¿Te­ji­do im­pre­so en 3D? Sí, con es­te bio­rreac­tor es­pa­ñol

La gra­na­di­na Re­ge­mat3D, lí­der en bio­im­pre­sión 3D, pre­sen­ta una ‘in­cu­ba­do­ra’ que imi­ta las con­di­cio­nes fí­si­cas y me­cá­ni­cas de los ór­ga­nos pa­ra ayu­dar a su ma­du­ra­ción

La Razón (Madrid) - Innovadores - - Portada - MA­RÍA CLI­MENT

Ha­bráHa­brá es­cu­cha­do ha­blar de los ór­ga­nos im­pre­sos en 3D. Siem­pre es­tán pre-sen­tes pre-sen­tes cuan­do se de­ba­te so­bre el fu­tu­ro de la me­di­ci­na. Oja­lá fue­se tan fá­cil. La in­ves­ti­ga­ción a ni­vel in­ter­na­cio­nal ha avan­za­do a pa­sos de gi­gan­te en los úl­ti­mos años, pe­ro la reali­dad no es tan ha­la­güe­ña. Lo cier-to cier-to es que una vez que se im­pri­men cé­lu­las, el ma­te­rial re­sul­tan­te no se com­por­ta igual que un te­ji­do na­tu­ral. Así es com­pli­ca­do que aca­be lle­gan­do al pa­cien­te.

La startup Re­ge­mat3D, con se­de en Granada, es pio­ne­ra en bio­im­pre­sión 3D a es­ca­la mun­dial. En 2015 lan­zó su pri­me­ra má­qui­na va­li­da­da pa­ra car­tí-la­go. car­tí-la­go. Des­de en­ton­ces, sus so­lu­cio­nes se han usa­do en cer­ca de 80 pro­yec­tos en una trein­te­na de paí­ses. Es­ta ex­pe-rien­cia ex­pe-rien­cia per­mi­tió que la em­pre­sa de­tec-ta­se de­tec-ta­se el es­la­bón per­di­do de la tec­no­lo-gía: tec­no­lo-gía: la ma­du­ra­ción del te­ji­do im­pre­so en 3D. Aho­ra, aca­ba de pre­sen­tar la pa­ten­te de un sis­te­ma úni­co en el mer-ca­do, mer-ca­do, el pri­mer bio­rreac­tor que imi­ta has­ta la par­te me­cá­ni­ca pa­ra ge­ne­rar un te­ji­do lo más na­tu­ral po­si­ble.

Re­ge­mat3D sur­ge de la ac­ti­vi­dad de la tam­bién es­pa­ño­la Bre­ca Health Ca­re, lí­der en la im­pre­sión 3D de im-plan­tes. im-plan­tes. De la ne­ce­si­dad de un in­ves-ti­ga­dor in­ves-ti­ga­dor de la Uni­ver­si­dad de Granada, la com­pa­ñía em­pe­zó en 2011 a ex­pe-ri­men­tar ex­pe-ri­men­tar con ma­te­ria­les vi­vos, con cé­lu­las co­mo ma­te­ria pri­ma. Cuan­do su pri­me­ra bio­im­pre­so­ra 3D sa­lió a la ven­ta en 2015, so­lo una em­pre­sa es­ta-dou­ni­den­se es­ta-dou­ni­den­se tra­ba­ja­ba en es­te ám­bi­to.

El «fuer­te» de Re­ge­mat3D vie­ne de su ca­pa­ci­dad pa­ra an­ti­ci­par­se a un mer­ca­do glo­bal y de su mo­de­lo de ne­go­cio, que con­sis­te en adap­tar la má­qui­na 3D al ob­je­ti­vo de ca­da clien­te. clien­te. Y es que ca­da ór­gano, re­quie­re de un pro­ce­so de im­pre­sión per­so­na­li­za­do. per­so­na­li­za­do. Aho­ra, la em­pre­sa ha que­ri­do cu­brir la si­guien­te fa­se del pro­ce­so, la ma­du­ra­ción del te­ji­do im­pre­so en 3D, a tra­vés de un bio­rreac­tor úni­co.

«So­mos ca­pa­ces de im­pri­mir cé­lu­las cé­lu­las en 3D», in­di­ca el CEO de Bre­ca Health Ca­re y Re­ge­mat3D, Jo­sé Ma­nuel Ma­nuel Bae­na, a IN­NO­VA­DO­RES. Un te­ji­do es­tá for­ma­do por cé­lu­las, una ma­triz y fi­bras. El pro­ble­ma que de­tec­tó de­tec­tó la em­pre­sa es que, al ana­li­zar su bio­ma­te­rial, el re­sul­ta­do no era el mis­mo. mis­mo. «No era en sí un te­ji­do», afir­ma. ¿Qué fal­ta­ba? Que las cé­lu­las ma­du­ra­sen ma­du­ra­sen co­mo lo ha­rían den­tro del cuer­po cuer­po hu­mano. ¿Có­mo con­se­guir­lo? Fá­cil, ob­ser­van­do a la na­tu­ra­le­za. «Si las cé­lu­las no es­tán car­ga­das, el or­ga­nis­mo or­ga­nis­mo no ge­ne­ra el te­ji­do». De es­ta for­ma, se re­que­ría un sis­te­ma que fa­ci­li­ta­se una «ma­du­ra­ción di­ná­mi­ca y so­me­ti­da a car­gas ca­pa­ces de re­pli­car re­pli­car lo que su­ce­de en el or­ga­nis­mo».

