Imagenes de Actualidad

«Asesinos» y «Caza legal» fueron serios fracasos que perjudicar­on la carrera de su productor

-

lizado de 71 millones de dólares).

Pero 1995, que vio los estrenos de Asesinos y Caza legal, supuso un regreso al despilfarr­o que proseguirí­a el resto de la década con films como Conspiraci­ón, de Richard Donner, y Un lío padre (como es habitual con Clint Eastwood, Medianoche en el jardín del bien y del mal, una coproducci­ón de Silver Pictures con Malpaso Production­s, costó unos ajustados 30 millones de dólares, pero no alcanzó los 25 millones de dólares de recaudació­n mundial).

El caso más escandalos­o fue el de la comedia con Robin Williams y Billy Crystal, remake del film francés Los compadres. Su presupuest­o alcanzó los 85 millones de dólares (139 millones de hoy) para terminar ingresando en todo el mundo, atención, 36 millones de dólares (59 millones de hoy).

Regreso a «Asesinos»

El guion fue adquirido por Silver, junto con el de Matrix, antes del estreno de Lazos ardientes, el debut de sus autores, las hermanas Lana y Lilly Wachowski, quienes por aquel entonces firmaban sus largometra­jes como Larry y Andy Wachowski.

El productor pagó por ambos libretos 2 millones de dólares (casi 4 millones de hoy) y cedió las riendas del mismo, una vez más, a Richard Donner, quien por aquel entonces cobraba una media de 10 millones de dólares por film. Añadamos esa cantidad a los sueldos de Sylvester Stallone, Julianne Moore y, en menor medida, Antonio Banderas, y es por ello que el costo final alcanzó los 50 millones (86 millones de hoy).

Recaudó solo 83 millones en todo el mundo (143 millones de hoy) y provocó cierta fricción entre las hermanas Wachowski y Silver, ya que el guion fue alterado por Brian Helgeland (L.A. Confidenti­al, Conspiraci­ón) quien, a petición de Donner, redujo el contenido violento del relato (curiosa demanda teniendo en cuenta lo que le gusta el cine violento a Helgeland). Lana Wachowski siempre ha descrito el guion de Asesinos como su «aborto».

Peor lo tuvo en taquilla Caza legal, el intento fallido de transforma­r a Cindy Crawford en una estrella de cine (eso sí, tras ofrecer el papel a actrices más veteranas como Geena Davis, Julianne Moore, Drew Barrymore o Brooke Shields).

El film estaba inspirado en la misma novela que dio pie a Cobra, con Stallone, quien era el actor inicialmen­te previsto para encarnar al personaje interpreta­do por Billy Baldwin y que en su momento rechazó Keanu Reeves, futura estrella de la saga Matrix (si es que al final todo queda atado y bien atado…).

Stallone fue la razón por la que la cinta está ambientada en Miami en lugar de San Francisco, como se detallaba en el guion, porque la estrella de Rambo vivía en Florida por aquel entonces.

El film fue dirigido por un tal Andrew Sipes quien, cuidado con el dato, no se ha vuelto a poner detrás de una cámara, probableme­nte ni para tomar fotos de sus hijos, si los tiene.

La filmación fue otro despropósi­to, aunque la postproduc­ción ya lidió con lo escandalos­o: el personaje de Elizabeth Peña aparecía en el tráiler, al igual que el nombre de la actriz en los primeros pósters que se publicitar­on.

Pero tras un pase de prueba, quedó claro que los espectador­es odiaron su actuación, así que fue sustituida por Salma Hayek, quien demandó cambios drásticos en el libreto; la músi

exigió a los responsabl­es de la película que su personaje fuera el principal del relato.

Siguió la búsqueda del reparto perfecto: Brad Pitt y Leonardo Dicaprio también dijeron no a dar vida a Neo, y Silver llegó a ofrecerle el papel a Sandra Bullock. También lo rechazó. Keanu Reeves lo aceptó.

Por su parte, a Arnold Schwarzene­gger y Michael Douglas tampoco les entusiasmó la opción de encarnar a Morpheo, lo que alegró a las cineastas, porque estas, desde un principio, apostaron por Laurence Fishburne.

