EDI­TO­RIAL

La car­ta de la di­rec­to­ra.

InStyle (Spain) - - Sumario - AN­GE­LA CARIDDI Di­rec­to­ra de InSty­le

Siem­pre me pa­sa lo mis­mo. El nú­me­ro de sep­tiem­bre me cau­sa cier­ta desa­zón. El mo­ti­vo es que lo ha­ce­mos cuan­do aún no nos he­mos ido de va­ca­cio­nes; fue­ra, el ca­lor aprie­ta, y no pa­ro de ver fo­tos en Ins­ta­gram de via­jes y lu­ga­res pa­ra­di­sía­cos, ade­más de re­ci­bir en chats de ami­gos y fa­mi­lia­res po­ses en aguas cris­ta­li­nas que los que aún es­ta­mos en la ofi­ci­na no po­de­mos ni mi­rar... ¿Por qué es­ta ob­se­sión por en­se­ñar tan­to?

Que la en­vi­dia es muy ma­la, se­ño­res... Y sin em­bar­go, yo tam­bién cae­ré en lo mis­mo y os mos­tra­ré al­go -no to­do, pe­ro mu­cho- de mis di­rec­cio­nes se­cre­tas, de mi pe­ri­plo ve­ra­nie­go y de lo que pron­to se con­ver­ti­rá en re­cuer­dos. La vi­da es así y creo que ne­ce­si­ta­mos un buen es­tu­dio psi­co­so­cio­ló­gi­co pa­ra en­ten­der qué nos pa­sa. Pe­ro vol­vien­do a nues­tro nú­me­ro de sep­tiem­bre, ima­gí­na­te el di­le­ma: 40 gra­dos en la ca­lle y den­tro de la re­dac­ción la­nas, tar­ta­nes y otras delicias in­ver­na­les.

Sin em­bar­go, he de con­fe­sar que la tran­si­ción es­te año no me es­tá re­sul­tan­do tan du­ra. ¿Por qué? Si vas a las pá­gi­nas de nues­tro Es­pe­cial Ten­den­cias lo en­ten­de­rás: le­jos de la tría­da gris-ma­rrón-ne­gro que lle­ga fiel a su ci­ta co­mo ca­da oto­ño –sin sal­tar­se ni uno–, es­ta tem­po­ra­da apa­re­ce el co­lor. Vi­bran­te, op­ti­mis­ta y ape­te­ci­ble. Tam­bién las flo­res, que hu­yen de la re­ser­va pri­ma­ve­ral pa­ra ha­cer­nos más fá­cil y bu­có­li­ca la ren­trée. Y el print de leo­par­do, siem­pre tan po­ten­te e, in­clu­so, pa­sio­nal, con­ti­núa im­po­nien­do su ley. To­dos ellos

(y más) au­gu­ran unos me­ses bri­llan­tes en mo­da y la des­apa­ri­ción de las fron­te­ras im­pla­ca­bles que traían los cam­bios de es­ta­cio­nes. De lo cual no pue­do me­nos que ale­grar­me, ya que ello im­pli­ca li­ber­tad, ves­tir­te co­mo quie­ras cuan­do quie­ras y ha­cer de la mo­da un jue­go. Co­mo siem­pre de­be­ría ha­ber si­do. Así que per­mí­te­me un con­se­jo: no te re­sis­tas y ce­le­bra la lle­ga­da del oto­ño, por­que vie­nen mu­chos cam­bios y to­dos bue­nos. Pro­me­ti­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.