LA NUE­VA VI­DA DE CLA­RA LA­GO

InStyle (Spain) - - Sumario - Por LI­DIA A. COS­TA rea­li­za­ción SO­FÍA DE LA CRUZ fo­to­gra­fía DA­RÍO ARAN­YO

En­tre­vis­ta con nues­tra chi­ca de por­ta­da.

Más cons­cien­te, em­pá­ti­ca y con el op­ti­mis­mo por ban­de­ra.

La nue­va Cla­ra La­go, pa­ra quien el apren­di­za­je es su es­ta­do ideal, pro­ta­go­ni­za

El cuen­to de las co­ma­dre­jas (es­treno el 12 de ju­lio) una de­li­cio­sa oda al ci­ne, di­ri­gi­da por el ar­gen­tino –y os­ca­ri­za­do– ci­neas­ta Juan An­to­nio

Cam­pa­ne­lla y don­de la ac­triz pre­su­me de im­pe­ca­ble

acen­to por­te­ño.

Cla­ra La­go es­tá fan­tás­ti­ca. En su vi­da más per­so­nal, en la que se con­fie­sa en pleno apren­di­za­je y cons­cien­cia, has­ta en las si­tua­cio­nes me­nos ha­la­güe­ñas. Y tam­bién en su pro­fe­sión, a la que se de­di­ca des­de los 10 años (cum­pli­rá 30 en 2020) y en la que ha he­cho ab­so­lu­ta­men­te de to­do, in­clu­so afron­tar una no­mi­na­ción a los Go­ya sien­do ape­nas una cría. Pe­ro si Cla­ra es­tá es­pe­cial­men­te di­vi­na es en El cuen­to de las co­ma­dre­jas, un re­ma­ke de la pe­lí­cu­la ar­gen­ti­na Los mu­cha­chos de an­tes no usa­ban ar­sé­ni­co (1976) di­ri­gi­da por Juan An­to­nio Cam­pa­ne­lla. Es­tre­na­da ya –y con gran éxi­to– en Ar­gen­ti­na, es­ta co­me­dia de hu­mor ne­gro, ter­nu­ra e in­tri­ga nos aden­tra en la vi­da de cua­tro ‘an­cia­nos’, con la ma­ra­vi­llo­sa Gra­cie­la Bor­ges en el in­men­so pa­pel de Ma­ra Or­daz, la di­va del ci­ne de oro ar­gen­tino ve­ni­da a me­nos y ro­dea­da de otros tres per­so­na­jes frus­tra­dos: su ma­ri­do, un ex ac­tor en si­lla de rue­das, un guio­nis­ta y un di­rec­tor, tam­bién ol­vi­da­dos.

He leí­do que tra­ba­jar con Juan Jo­sé Cam­pa­ne­lla era uno de tus sue­ños... To­tal­men­te. Pe­ro tam­bién he de de­cir que mi re­pre­sen­tan­te, An­to­nio Ru­bial, tu­vo que pe­lear mu­cho pa­ra que me hi­cie­ran la prue­ba por­que, ade­más, en prin­ci­pio mi per­so­na­je iba a ser al­go ma­yor. Y tam­bién ayu­dó que el co­pro­duc­tor por la par­te es­pa­ño­la era Ge­rar­do

He­rre­ro, con quien yo ya ha­bía tra­ba­ja­do en otra ‘peli’ ar­gen­ti­na, Al fi­nal del tú­nel.

¿Qué se sien­te cuan­do con­si­gues un sue­ño de es­te ni­vel? ¡Un su­per­su­bi­dón! Una de mis pe­lí­cu­las fa­vo­ri­tas de siem­pre es El se­cre­to de sus ojos, así que ima­gi­na... Tra­ba­jar con un di­rec­tor con Os­car y to­do... ¡muy in­creí­ble!