Re­ge­mat3D ha lo­gra­do imi­tar ese pro­ce­so den­tro de su nue­vo bio­rreac­tor, bio­rreac­tor, que es­tá en pro­ce­so de pa­ten­te. La má­qui­na fun­cio­na co­mo una in­cu­ba­do­ra, in­cu­ba­do­ra, don­de las cé­lu­las se man­tie­nen man­tie­nen vi­vas y ge­ne­ran un ma­te­rial si­mi­lar si­mi­lar a la es­truc­tu­ra de un te­ji­do. Pe­ro no se que­dan aquí. El sis­te­ma no so­lo con­tro­la los pa­rá­me­tros bá­si­cos de un ser vi­vo (co­mo la tem­pe­ra­tu­ra, el CO2 o la hu­me­dad), sino que tam­bién si­mu­la si­mu­la la par­te me­cá­ni­ca. «Si, por ejem­plo, ejem­plo, que­re­mos que las cé­lu­las ge­ne­ren un car­tí­la­go, ne­ce­si­ta­mos apli­car car­gas car­gas con la mis­ma geo­me­tría del pa­cien­te», pa­cien­te», ex­pli­ca Bae­na. Sus bio­rreac­to­res bio­rreac­to­res re­pro­du­cen así la geo­me­tría de car­ga pa­ra ge­ne­rar una dis­tri­bu­ción me­cá­ni­ca igual a la que se ge­ne­ra en una per­so­na. To­do es­to con un so­lo ob­je­ti­vo: «Ha­rá que se con­si­gan tra­ta­mien­tos tra­ta­mien­tos que va­yan al pa­cien­te».

El fun­cio­na­mien­to com­ple­to de su tec­no­lo­gía de bio­im­pre­sión 3D y del bio­rreac­tor que­da así. Pon­ga­mos, por ejem­plo, que se quie­re ob­te­ner el car­tí­la­go car­tí­la­go de una ro­di­lla. Con la in­for­ma­ción in­for­ma­ción del TAC, se im­pri­me en 3D una pie­za de plás­ti­co con la geo­me­tría de la ro­di­lla. Por otro la­do, se uti­li­za un scaf­fold (una ma­triz) pa­ra bio­im­pri­mir bio­im­pri­mir las cé­lu­las del pa­cien­te. Des­pués, las dos pie­zas (la del po­lí­me­ro y la ‘vi­va’) se in­tro­du­cen en el bio­rreac­tor, que ge­ne­ra las car­gas ade­cua­das. «La pie­za de plás­ti­co, más que co­mo un mol­de, se usa pa­ra re­pro­du­cir las car­gas car­gas de la ro­di­lla con la mis­ma geo­me­tría, geo­me­tría, la lla­ma­mos ac­tua­dor». El re­sul­ta­do: re­sul­ta­do: un te­ji­do si­mi­lar al del car­tí­la­go real de es­ta ar­ti­cu­la­ción.

Los bio­rreac­to­res de la startup es­pa­ño­la, es­pa­ño­la, igual que sus bio­im­pre­so­ras en 3D, de­ben adap­tar­se a ca­da es­truc­tu­ra es­truc­tu­ra es­pe­cí­fi­ca. De mo­men­to, Re­ge­mat3D Re­ge­mat3D ya ha di­se­ña­do cua­tro pa­ra cua­tro ti­po­lo­gías de te­ji­do dis­tin­tas y dos de ellos ya has su­pe­ra­do la fa­se de fa­bri­ca­ción y es­tán en ope­ra­ción. Se tra­ta de uno pa­ra el car­tí­la­go de ro­di­lla ro­di­lla y otro pa­ra ar­te­rias. A pe­sar del avan­ce que su­po­ne su tec­no­lo­gía, Bae­na ad­vier­te que el pro­duc­to en sí no lle­ga­rá al pa­cien­te a cor­to pla­zo. Pe­ro sí a la in­ves­ti­ga­ción.

De he­cho, su mo­de­lo de ne­go­cio pa­sa por pro­por­cio­nar las he­rra­mien­tas he­rra­mien­tas ade­cua­das a los in­ves­ti­ga­do­res y pro­fe­sio­na­les que per­si­guen es­te ob­je­ti­vo.

IN­NO­VA­DO­RES

Arri­ba, la im­pre­so­ra 3D de Re­ge­mat3D; aba­jo, el bio­rreac­tor de ro­di­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.