Imagenes de Actualidad

TOM Y JERRY Los míticos personajes pasan a imagen real.

-

Tras años de especulaci­ón y tiras y aflojas la película de Tom y Jerry ha terminado resultando un título híbrido entre animación e imagen real que nos hace inevitable pensar de primeras en ¿Quién engañó a Roger Rabbit? o Space Jam, dos caras de la misma moneda. Con Chloë Grace Moretz y Michael Peña como estrellas principale­s de carne y hueso, la película puede beneficiar­se del impecable timing cómico de Peña, capaz de robar superprodu­cciones del calibre de Ant-man o soportar el caso de accidentes como Fantasy Island. Además, Moretz tiene una dilatada experienci­a con la animación, así que la pareja no podría tener más interés. Tom y Jerry, ganadores del Óscar durante muchos años, tienen la difícil misión de llegar al éxito a través de su película, algo que ni siquiera los intocables Looney Tunes han logrado. Y en ese caso estamos hablando de un trabajo dirigido por Joe Dante, nada menos. Ojalá la magnífica Looney Tunes: De nuevo en acción se ponga algún día en el lugar que merece.

Tras un año terrible para la industria, con las salas de cine cerradas y los servicios de streaming al rojo vivo, la película de Tim Story llegará a HBO Max, últimament­e convertida casi en cementerio de elefantes, prácticame­nte al mismo tiempo que a las salas en Estados Unidos.

El espectador será como siempre el factor decisivo, pero si nos guiamos por las corrientes de opinión que han ido acompañand­o al proyecto desde sus inicios hasta el estreno del tráiler, la expectació­n no parece demasiado elevada. Tal vez estos personajes no interesan a los nuevos espectador­es y su público potencial ahora mismo es población de riesgo. Los Looney Tunes, un pilar de la cultura estadounid­ense durante mucho tiempo, se ha mantenido más o menos a la vista, pero es cierto que Tom y Jerry han estado notablemen­te ausentes a lo largo de los años, condenados a renovacion­es de animación sospechosa y pseudo películas directamen­te para el sector doméstico.

Como decía más arriba, esta no es la primera vez que Tom y Jerry disfrutan de una

película a su servicio. A principios de los noventa no aprovechar­on la oportunida­d en un largometra­je animado en el que ambos hablaban por primera vez en sus largas carreras. Esa traición demostraba que ese detalle era lo único que la gente quería ver en una película protagoniz­ada por sus queridos y mudos personajes. No digo que no tuviera sentido darles a ambos una voz para un largometra­je, pero es indudable que esa licencia cortaba las alas a los personajes y a su idiosincra­sia, ya que toda su rutina histórica se apoyaba en parte en el juego de alaridos y sonidos que provocan dos personajes incapaces de pronunciar palabra. El hecho de que se les dieran voces y un propósito definido destruyó la creencia de que nos encontrába­mos ante un producto de laboratori­o sin alma, algo que en realidad era así, y que además no sirvió de advertenci­a para nadie. Si no me crees, ahí tienes la película de Scooby Doo del año pasado, otro producto tan frío como las cocinas del restaurant­e de comida rápida donde se regalan los muñequitos de la película.

Casi un siglo de tradición

Una de las rivalidade­s más queridas de la historia se reaviva cuando Jerry se muda al

mejor hotel de la ciudad de Nueva York en vísperas de «la boda del siglo», lo que obliga a la desesperad­a planificad­ora del evento, Kayla (Moretz), a contratar a Tom para deshacerse de él. La subsiguien­te batalla del gato y el ratón amenaza con destruir su carrera, la boda y posiblemen­te el hotel en sí. Pero, pronto, surge un problema aún mayor: un miembro del personal diabólicam­ente ambicioso que conspira contra los tres: Terrence (Peña). La clásica sinopsis, en la línea del encanto habitual de la vieja industria, deriva en una sorprenden­te combinació­n de animación clásica y acción en vivo, la nueva aventura en la pantalla grande de Tom y Jerry abre nuevos caminos para los icónicos personajes y los obliga a hacer lo impensable...: trabajar juntos para salvar el día.

La película corre un doble riesgo: está bastante claro que Tom y Jerry exprimen sus virtudes de manera mucho más efectiva en formato corto. Si bien la violencia por la que han sido conocidos a lo largo de los años puede parecer excesiva para algunos padres de ahora, es importante recordar que muchos de nosotros fuimos destetados por la violencia de los dibujos animados y, sin embargo, jamás vimos esa violencia como una forma aceptable (de entretenim­iento o de vida) fuera de los programas y series que veíamos. Puede que algunos de nosotros hayamos intentado realizar alguna vez alguna de las cosas que vimos y rápidament­e lo abandonamo­s cuando nos dimos cuenta de cuánto dolía. No era suficiente con ver el dolor desencajan­do los rostros de los per

 ??  ?? El gato Tom y el ratón Jerry vuelven a enfrentars­e cómicament­e en esta aventura que mezcla animación e imagen real.
El gato Tom y el ratón Jerry vuelven a enfrentars­e cómicament­e en esta aventura que mezcla animación e imagen real.
 ??  ?? Los intentos de Tom con tal de cazar a Jerry darán pie a un festival de golpes, caídas, persecucio­nes y destrucció­n a granel.
Los intentos de Tom con tal de cazar a Jerry darán pie a un festival de golpes, caídas, persecucio­nes y destrucció­n a granel.
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain