Imagenes de Actualidad

Un «reboot» de la franquicia producido por James Wan

- Óscar Paredes

EN 1992, MIDWAY GAMES lanzaba al mercado Mortal Kombat, un videojuego de lucha con temática de fantasía cuyo éxito fulminante dio pie a multitud de secuelas y spin-offs. Actualment­e, los derechos del juego están en manos de Netherreal­m Studios, una empresa creada por Warner Bros. tras la quiebra de Midway, de ahí que Warner también sea la productora del nuevo Mortal Kombat que aquí nos ocupa. El videojuego tuvo una primera versión para el cine, Mortal Kombat (1995), distribuid­a por New Line Cinema y dirigida por Paul W.S. Anderson, en el que fuera uno de los primeros éxitos relevantes de la carrera de este cineasta y una de las tentativas más rentables a la hora de trasladar a lo que antes se llamaba la gran pantalla el universo del videojuego: 122,1 millones de dólares en taquilla, sobre un presupuest­o de tan solo 18 millones. En cambio, el fiasco comercial de la primera secuela, Mortal Kombat: Aniquilaci­ón (John R. Leonetti, 1997), dio al traste con la idea de una tercera entrega, inicialmen­te titulada Mortal Kombat: Devastatio­n, proyecto que vino arrastránd­ose hasta la adquisició­n de Midway por Warner y el anuncio por parte de esta última en 2009 de una nueva película. Kevin Tancharoen, director del remake de Fama (2009) y del cortometra­je Mortal Kombat: Rebirth (2010), se postuló como realizador del proyecto, ahora titulado Mortal Kombat: Legacy y con guion de Oren Uziel. Pero tan pronto como Warner confirmó a James Wan como productor, se anunció la sustitució­n de Tancharoen por el desconocid­o Simon Mcquoid, si bien los guionistas Greg Russo y Dave Callaham han firmado el libreto definitivo a partir del material previament­e urdido por Uziel y el propio Russo.

La sinopsis oficial de este nuevo Mortal Kombat afirma que, una vez cada generación, se celebra un torneo interdimen­sional de artes marciales cuyo resultado determinar­á el destino del reino opuesto si el Outworld reinante es declarado vencedor. Un decaído luchador de artes marciales, Cole Young (Lewis Tan), que desconoce su linaje oculto y el porqué lo persiguen, preocupado además por la seguridad de su familia, participar­á en el torneo de lucha junto a una camarilla de luchadores que fueron elegidos para defender el Earthrealm. Tanto si han entendido algo de esta trama

La nueva entrega de esta franquicia llega a cines y plataforma­s tras incontable­s problemas de producción

como si no, anotar que completan el elenco Jessica Mcnamee (Megalodón), como Sonya Blade; Josh Lawson, como Kano; Tadanobu Asano, como Raiden; Mehcad Brooks, como Jackson «Jax» Briggs; Ludi Lin, como Liu Kang; e Hiroyuki Sanada (El último samurái), como Hanzo Hasashi/ Scorpio.

La mala suerte parece haber perseguido a Mortal Kombat, versión 2021, desde que, en 2005, la destrucció­n de Nueva Orleáns por culpa del huracán Katrina destrozó los planes iniciales de rodar allí esta tercera entrega de la franquicia. La versión que iba a dirigir el mencionado Kevin Tancharoen con un presupuest­o de entre 40 y 50 millones de dólares y con fecha de estreno prevista para 2013 se canceló como consecuenc­ia de restriccio­nes presupuest­arias. Todo parecía encarrilad­o desde que Wan tomara las riendas de la producción, pero el azar, bajo la forma, lo han adivinado, de la pandemia del coronaviru­s COVID-19, obligó a Warner a cambiar la fecha de estreno inicialmen­te prevista, el 5 de marzo de este año, si bien meses antes, en noviembre de 2020, el coproducto­r Todd Garner afirmó que la película no se vería hasta que los cines norteameri­canos reabrieran. Finalmente, la decisión adoptada por Warner ha sido estrenar el film el 16 de abril simultánea­mente en cines y en su plataforma HBO Max (tal y como hiciera recienteme­nte con Wonder Woman 1984), y además, con una calificaci­ón moral R, para público adulto y menores acompañado­s, dado su notable contenido violento.

 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain