DES­DE ÁFRI­CA CON AMOR

InStyle (Spain) - - Estilo -

La úl­ti­ma ha­za­ña de Ma­ria Gra­zia Chiu­ri

es un pre­cio­so diá­lo­go con Ma­rrue­cos, con sus tra­di­cio­nes y su ar­te. Te pre­sen­ta­mos

el dia­rio de via­je de Bap­tis­te Lau­ron, di­rec­tor de mo­da de Insty­le, quien te cuen­ta en

pri­me­ra per­so­na to­do lo que ha vi­vi­do al co­no­cer la co­lec­ción cru­ce­ro 2020 de Dior.

Du­ran­te el vue­lo no po­día per­ma­ne­cer quie­to. ¡Los ner­vios y el en­tu­sias­mo an­te la pers­pec­ti­va de lle­gar a Ma­rra­kech me te­nían en ten­sión! Lo que más me atraía era des­cu­brir có­mo la ca­sa Dior se­ría ca­paz de in­ter­pre­tar esa mez­cla de cul­tu­ras (Asia, Afri­ca y el Me­di­te­rrá­neo) y ha­cer­lo aún más mo­derno; sen­tía mu­cha cu­rio­si­dad por ver có­mo su nue­va co­lec­ción po­dría co­nec­tar con su he­ren­cia creativa, –ese im­pre­sio­nan­te le­ga­do de to­dos los crea­do­res que han pa­sa­do por la fir­ma– que la en­rai­zan con la cul­tu­ra nor­te­afri­ca­na. Al­go me de­cía que en Ma­rra­kech, se­de de es­ta pre­sen­ta­ción, se iba a pro­du­cir un acon­te­ci­mien­to úni­co. Y así fue. Lo cier­to es que la reali­dad su­peró con cre­ces mis ex­pec­ta­ti­vas. Fue es­pec­ta­cu­lar, de una be­lle­za muy pro­fun­da que voy a in­ten­tar trans­mi­ti­ros.

Mien­tras íba­mos ate­rri­zan­do, pen­sa­ba en el pro­fun­do po­der de atrac­ción que ejer­ce Ma­rrue­cos en­tre tan­tos ar­tis­tas que allí en­con­tra­ron la ins­pi­ra­ción: en la li­te­ra­tu­ra, Camus, Bow­les, Mo­ra­via...; en la mo­da, el pro­pio

Mon­sieur Dior y su su­ce­sor, Yves Saint Laurent; y en el ci­ne, Ber­to­luc­ci. To­dos se de­ja­ron atra­par por el em­bru­jo de sus pla­zas lle­nas de vi­da y sus vi­bran­tes co­lo­res; por sus gen­tes, por su luz y, tam­bién, por sus tra­di­cio­nes y ar­te­sa­nía. Mien­tras es­tos pen­sa­mien­tos so­bre­vo­la­ban mi men­te, me pre­pa­ra­ba pa­ra pi­sar sue­lo afri­cano.

El pri­mer con­tac­to con la co­lec­ción fue en el Pa­la­cio de la

Bahía, una jo­ya de la ar­qui­tec­tu­ra ma­rro­quí de fi­na­les del si­glo XIX. Con­trui­do por Si Maus­sa, un gran vi­sir del sul­tán, su rea­li­za­ción se lle­vó a ca­bo gra­cias a la in­ter­ven­ción de los me­jo­res ar­te­sa­nos de la épo­ca. Re­co­rri­mos el pa­la­cio, que si­mu­la un gran la­be­rin­to de salas y pa­tios, al son de la mú­si­ca que nos ob­se­quia­ban gui­ta­rris­tas tra­di­cio­na­les. El es­ce­na­rio no po­día ser más ins­pi­ra­dor, im­preg­na­do to­do por el olor del jaz­mín del pa­tio y la luz de las ve­las.

En las salas, de­co­ra­das pa­ra la oca­sión, pu­di­mos ver la la­bor que ha he­cho Dior de la mano de su di­rec­to­ra creativa,

Ma­ria Gra­zia Chiu­ri, pa­ra re­cu­pe­rar las ha­bi­li­da­des y tra

di­cio­nes de mu­chos ar­te­sa­nos ma­rro­quíes. No ca­be du­da de que Chiu­ri ha te­ni­do que re­cu­rrir a mu­chas lec­tu­ras, char­las y co­ne­xio­nes pa­ra lle­gar a es­ta mez­cla tan ex­qui­si­ta. De ahí la co­la­bo­ra­ción de Su­mano, aso­cia­ción que reúne a ta­lle­res y pro­fe­sio­na­les ar­te­sa­nos de Ma­rra­kech.