Y una vez vis­ta la pe­lí­cu­la, ¿qué te ha sor­pren­di­do más? No me pa­sa siem­pre, pe­ro cuan­do vi por pri­me­ra vez la pe­lí­cu­la mon­ta­da no da­ba cré­di­to. Era to­da­vía mu­chí­si­mo me­jor de lo que ha­bría po­di­do ima­gi­nar. To­dos los ac­to­res son ab­so­lu­ta­men­te im­pe­ca­bles. Es­toy su­per­con­ten­ta con el re­sul­ta­do fi­nal por­que, más allá del tra­ba­jo de ca­da uno, da mu­cho gus­to que el con­jun­to sea tan ma­ra­vi­llo­so.

¿Có­mo te pre­pa­ras­te pa­ra te­ner un acen­to ar­gen­tino tan rea­lis­ta? Es un acen­to que me fas­ci­na y me di­vier­te, ¡me pa­re­ce pre­cio­so! Y me pro­pu­se ha­blar­lo to­do el tiem­po du­ran­te el pro­ce­so de pre­pa­ra­ción y ro­da­je, tan­to cuan­do in­ter­pre­ta­ba co­mo cuan­do no. Tie­ne mu­cho que ver con el oí­do, y a mí se me dan bien los acen­tos en ge­ne­ral, en­se­gui­da se me pe­gan. Ade­más, yo ya lo ha­bía uti­li­za­do en Al fi­nal del

tú­nel. Pe­ro in­ter­pre­tar a un per­so­na­je, con to­da su ver­dad y sus co­sas, en un acen­to que no es el tu­yo, apor­ta di­fi­cul­ta­des aña­di­das, cla­ro. Yo tu­ve la enor­me suer­te de ha­ber po­di­do con­tar con la ayu­da de la mis­ma per­so­na que me ayu­dó en

Al fi­nal... y ha si­do fun­da­men­tal la tran­qui­li­dad de sa­ber que hay al­guien en el ro­da­je pen­dien­te de ti.

¿Tu­vis­te que re­pe­tir al­gu­na es­ce­na por el te­ma del acen­to? Re­cuer­do per­fec­ta­men­te una si­tua­ción en la que en­tré en ba­rre­na uno de los pri­me­ros días. Es­ta­ba tan pen­dien­te del acen­to que que­da­ba de­ma­sia­do es­truc­tu­ra­do. Y ahí Juan (Cam­pa­ne­lla) es­tu­vo ma­ra­vi­llo­so, por­que me rom­pió to­dos los es­que­mas. Es lo que tie­nen los di­rec­to­res ge­nia­les, que sa­ben exac­ta­men­te qué te­cla tie­nen que to­car.

De re­pen­te me di­jo: ‘¿Sa­bes qué? Vas a ha­cer la se­cuen­cia otra vez pe­ro im­pro­vi­san­do to­do. Di lo mis­mo pe­ro con otras pa­la­bras’. A mí en ese mo­men­to me em­pe­za­ron a en­trar su­do­res fríos, por­que me ha­bía es­tu­dia­do el tex­to tan al de­ta­lle que me da­ba pu­dor po­ner­me a im­pro­vi­sar. Pe­ro pen­sé que él era mi di­rec­tor y que sa­bría lo que me es­ta­ba pi­dien­do.

Rom­pí mi es­que­ma es­truc­tu­ra­do, me de­jé lle­var y di­jo, ‘ya es­tá, ¡per­fec­to!’. A par­tir de en­ton­ces me pu­de re­la­jar mu­cho más sa­bien­do que lo que a él más le im­por­ta­ba era la in­ter­pre­ta­ción.

¿Qué ex­pec­ta­ti­vas te­nías de tra­ba­jar con Cam­pa­ne­lla? ¿Se cum­plie­ron? No te­nía na­da con­cre­to en men­te, pe­ro cun­do lo co­no­cí me sor­pren­dió lo cer­cano y cam­pe­chano que es. Se tien­de a pen­sar que es­tos gran­des di­rec­to­res, ga­na­do­res de un Os­car y tal, pue­den te­ner un pun­to de lo­cu­ra o ma­cha­que, de per­mi­tir­se se­gún qué mal­tra­to a la gen­te. Y al con­tra­rio; Cam­pa­ne­lla es un amor de hom­bre, lo po­ne to­do fá­cil y crea una ener­gía muy po­si­ti­va. ¡Fue una go­za­da tra­ba­jar con él! Y eso que ro­dar en de­co­ra­dos reales, con frío, llu­via y otras com­pli­ca­cio­nes, no fue fá­cil.