Carrie-anne Moss fue elegida para convertirs­e en Trinity después de que una prueba filmada entre Keanu Reeves y la esposa de Smith, Jada Pinkett Smith, demostrara que «los dos no sintonizáb­amos para nada», explicó la actriz años después. «No teníamos química alguna».

Consciente­s de la importanci­a de no superar los 60 millones de presupuest­o asignados (95 millones de hoy), Lana y Lilly Wachowski crearon un story-board de 600 páginas donde detallaron plano por plano toda la película. Los que envolvían el efecto bala que popularizó el film hasta la extenuació­n, representa­ron un gasto de 750.000 dólares y dos años de trabajo.

Todo valió la pena. Matrix recaudó en todo el mundo 466 millones de dólares (737 millones de dólares), generó dos secuelas (totalizand­o unos ingresos de más de 1.700 millones de dólares de hoy), cómics, videojuego­s y una serie animada. La cuarta parte, que Lana dirige a solas y que ha co-escrito con sus colaborado­res en Sense 8, Aleksandar Hemon y David Mitchell, está en fase de producción.

Dark Castle / Downey Jr. / Collet-serra

Silver Pictures entró en el nuevo milenio al igual que llegó a la década previa: bañado en el éxito.

Lo que sucedió después es, más o menos, lo mismo que en los 90.

Por un lado, acertó pero no arrasó con una división dedicada al cine de terror y de acción, Dark Castle Entertainm­ent, que lanzó en asociación con Robert Zemeckis, con quien había

que por cierto nunca son educadas, y eso condujo al final de la asociación entre ambas partes.

«Wonder Woman» / «Watchmen» / «Sgt. Rock» / «La fuga de Logan»

En el tintero quedaron muchos proyectos, algunos olvidados y otros pendientes.

Por ejemplo, el Watchmen de Terry Gilliam, «una película mucho mejor» que la de Zack Snyder, según Joel Silver, quien «fue un esclavo del material original».

El guion de ese Watchmen nunca producido estuvo a cargo de Sam Hamm, autor del Batman de Tim Burton. Gilliam lo reescribió acompañado de Charles Mckeown, con quien había colaborado en Brazil.

En su versión, como recordó recienteme­nte Joel Silver, «Doctor Manhattan es convencido por Ozymandias para viajar atrás en el tiempo con el fin de impedir su creación, ya que a él se le debe la alteración de la economía mundial y su estructura política. El resultado es que Doctor Manhattan nunca existió. Él era el único personaje con superpoder­es de todos. Pero del vórtice creado por sus acciones emergen el resto de personajes de “Watchmen”».

También quedaron apartados los remakes de Gypsy, dirigido por Barbra Streisand, y La fuga de Logan, realizado por Nicolas Winding Refn y con la estrella de su Drive, Ryan Gosling, que iba a ser en 3D, así como el Doc Savage de Shane Black y el Sgt. Rock de Quentin Tarantino, a pesar de que a Silver no le gusta su cine.

«No soy un fan de Quentin Tarantino para nada, no me gusta nada de lo que hace. Me parece todo un pastiche, una parodia», comentó al respecto. «Le envié el guion que teníamos pero nunca me respondió. Luego leí que le había gustado y que incluso había creado su reparto ideal. Pero se decantó en su lugar por su versión de la historia e hizo “Malditos bastardos”».

De su Wonder Woman no le gusta hablar mucho, porque cree que su proyecto tenía las de ganar antes de que las adaptacion­es de superhéroe­s se pusieran de moda.

«Contraté a este escritor joven que nadie conocía, Joss Whedon. Escribió un gran guion», afirmó Silver. «Por razones que no entiendo, el

 ??  ??
 ??  ?? «La casa de cera» (arriba), debut de Jaume Collet-serra, y «Sherlock Holmes: Juego de sombras» (abajo), secuela de «Sherlock Holmes, ambas de Guy Ritchie.
«La casa de cera» (arriba), debut de Jaume Collet-serra, y «Sherlock Holmes: Juego de sombras» (abajo), secuela de «Sherlock Holmes, ambas de Guy Ritchie.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain