción de Sevilla. Pe­ro no to­do es aban­dono. Ac­tual­men­te, la ten­den­cia ur­ba­nís­ti­ca onu­ben­se se in­cli­na ha­cia una pos­tu­ra in­ter­me­dia. El úl­ti­mo estilo ar­qui­tec­tó­ni­co se ba­sa en ro­dear edi­fi­cios “aban­do­na­dos” du­ran­te su res­tau­ra­ción (an­ti­gua Ha­cien­da o Ban­co de Es­pa­ña) con va­llas me­tá­li­cas ¿Se­rá pa­ra que a los vi­si­tan­tes les im­pre­sio­ne el mo­vi­mien­to res­tau­ra­dor y ur­ba­nís­ti­co de la ciu­dad?

La­men­ta­ble que la po­lí­ti­ca mu­ni­ci­pal ig­no­re, más ve­ces de las desea­das, que el fu­tu­ro se asien­ta en el pa­sa­do. La­men­ta­ble que se uti­li­ce úni­ca­men­te pa­la­bre­ría pa­ra ta­par he­chos. La­men­ta­ble no mirar al­re­de­dor. Con es­tos an­te­ce­den­tes, ¿De ver­dad se pue­den ras­gar las ves­ti­du­ras por lo su­ce­di­do con la ca­sa Du­clós? Un ba­ñi­to de ob­je­ti­vi­dad, y de mi­rar­se a sí mis­mos, no es­ta­ría mal ¿no?

Los ciu­da­da­nos no son re­cep­to­res pa­si­vos, sino su­je­tos ca­pa­ces de trans­for­mar la reali­dad has­ta el pun­to de dar­le dis­tin­tas in­ter­pre­ta­cio­nes y usos.

MA­RI­SA FERNÁNDEZ SE­RRAT

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.