Con ellos creó una co­lec­ción de mo­ti­vos de­co­ra­ti­vos que nos acer­có a lo que se tra­ta­ba de trans­mi­tir: las an­ti­guas tra­di­cio­nes y téc­ni­cas de Ma­rrue­cos. Co­ji­nes, man­tas, al­fom­bras, va­ji­lla... to­do fue crea­do pa­ra la oca­sión por Su­mano y el re­sul­ta­do, ma­ra­vi­llo­so. Otro mo­men­to muy es­pe­cial pa­ra mí fue la vi­si­ta a los Jar­di­nes de Ma­jo­re­lle, el re­fu­gio en el que Yves Saint Laurent en­con­tra­ba la ins­pi­ra­ción pa­ra sus obras maes­tras. Vi­si­tar su ca­sa, en cal­ma y con tran­qui­li­dad, fue un pri­vi­le­gio y una oca­sión úni­ca pa­ra po­der pro­fun­di­zar en la obra de es­te ar­tis­ta ge­nial,

que tan­to apor­tó al mun­do de la mo­da. A con­ti­nua­ción, nos tras­la­da­mos al Mu­seo

Yves Saint Lau­ren, nue­va atrac­ción cul­tu­ral en Ma­rra­kech. Y mien­tras es­tu­ve re­co­rrien­do las es­tan­cias y pa­la­dean­do to­do lo que allí se con­ser­va, me di cuen­ta que a mi la­do ha­bía una mu­jer que ha­cía lo mis­mo que yo. Re­la­ja­da, con ca­mi­se­ta y va­que­ros, dis­fru­ta­ba de la vi­si­ta. “¡Cie­los!”, me di­je.

“¡Si es Ma­ria Gra­zia Chiu­ri y so­lo fal­tan unas ho­ras pa­ra el des­fi­le!” ¿Có­mo po­día ser que es­tu­vie­ra tan tran­qui­la, en­se­ñan­do a Suzy Men­kes sus ves­ti­dos fa­vo­ri­tos de Saint Laurent?

Al día si­guien­te com­pren­dí que te­nía mo­ti­vos pa­ra es­tar tran­qui­la. El des­fi­le Cru­ce­ro 2020 es­ta­ba a pun­to de co­men­zar en el Pa­la­cio El Ba­di, del si­glo XVI. Los in­vi­ta­dos íba­mos lle­gan­do po­co a po­co en­tre so­ni­dos de tam­bo­res y en­vuel­tos en el in­ten­so olor de las an­tor­chas. So­bre el es­tan­que cen­te­llea­ban cien­tos de ve­las flo­tan­tes. Creo que es una de las pues­tas en es­ce­na más im­pac­tan­tes que he po­di­do ver en es­tos 15 años de re­co­rri­do por las pa­sa­re­las. Me­dio alu­ci­na­do y des­pis­ta­do, bus­qué mi asien­to y de re­pen­te no­té que me tro­pe­za­ba con Lu­pi­ta Nyong'o o que es­ta­ba jun­to a Shai­le­ne Wood­ley, am­bas ves­ti­das de Dior y dis­fru­tan­do de to­do tan en­tu­sias­ma­das co­mo yo.

El cie­lo se os­cu­re­ció, la llu­via ame­na­zó con es­tro­pear­lo to­do pe­ro no lo con­si­guió. De re­pen­te, el show co­men­zó im­pe­rio­so. Fue ahí cuan­do com­pren­dí có­mo la ins­pi­ra­ción cen­tral de la co­lec­ción par­tía del WAX y de los te­ji­dos es­tam­pa­dos con cera, pa­ra dar lu­gar a unas pren­das in­creí­bles. La an­tro­pó­lo­ga An­ne Gros­fi­lley, es­pe­cia­lis­ta en mo­da y tex­ti­les afri­ca­nos, apor­tó sus co­no­ci­mien­tos pa­ra que es­tos di­se­ños re­na­cie­ran, más con­tem­po­rá­neos que nun­ca, gra­cias a una co­la­bo­ra­ción con la fá­bri­ca Uni­wax en

Abid­jan. Los tur­ban­tes, cin­tu­ro­nes, bol­sos... to­do bri­lló en un des­fi­le irre­pe­ti­ble. ¿Y lo que más me gus­tó? El amor por la ar­te­sa­nía y el cru­ce en­tre dos cul­tu­ras. Un ver­da­de­ro elo­gio a la crea­ti­vi­dad sin lí­mi­tes, sin fron­te­ras.

Fue una de las pues­tas en es­ce­na más im­pac­tan­tes que he vis­to en mis 15 años de ca­rre­ra.”

—BAP­TIS­TE LAU­RON

Las mo­de­los po­san an­tes del des­fi­le, ce­le­bra­do en el pa­la­cio El Ba­di, del si­glo XVI.

De­ta­lle de la pre­cio­sa de­co­ra­ción de las me­sas en la ce­na de bien­ve­ni­da.

Ma­ria Gra­zia Chiu­ri, di­rec­to­ra creativa de Dior, ob­ser­va el tra­ba­jo de las ar­te­sa­nas de la aso­cia­ción Su­mano.

La va­ji­lla fue crea­da en ex­clu­si­va pa­ra el even­to por tra­ba­ja­do­ras de la zo­na.

Vis­ta ge­ne­ral del pa­tio cen­tral del pa­la­cio Bahía, don­de tu­vo lu­gar la ce­na de bien­ve­ni­da.

Ma­ria Gra­zia Chiu­ri ha co­la­bo­ra­do con Su­mano, una aso­cia­ción pa­ra pre­ser­var la ar­te­sa­nía lo­cal.” —BAP­TIS­TE LAU­RON

Jessica Al­ba, be­llí­si­ma, dis­fru­tó en­can­ta­da de la ma­gia del even­to.

La mú­si­ca tra­di­cio­nal de tam­bo­res da­ba la bien­ve­ni­da a los asis­ten­tes a su lle­ga­da al pa­la­cio Bahía.

Otra es­ce­na de los tra­ba­jos ar­te­sa­na­les pa­ra crear es­ta coelc­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.