¿Te has en­con­tra­do al­gu­na vez con al­guno de esos di­rec­to­res que ma­cha­can a sus equi­pos? Pues no, en ese sen­ti­do he te­ni­do bas­tan­te suer­te. Es cier­to que hay ni­ve­les en el buen y mal tra­to, gen­te que tie­ne más o me­nos cal­ma, más o me­nos tac­to... Pe­ro yo no me los he en­con­tra­do.

Sien­do tú la úni­ca ac­triz es­pa­ño­la en El cuen­to de..., ¿te has sen­ti­do un po­co la ni­ña mi­ma­da del ro­da­je? Nos cui­dá­ba­mos en­tre to­dos. Pe­ro sí es ver­dad que me aco­gie­ron con mu­chí­si­mo ca­ri­ño des­de el mi­nu­to uno. Gra­cie­la Bor­ges, a quien ado­ro, me ‘adop­tó’ por al­gu­na ex­tra­ña ra­zón des­de el prin­ci­pio, in­vi­tán­do­me in­clu­so a reunio­nes fa­mi­lia­res. Y so­bre Mar­cos Munds­tock, que ha­bía for­ma­do par­te de

Les Lut­hiers, ima­gi­na. ¡Yo he si­do fan des­de pe­que­ñi­ta! Y Ós­car Mar­tí­nez pro­ta­go­ni­za una de las ‘pe­lis’ que más me han fli­pa­do de los úl­ti­mos año: El ciu­da­dano ilus­tra­do. ¡Es otro pa­ra lle­var­te a ca­sa!.

¿Có­mo de­fi­ni­rías es­ta pe­lí­cu­la? Lo has di­cho tú an­tes, y es­toy de acuer­do: es una de­li­cia. To­do es­tá en su jus­ta me­di­da, ni so­bra ni fal­ta. Es una co­me­dia áci­da, con un hu­mor muy ne­gro pe­ro, al mis­mo tiem­po, pu­ra ter­nu­ra.

Los cua­tro pro­ta­go­nis­tas son ar­tis­tas del ci­ne ya ma­yo­res, re­ti­ra­dos. La ter­ce­ra edad aquí tie­ne un pro­ta

go­nis­mo ab­so­lu­to. Y me pa­re­ce muy va­lien­te ha­cer una pe­lí­cu­la pro­ta­go­ni­za­da por per­so­nas a quie­nes ya no se les dan tan­tas opor­tu­ni­da­des por una cues­tión de edad. Es pre­cio­so lo que cuen­tan: ellos han en­con­tra­do un oasis en esa ca­sa enor­me en la que vi­ven jun­tos, an­ta­ño lu­jo­sa y hoy de­ca­den­te, den­tro de un or­den des­or­de­na­do. Allí se en­tre­tie­nen con sus jue­gos de bi­llar, su le­che de al­men­dras, sus fo­tos an­ti­guas... La al­ter­na­ti­va a eso se­ría la re­si­den­cia. Tre­men­do. Me pa­re­ce muy bo­ni­ta la pro­fun­di­dad de esos te­mas que se tra­tan: la ter­ce­ra edad, la so­le­dad, la de­ca­den­cia, el ego... Es una oda al ci­ne en to­do su es­plen­dor.

¿Y có­mo te ves tú de ma­yor, de an­cia­na? Me en­can­ta­ría se­guir tra­ba­ja­do, por su­pues­to, si si­go te­nien­do fuer­za y ga­nas. Pe­ro al­gu­na vez lo he pen­sa­do: en mi mun­do ideal se­ria fan­tás­ti­co vi­vir en co­mu­na con mis ami­gas. Com­prar­nos un pe­da­zo de te­rreno, ca­da una con su casita y, al mis­mo tiem­po, sien­do ve­ci­nas. Ese se­ría mi sue­ño.

