MI­RAN­DA KERR

InStyle (Spain) - - Sumario - Por ALI­SON SYRETT fo­to­gra­fía ALE­XAN­DER SA­LA­DRI­GAS rea­li­za­ción SEAN KNIGHT

Trans­mi­te to­do su em­po­de­ra­mien­to ves­ti­da de ne­gro.

Fo­to­gra­fía:

Ale­xan­der Sa­la­dri­gas.

Rea­li­za­ción:

Sean Knight.

Si al­guien sa­be có­mo trans­mi­tir em­po­de­ra­mien­to ves­ti­da de ne­gro, esa es la po­li­fa­cé­ti­ca ma­dre, mo­de­lo y

em­pre­sa­ria de be­lle­za (or­gá­ni­ca) Mi­ran­da Kerr.

Mi­ran­da Kerr es una su­per­mo­de­lo, em­pren­de­do­ra de éxi­to y la otra mi­tad de una pa­re­ja bi­llo­na­ria (su ma­ri­do es Evan Spie­gel, fun­da­dor de Snap­chat). Pe­ro ello no im­pli­ca que es­té dis­pues­ta a con­sen­tir que a sus hi­jos se lo den to­do he­cho. “Le he di­cho a Flynn que, si al­gún día quie­re te­ner un co­che, de­be em­pe­zar a aho­rrar des­de ya”, cuen­ta Mi­ran­da, jus­ti­fi­can­do el he­cho de que su hi­jo de 8 años (el pa­dre es el ac­tor Or­lan­do Bloom) es­té tan in­tere­sa­do en po­ner un pues­to de li­mo­na­da ca­se­ra. “Ne­ce­si­ta apren­der la im­por­tan­cia de tra­ba­jar pa­ra lo­grar lo que quie­re, co­mo hi­ce yo.”

La am­bi­ción es na­tu­ral en Mi­ran­da Kerr.

Co­mo fun­da­do­ra de Ko­ra Or­ga­nics, una lí­nea de be­lle­za or­gá­ni­ca pa­ra el ros­tro, ha pa­sa­do más de una dé­ca­da tran­for­man­do su, en prin­ci­pio, pe­que­ña em­pre­sa en una mar­ca que hoy es­tá pre­sen­te en 2.500 tien­das de 25 paí­ses. La pro­pia

Mi­ran­da ayu­da a desa­rro­llar los pro­duc­tos, es­cri­be el tex­to de los pac­ka­gings y fo­to­gra­fía ca­da cam­pa­ña que no pro­ta­go­ni­za. “In­clu­so ejer­zo de di­rec­to­ra de ar­te, por­que sé lo que quie­ro”, cuen­ta.

“Me pa­so el día di­cien­do, ‘qué­da­te aquí, haz es­to’. Pre­pa­ro el guion y lo si­go al pie de la le­tra.”

Pe­ro no to­dos los as­pec­tos de su ca­rre­ra han si­do pla­nea­dos de for­ma tan me­ticu­losa. De he­cho, em­pe­zó a tra­ba­jar co­mo mo­de­lo por ca­sua­li­dad, cuan­do, a los 13 años, una ami­ga la apun­tó a un cer­ta­men de be­lle­za or­ga­ni­za­do por una re­vis­ta pa­ra ado­les­cen­tes y aca­bó ga­nan­do. Du­ran­te va­rios años, acep­tó so­lo aque­llos tra­ba­jos que con­si­de­ra­ba “se­gu­ros” y no in­te­rrum­pían su agen­da es­co­lar. Cuan­do se gra­duó en el ins­ti­tu­to, es­ta­ba lo su­fi­cien­te­men­te bien po­si­cio­na­da co­mo pa­ra em­pe­zar una ca­rre­ra in­ter­na­cio­nal y

con­se­guir lu­cra­ti­vos con­tra­tos con fir­mas co­mo May­be­lli­ne y Vic­to­ria's Se­cret.

Pe­ro en­ton­ces lle­gó la con­ver­sa­ción ca­sual que le cam­bió la vi­da. “En 2006, es­ta­ba co­men­tan­do con una ami­ga lo co­ol que se­ría en­con­trar una lí­nea de cui­da­do fa­cial que tu­vie­ra cer­ti­fi­ca­do or­gá­ni­co o, en su de­fec­to, crear una”, re­cuer­da Mi­ran­da. “Y ella me di­jo: ‘co­noz­co a una quí­mi­ca en Mel­bour­ne, ¿por qué no ha­blas con ella?’. A par­tir de ahí, las co­sas se pre­ci­pi­ta­ron.” O al­go pa­re­ci­do. Tres años y un mon­tón de pro­to­ti­pos des­pués, Ko­ra al fin ate­rri­zó en el mer­ca­do, en par­te por­que Mi­ran­da es­ta­ba em­pe­ña­da en cum­plir con la re­gu­la­ción más es­tric­ta so­bre pro­duc­tos e in­gre­dien­tes eco. “Hay pro­duc­tos que afir­man ser na­tu­ra­les 100% y tie­nen so­lo un in­gre­dien­te or­gá­ni­co”, di­ce. “¡No que­ría na­da ni re­mo­ta­men­te pa­re­ci­do! In­ver­tí mu­cho es­fuer­zo y di­ne­ro en con­se­guir el cer­ti­fi­ca­do, pe­ro pen­sé, ‘si es­to es lo que bus­co pa­ra mí, ¿por qué no ofre­cér­se­lo a los de­más?’.’’

Du­ran­te en­su in­fan­cia en Aus­tra­lia, Kerr apren­dió de su abue­lo la im­por­tan­cia de con­su­mir pro­duc­tos or­gá­ni­cos. Mien­tras tan­to, su abue­la le en­se­ñó los mil usos -pa­ra las que­ma­du­ras so­la­res, el ac­né...– del no­ni, una fru­ta que es com­po­nen­te cla­ve de mu­chas de las fór­mu­las de Ko­ra.

Aho­ra, Mi­ran­da es­tá lle­van­do la tra­di­ción a la fa­mi­lia que ha for­ma­do. Su ma­ri­do es fan del acei­te pa­ra la ca­ra No­ni

Glow y de la mas­ca­ri­lla de cúr­cu­ma;

Flynn com­pra en mer­ca­dos de gran­je­ros de Los Ángeles y su hi­jo Hart, de 1 año, aún es pe­que­ño, pe­ro ya es­tá fa­mi­lia­ri­za­do con Snap­chat, la app de pa­pá. “He­mos de­ci­di­do no ex­po­ner­le”, ex­pli­ca

Mi­ran­da. “Pe­ro sí en­via­mos fo­tos su­yas a la fa­mi­lia a tra­vés de Snap­chat; es la for­ma más se­gu­ra de co­mu­ni­car­nos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.