LA PAGUITA DE SÁN­CHEZ

Huelva Informacion - - Opinión -

ES­TRIC­TA­MEN­TE no se­ría la “paguita de Pe­dro Sán­chez”, sino la “paguita de Pa­blo Igle­sias”. Pe­ro pa­ra eso ten­dría­mos que ob­viar el jue­go de apro­pia­ción y ex­pro­pia­ción de ini­cia­ti­vas con el que sue­len tra­fi­car los par­ti­dos cuan­do de­pen­den de la geo­me­tría múl­ti­ple va­ria­ble pa­ra go­ber­nar. Son las con­se­cuen­cias de ha­ber en­te­rra­do las ma­yo­rías ab­so­lu­tas. Y los men­sa­jes que an­tes só­lo dis­traían ha­cia den­tro aho­ra se dis­tor­sio­nan y sal­tan fue­ra con al­ta­voz en fun­ción de ha­cia dón­de so­ple el vien­to, de si el pro­yec­to ca­mi­na ha­cia el éxi­to o el fra­ca­so y de cuán­to chi­rríe la ini­cia­ti­va de turno con los pos­tu­la­dos de ca­da ban­do.

Me re­fie­ro al In­gre­so Mí­ni­mo Vi­tal (IMV). Cuan­do to­da­vía no sa­ben los ayun­ta­mien­tos ni qué mar­gen ni pre­su­pues­to tie­nen pa­ra ges­tio­nar, las cal­cu­la­do­ras em­pie­zan a pu­lu­lar a pie de ca­lle. Me con­ta­ba mi her­mano es­te fin de se­ma­na que es­tá te­nien­do pro­ble­mas pa­ra con­tra­tar: des­pués de tres me­ses de cie­rre por la pan­de­mia, es­tá reac­ti­van­do sus ne­go­cios pa­ra el ve­rano y ya hay quien le ha di­cho que pre­fie­re es­pe­rar a ver si le trae más a cuen

En Italia aca­ban de apro­bar el ‘bono ni­ñe­ra’; allí se han acor­da­do de sus abue­los... ¡y has­ta de los tíos!

ta co­brar el IMV... En se­gui­da re­cor­da­mos el es­tig­ma que nos ca­yó a los an­da­lu­ces con la paguita del PER.

¿Ha­bre­mos apren­di­do? No ma­lin­ter­pre­ten el tí­tu­lo de es­te ar­tícu­lo. De­fien­do la ini­cia­ti­va, creo que un país co­mo Es­pa­ña, con un Go­bierno de iz­quier­das, tie­ne que mar­car una sa­li­da so­li­da­ria a la cri­sis del Co­vid, pe­ro tam­bién creo que es­ta­mos en un mo­men­to cla­ve pa­ra sa­ber si so­mos ca­pa­ces de afron­tar la “re­cons­truc­ción”.

No pue­de ha­ber es­pa­cio a la pi­ca­res­ca. Me des­car­gué el BOE cuan­do se pu­bli­có la me­di­da y me leí los de­ta­lles so­bre las mul­tas por frau­de. ¿Pe­ro es­ta­mos pre­pa­ra­dos pa­ra ges­tio­nar­lo? ¿Pa­ra evi­tar que ocu­rra y pa­ra ata­jar­lo? Sin tram­pas ni en­chu­fis­mos; sin mar­gen pa­ra la du­da. Por­que el IMV tie­ne que sa­lir bien; por las mi­les de fa­mi­lias que han que­da­do desahu­cia­das y por­que, co­mo le es­pe­ta­ron a los Reyes es­te lu­nes en Las Tres Mil de Se­vi­lla, lo que ur­ge es “em­pleo, no ca­ri­dad”. Me lla­mó la aten­ción que, des­de el ba­rrio más po­bre de Es­pa­ña, lo que reivin­di­ca­ban las ve­ci­nas (sa­lie­ron ellas más que ellos) fue­ra dig­ni­dad. Una opor­tu­ni­dad.

Ese mis­mo día, Italia apro­ba­ba el lla­ma­do bono ni­ñe­ra; allí sí se han acor­da­do de sus abue­los... Lo del suel­do de 1.200 eu­ros tie­ne (mu­cha) le­tra pe­que­ña, pe­ro me que­do con el es­pí­ri­tu de la me­di­da. Es­ta ma­ña­na leían en la ra­dio las por­ta­das con que la pren­sa es­pa­ño­la sa­lu­da­ba ha­ce jus­to 15 años la apro­ba­ción del ma­tri­mo­nio gay. ¿Me­ter­se en char­cos no es go­ber­nar?

MAG­DA­LE­NA TRILLO

@mag­da­tri­llo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.