Par­ti­ci­pas tam­bién en El ve­cino, nue­va se­rie de Net­flix. ¿Im­po­ne tra­ba­jar pa­ra una pla­ta­for­ma de es­te ca­li­bre? Yo he in­ten­ta­do no pen­sar­lo, por­que me apor­ta una pre­sión que no me ayu­da. Hay gen­te que tra­ba­ja me­jor ba­jo pre­sión, pe­ro no es mi ca­so. Si me ago­bio pen­san­do que se va a ver en ‘cien­to­no­se­cuan­tos’ paí­ses, no pue­do tra­ba­jar.

Yo ac­túo des­de la re­la­ja­ción, la li­ber­tad y la di­ver­sión. Aun­que re­co­noz­co que las dos ul­ti­mas se­ma­nas de ro­da­je me em­pe­zó a en­trar un po­co de in­se­gu­ri­dad. Pe­ro el res­to del tiem­po he es­ta­do muy a gus­to y ce­ro pen­dien­te de eso.

Te no­to muy op­ti­mis­ta, agra­de­ci­da. ¿Pe­ro hay al­go que te sa­ca de qui­cio es­pe­cial­men­te? Pues soy muy im­pa­cien­te pa­ra co­sas es­tú­pi­das co­mo es­pe­rar las ma­le­tas en el ae­ro­puer­to. No en­tien­do por qué no es­tán mis ma­le­tas cuan­do lle­go a la cin­ta des­pués de re­co­rrer­me la T4 (ri­sas).

Pe­ro sí, en ge­ne­ral soy op­ti­mis­ta, pe­ro no ‘chu­pi flo­wer’. In­ten­to com­pren­der to­das las si­tua­cio­nes, por­que creo que a ve­ces nos en­fa­da­mos por la sen­ci­lla ra­zón de no po­ner­nos en el lu­gar del otro. Prac­ti­co la em­pa­tía e in­ten­to to­mar­me la vi­da co­mo un apren­di­za­je. Eso es el op­ti­mis­mo. De to­das las si­tua­cio­nes, siem­pre hay al­go que apren­der.

Y co­mo per­so­na cons­cien­te, ¿crees que te en­fa­das más con los te­mas im­por­tan­tes que otra per­so­na que no lo es tan­to? Me gus­ta con­ver­sar y ge­ne­rar un dis­cur­so ló­gi­co pa­ra ar­gu­men­tar mi po­si­ción. Me es­ti­mu­la in­te­lec­tual­men­te. Pe­ro hay co­sas que no son ne­go­cia­bles. Si hay mal­tra­to ani­mal o un abu­so de po­der de un ser hu­mano ha­cia otro ser in­de­fen­so, pa­ra mí no hay de­ba­te po­si­ble.

¿Par­te de es­ta cons­cien­cia es­tá atra­ve­sa­da por el fe­mi­nis­mo? Evi­den­te­men­te. Soy fe­mi­nis­ta, al me­nos ideo­ló­gi­ca­men­te. Otra co­sa es que he­mos na­ci­do en una cul­tu­ra aún

Soy op­ti­mis­ta, pe­ro

no ‘chu­pi flo­wer’.

Prac­ti­co la em­pa­tía e in­ten­to to­mar­me

la vi­da co­mo un apren­di­za­je. Eso es el op­ti­mis­mo.”

—CLA­RA LA­GO

muy ma­chis­ta y que to­dos te­ne­mos to­da­vía un pun­ti­to de ma­chis­mo. Pe­ro la úni­ca for­ma de cam­biar las co­sas es con la cons­cien­cia y la re­edu­ca­ción. ¿Tu ve­ga­nis­mo tam­bién es pro­duc­to de esa to­ma de con­tac­to con la reali­dad? Yo si­go una die­ta ve­ga­na, y me voy acer­can­do al ve­ga­nis­mo co­mo es­ti­lo de vi­da po­co a po­co cam­bian­do la in­du­men­ta­ria, por ejem­plo.

Pe­ro eso tam­bién es un pro­ce­so.

¿Te has ido ra­di­ca­li­zan­do en es­te sen­ti­do? Al con­tra­rio. Lle­vo dos años con die­ta ve­ga­na, y la efer­ves­cen­cia del prin­ci­pio –es­ta­ba lo­ca con las ci­fras, veía mi­les de do­cu­men­ta­les...– me ha­cía ser más ra­di­cal. Po­co a po­co me he ido re­la­jan­do. No en per­mi­si­vi­dad, pe­ro sí en có­mo le tras­mi­to el men­sa­je a los de­más. Ca­da pro­ce­so lle­va su tiem­po y ca­da per­so­na tie­ne sus tiem­pos. Apar­te de que ha­brá quien no quie­ra ha­cer­lo y no creo que eso sea de nin­gún mo­do juz­ga­ble.

Co­mo co­fun­da­do­ra, jun­to a Da­ni Ro­vi­ra (tu ex pa­re­ja) de la fun­da­ción de ca­rác­ter me­dioam­bien­tal y ani­ma­lis­ta Ocho­tum­bao.org, ¿qué has apren­di­do? Que es im­por­tan­te la to­ma de con­cien­cia, no mi­rar sis­te­má­ti­ca­men­te al otro la­do. Y tam­bién que ca­da uno po­ne el fo­co de esa cons­cien­cia don­de con­si­de­ra. El mun­do de la so­li­da­ri­dad es in­fi­ni­to, y de­be­mos po­ner­le lí­mi­te. Hay quien de­di­ca su vi­da a ello, pe­ro que tú no lo ha­gas no te ha­ce peor per­so­na. ¿En qué te ha cam­bia­do co­mo per­so­na el ve­ga­nis­mo?

Lo me­jor es que me ha ge­ne­ra­do una em­pa­tía y una sen­si­bi­li­dad ha­cia los ani­ma­les que an­tes so­lo sen­tía, qui­zás, ha­cia los ani­ma­les de com­pa­ñía o los ma­mí­fe­ros. Pe­ro no tan­to por un pez, por ejem­plo. Aho­ra co­nec­to con to­dos los ani­ma­les de otro mo­do. Me sor­pren­do has­ta yo. Es cu­rio­so y bo­ni­to. Y creo que se tra­ta de un ca­mino que so­lo tie­ne co­sas po­si­ti­vas, ha­ce aflo­rar la ener­gía del amor. Sue­na ño­ño, pe­ro creo de ver­dad en esa ener­gía. Co­mo la car­ta de Eins­tein a su hi­ja Lie­serl… ¡De­be­ría ser de obli­ga­da lec­tu­ra!

Des­de tus re­des com­par­tes in­clu­so tus va­lo­res en po­lí­ti­ca apo­yan­do, por ejem­plo, a Ma­nue­la Car­me­na. ¿Có­mo vi­ves es­ta épo­ca po­lí­ti­ca tan in­cier­ta? Yo, has­ta que no vea el ‘te­rror’ de­lan­te, me nie­go a creer­lo (ri­sas). Soy ab­sur­da­men­te op­ti­mis­ta. Y creo en la ener­gía de la con­cien­cia co­lec­ti­va, es con­ta­gio­sa. Por eso me pa­re­ce fun­da­men­tal ac­tuar, y des­de la ca­lle. ¡Hay que ac­tuar siem­pre!

¿To­da es­ta re­fle­xión no te ha­ce re­plan­tear­te el te­ma de la mo­da? Ab­so­lu­ta­men­te. De he­cho, vol­ví a ver El dia­blo se vis­te de Pra­da y he em­pe­za­do a dar­le vuel­tas al te­ma. Siem­pre he si­do co­que­ta, pe­ro tu­ve una épo­ca en el que em­pe­cé a juz­gar a quien se preo­cu­pa­ba de­ma­sia­do de la ima­gen. Hoy ya no pien­so así, aun­que aún no ten­go una opi­nión for­ma­da al res­pec­to. Es­toy en ello, ¿lo de­ba­ti­mos un día?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.